Vídeo GTP 2016

Vídeo Oficila del Gran Trail Peñalara 2016. Aquí os dejamos las imágenes resumen de la carrera de Ultra-trail por la Sierra de Guadarrama con unas pinceladas históricas y las reflexiones de Felipe y Pedro, dos auténticos guadarramistas. En esta ocasión hemos querido hacer un pequeño homenaje a los pioneros de este deporte que, hace ya más de 100 años corrían por la sierra. Esta sierra en la que el ser humano es parte de ella y en la que tenemos que compaginar disfrute y conservación, sin dejar que nadie la haga suya.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Eventos, Trail

La Palma: Caldera de Taburiente

La Caldera de Taburiente domina la isla entera de La Palma con sus cimas a más de 2400 m de altitud y profundos barrancos por donde el agua se precipita en cascadas. Los bosques de pino canario tapizan las empinadas laderas coloreando de verde las ocres y rojizas paredes verticales, ofreciendo una pictórica imagen con su máximo exponente en la Cascada de Colores.

Ficha Técnica                         Mapa de Situación

                  

Comenzamos este recorrido por el corazón de La Palma desde el colorido pueblo costero de Tazacorte, en donde desemboca el Barranco de Las Angustias. Este barranco se adentra en dirección nordeste hacia los farallones rocosos que conforman el interior del circo que aunque asemeja un cráter o caldera volcánica, no es realmente tal. Nosotros hemos decidido coger el taxi que asciende hasta Los Brecitos a 1080 m de altitud para empezar nuestra excursión, en un recorrido que nos llevará por el interior de la Caldera de Taburiente y que acaba en el aparcamiento del barranco de Las Angustias.

Desde Los Brecitos comienza un sendero descendente hacia las Casas de Taburiente. Sendero cómodo y espectacular al ir arrimado a las paredes verticales de casi 1000 m de alto que cierran este circo por el oeste. Nos introducimos de lleno en el ecosistema del pino canario acompañado de amagante y corazoncillo, y en los diversos barrancos que atravesamos en donde corren los arroyos podemos ver bosquetes de sauce canario y restos de laurisilva. En todo momento el paisaje viene dominado por los pitones rocosos o roques, que se yerguen sobre nuestras cabezas. Más abajo podemos ver lavas almohadilladas, diques, coladas y mantos piroclásticos.

El sendero en su descenso va separándose de las paredes para introducirse en los barrancos del corazón de la caldera. Al poco llegamos al Mirador de Tagasaste con una impresionante vista de los roques que sobresalen por encima del pinar y las paredes que cierran el entorno, desde el Pico Bejenado hasta el Roque de Los Muchachos. En poco más de hora y media alcanzamos las Casas de Taburiente y la zona de acampada en donde existe un Centro de Visitantes con diversos servicios.

Justo al llegar las Casas de Taburiente encontramos un desvío hacia el noroeste que nos lleva hasta el Hoyo Verde a 1550 m de altitud. El camino con fuerte pendiente va ganando altura rápidamente, pasando al pie del Roque del Huso, un pitón rocoso afilado que sobresale del bosque y que está coronado por ejemplares de pino canario. Después el camino sigue ascendiendo hasta la impresionante cascada de La Desfondada a la que da vértigo asomarse.

Desde la Desfondada el camino se arrima a las paredes rocosas y va encumbrándose a alguna de ellas, pasando por encima de cortados que se hunden en el barranco cientos de metros más abajo. El camino es fácil pero expuesto por lo que no es recomendable para personas con vértigo. Las nubes se agarran a las paredes aliviando el calor en este tramo del camino que va escalando por la base de las paredes. A la vuelta de una cresta en la que la senda se introduce en uno de los barrancos laterales, y empotrado contra las paredes, el arroyo corre formando pequeñas pozas de color verde oscuro y que nos invitan al baño. Hemos llegado al Hoyo Verde.

Comenzamos el descenso sabiendo cuánto echaremos de menos este fresquito. De vuelta nos bañamos en la Playa de Taburiente, junto al Centro de Visitantes, una zona en la que el valle se ensancha y podemos refrescarnos en sus pozas. Después continuamos barranco abajo pasando junto al desafiante Roque Idafe, venerado por los benahoaríes. En diversos puntos de La Palma y especialmente en el interior de la Caldera de Taburiente, podemos encontrar vestigios de estos antiguos pobladores, y no es difícil observar grabados en las rocas o petroglifos con dibujos espirales o círculos concéntricos y signos similares al alfabeto bereber.

Seguimos bajando hacia el fondo del barranco del Almendro Amargo con el río formando cascadas y remansos en los que bañarse. Algo más abajo llegamos al pintoresco lugar en donde confluyen las aguas oscuras de este barranco con las amarillas procedentes de la Cascada de Colores. Los fondos ocres depositados por estas aguas provienen de los compuestos ferruginosos que arrastra desde más arriba y si remontamos este otro cauce, llegaremos hasta la Cascada de Colores, un muro artificial teñido de amarillos, rojos y verdes que represa el agua del barranco.

Desde aquí todavía nos queda una larga caminata barranco abajo por donde el camino va buscando el lado más cómodo de transitar, a veces por la derecha, por la izquierda o por el mismo cauce. El caudal va siendo mayor a medida que recoge el agua de los distintos barrancos, pero en la parte final de Las Angustias, las obras de represamiento y canalización dejan seco el cauce, salvo en época de lluvias abundantes. Esta zona más árida nos conduce al aparcamiento y pone punto final al itinerario.

Una larga excursión para conocer el corazón de la Caldera de Taburiente: sus pinares tapizando los agrestes roques, sus cascadas y pozas excavadas entre las verticales paredes, y sus aguas de colores tiñendo los profundos barrancos.

OTRAS RUTAS EN CANARIAS:

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
0

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail

La Palma: Tilos y Nacientes

La “isla bonita” hace honor a su nombre con unos paisajes de lo más variados: verdes y frondosos, ocres y agrestes, rojos y volcánicos, negros y atormentados, y rodeándolo todo el azul profundo del atlántico. La isla de La Palma, Reserva de la Biosfera, es uno de los mejores destinos para el trekking o las largas excursiones. Podemos recorrer la isla entera de norte a sur por su extensa y espectacular red de senderos. Una travesía que empezamos por el norte.

Ficha Técnica                    Mapa de Situación

                 

La red de senderos de La Palma recorre la isla visitando sus rincones más impresionantes, desde el frondoso y húmedo norte, pasando por el agreste y rocoso centro, hasta los áridos conos volcánicos de su zona sur. Entre ellos los hay de Gran Recorrido, Pequeño Recorrido y Recorridos Locales, de todos los niveles técnicos y gustos. En algunos su dificultad viene dada por sus grandes desniveles o por su relieve agreste, con pasos delicados sobre grandes cortados rocosos no aptos para personas que padezcan vértigo.

La isla de La Palma, así como el resto de las islas Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde, pertenece al conjunto bioclimático de la región Macaronésica. Los vientos Alisios del nordeste definen su clima y son los encargados de aportar la humedad a todas las laderas orientadas hacia ellos. A sotavento de los Alisios los vientos llegan ya secos y cálidos debidos al pronunciado efecto Föhn al atravesar los altos relieves de la isla. Los Alisios empujan masas de aire cargadas de humedad del Atlántico hacia los altos relieves, condensándose en nubes en su ascenso y produciendo la “lluvia horizontal”. Esta precipitación es llamada así porque procede de las pequeñas gotitas de esas nubes, llovizna que flota en el aire y se va depositando en las hojas de la frondosa vegetación hasta calar al suelo. El paisaje resultante es verde, nuboso y fresco, con la vegetación aferrada a las verticales paredes de roca volcánica.

Empezamos nuestro recorrido desde los pintorescos pueblitos de la costa norte como el del Tablado o más hacia el nordeste el de Los Sauces. Desde este último accedemos al Centro de Visitantes de Los Tilos, comienzo de uno de los más interesantes senderos que nos llevan por esta vertiente hasta los Nacientes de Marcos y Cordero, el llamado PR LP 6. Este recorrido de 12 km y una dificultad media nos llevará entre 5 ó 6 horas, y remonta desde Los Tilos a 500 m de altitud hasta la Casa del Monte a 1250 m. Desde aquí podemos descender por una pista forestal hasta el pueblo de Los Sauces o regresar por donde ascendimos.

Próximo al Centro de Visitantes podemos acercarnos por el fondo de la garganta a ver la cascada que se precipita desde los canales del agua. Canales que se construyeron en 1900 para recoger el agua de las paredes rocosas casi 1000 m más arriba, excavados en la roca viva. Para llegar a la cascada tenemos que atravesar un túnel que nos recuerda que la linterna va a ser imprescindible para travesar los 13 túneles de los Nacientes, en la parte alta del itinerario. También es muy recomendable llevar una capa de agua para no calarnos por el interior de esos túneles.

La senda comienza a 200 m del Centro y atraviesa un primer túnel que nos sumerge en la frondosidad de la laurisilva, el bosque subtropical característico de algunas islas atlánticas, en donde predominan los laureles, el viñátigo, el barbusano, el paloblanco y los tilos o tiles. En esta zona podemos ver esbeltos ejemplares de til que pueden alcanzar los 30 m de alto, con sus hojas brillantes y lustrosas que proporcionan sombra y humedad.

Tilos o tiles (Ocotea foetens)

Bajo los impresionantes árboles encontramos helechares enormes, lechugones y otras especies amantes de los lugares húmedos. La lluvia horizontal que va depositándose en los pisos más altos de la laurisilva va calando hasta el suelo empapándolo y refrescándolo.

Lechugón (Sonchus congestus)

El camino continua en cómodo ascenso hasta toparnos con el Espigón Atravesado. Una formación rocosa que se alza en medio del barranco y hasta el que podemos subir hasta su parte más elevada. Desde el mirador de su cima tenemos una impresionante vista del bosque de laurisilva en donde empieza a dar paso al Monteverde, esa formación boscosa dominada por los brezos y las fayas.

En las verticales paredes rocosas del barranco en donde la vegetación se aferra como puede, anida la pardela cenicienta. Más fácil de observar es el pinzón de La Palma, muy descarado y que se nos acercará para pedirnos comida.

Más adelante encontramos una bifurcación y tomamos el camino de la derecha que atraviesa el barranco por un puente de madera a partir del cual el camino remonta por la ladera derecha. La vegetación va cambiando a medida que ascendemos en donde la humedad es menor y van apareciendo las fayas y los brezos alternándose con el bosque de pino canario.

Pino canario (Pinus canariensis)

El camino prosigue ahora por el fondo del barranco, repleto de grandes bloques de piedra y que en época de lluvia puede impedirnos el paso hacia los Nacientes. Es una zona nuevamente húmeda y sombría en la que abundan los grandes helechos. Abandonamos esta zona ascendiendo una fuerte pendiente que nos llevará hacia las paredes rocosas que cierran la garganta. Llegamos por fin al Naciente de Cordero y al primer túnel que es el 13 ya que está numerado empezando desde la casa del Monte.

A partir de aquí se hace imprescindible el uso de frontal o linterna para seguir el canal que va recogiendo las aguas y que va atravesando los farallones rocosos gracias a los túneles excavados. Después de pasar un par de ellos más llegamos hasta el Naciente de Marcos que recoge el agua de tres cascadas que caen por la pared vertical que el camino va atravesando.

Seguimos atravesando túneles por medio de paredes verticales y empinadas laderas, en un ambiente húmedo y frondoso que nos trasladan a latitudes más frías. En algunos de ellos es imposible no mojarse ya que el agua se filtra por el techo y el cauce ocupa el ancho de la cueva. En todo este tramo imaginamos el esfuerzo que supuso a principios del siglo pasado excavar este camino en medio de esta verticalidad.

Entre túneles el camino paralelo al canal de agua es cómodo y ancho pero en ocasiones atraviesa justo por encima de grandes cortados en los que las personas con vértigo no lo pasan bien. Por esta zona sombría y húmeda predomina el fayal-brezal con laderas de pinar en las orientaciones más soleadas.

Dejando atrás el último túnel, numerado el 1º, el camino flanquea una ladera empinada de tierra sobre un gran cortado, y en la que por precaución han colocado un pasamanos de cable. Poco más allá llegamos hasta la Casa del Monte en donde termina la ruta o en donde empieza para los que ascienden hasta aquí en taxi. Nosotros desandamos el camino ya conocido sin entretenernos demasiado que, aunque sea de bajada, lleva un rato largo.

Este sendero nos muestra una de las mejor conservadas formaciones de laurisilva y monteverde de canarias, tapizando un relieve agreste y vertical por donde ascienden las nubes empujadas por los alisios. Vientos que provocan esa lluvia horizontal que el hombre desde hace siglos ha sabido aprovechar para saciar la sed de toda la isla gracias a esa laboriosa obra de ingeniería hidráulica de canales y túneles. Recorrer el sendero de Los Tilos y Nacientes del Aagua es imprescindible para entender esta “isla bonita”.
OTRAS RUTAS EN CANARIAS:

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
1

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail

Gran Trail Peñalara 2016

El pasado fin de semana se ha celebrado la VII edición del GTP que recorre algunos de los más bellos rincones de la Sierra de Guadarrama. Una verdadera fiesta para los aficionados al Ultra-trail en la que se puede elegir entre el Cross Nocturno Navacerrada de 12 km, el Trail Peñalara de 60 km y el Gran Trail Peñalara de 106 km.

Ficha Técnica                Mapa de Situación                Vídeo

El pasado 24, 25 y 26 de junio se ha celebrado la séptima edición del Gran Trail Peñalara, que en esta ocasión ha sido también Campeonato de Madrid de Carreras por Montaña en la categoría de Ultra distancia. Pero para comenzar la fiesta del trail-running, la noche comenzaba con el Cross Nocturno de Navacerrada que con sus 12 km rodeaba el embalse para ascender hasta la Peña del Sol y volver al pueblo de Navacerrada.

El recorrido de 106 km era el mismo que el del año pasado, con salida en el pueblo de Navacerrada, ascensión a La Maliciosa, paso por Canto Cochino y la Gran Cañada en La Pedriza, Hoya de San Blas y Puerto de La Morcuera, descenso a Rascafría y subido al Puerto del Reventón, ascensión al Risco de Claveles y Peñalara, descenso a La Granja y Valle de Valsaín, ascenso al Puerto de La Fuenfría y Puerto de Navacerrada y meta en el pueblo de Navacerrada. A las 23,30h tomaban la salida los corredores del Gtp.

Ya por la mañana del sábado, a las 07 h, tomaban la salida en el pueblo de Miraflores de la Sierra los participantes en el Trail Peñalara de 60 km que tras ascender al Puerto de La Morcuera enlazaban con el itinerario del Gtp para descender a Rascafría y subir al Puerto del Reventón, Risco de Claveles y Peñalara. Desde allí, su itinerario se separaba del Gtp para dirigirse al Puerto de Cotos y La Bola, y descender a Navacerrada.

Con las primeras luces del sábado llegaban los corredores del Gran Trail al cresterío entre el Risco de Claveles y Peñalara. Este es el sector más técnico y uno de los más bellos de la carrera, con canchales en donde el equilibrio con las piernas ya castigadas, puso a prueba a los corredores. Además es una zona de ida y vuelta, ya que el descenso a La Granja parte del Puerto de Los Neveros, al pie de la subida a Claveles.

Los participantes del Tp 60, bajaban desde Peñalara directamente al Puerto de Cotos para encarar la tediosa subida por la Loma del Noruego hasta La Bola del Mundo. Desde allí baja hasta el Alto de Las Cabrillas en donde vuelve a enlazar con el recorrido del Gtp hasta la meta en el pueblo de Navacerrada. Queremos destacar el mérito de dos participantes con discapacidad visual y sus guías, que consiguieron terminar este reto.

Los corredores del Gtp, tras bajar de Peñalara y llegar al pueblo de La Granja continuaban por los pinares de Valsaín hasta la Boca del Asno, en un tramo llano pero que va picando hacia arriba y que se hace largo y duro. Después llega la subida al Puerto de La Fuenfría y el Camino Schmid hasta el Puerto de Navacerrada en donde se encuentra el último avituallamiento. Y desde allí, al collado de Las Cabrillas y bajada hasta la meta en Navacerrada.

ENHORABUENA. A los que consiguieron acabar y a los que lo intentaron. Y gracias a los organizadores y voluntarios sin quienes esta fiesta del trail no sería posible.

Ganadores del CNN: 1º Salvador Rambla, 2º Iván Pérez y 3º Alfonso Santos; 1ª Fátima De Diego, 2ª Clara Cerezo y 3ª Yolanda Espinosa

Ganadores del TP 60: 1º Raúl García, 2º Francisco Martínez y 3º Pepe Muñoz; 1ª Cristina Bláquez, 2ª Nuria Acero y 3ª Leticia Bullido

Ganadores del GTP: 1º Remí Queral, 2º Álvaro Rodriguez y 3º Pedro Etxeberría; 1ª Mercedes Pila, 2ª Roxane Ardiet y 3ª Cristina Constantín

Web oficial: www.grantrailgtp.com
Facebook: www.facebook.com
Twitter: Twitter@gtpenalara
Texto e imágenes: equipo RECmountain

top
0

Publicado:

Categorías: Eventos, Trail

Almanzor: canal Oscura Derecha

Las Canal Oscura Derecha del Almanzor se precipita vertiginosamente hacia la cara sur de Gredos. Esta línea que comienza muy cerca de la Portilla del Crampón tiene una primera parte amplia y fácil que lleva directamente a una rectilínea canal con la pendiente mantenida en toda su longitud. En su zona final va a encontrarse con las otras dos canales oscuras principales en uno de los más salvajes rincones de esta vertiente.

Ficha Técnica                            Mapa de Situación

                     

Nos quedaba pendiente. Desde que hicimos las primeras incursiones en la vertiente sur del Circo del Almanzor, esta canal se convirtió en uno de los objetivos del “Proyecto Gredos”. Las posibilidades de esta vertiente del Almanzor son inmensas, con tres canales principales (izquierda, central y derecha) y muchos ramales secundarios estrechos y empinados. Existe otra posibilidad de descenso algo más sencillo, más a la izquierda de las canales citadas y que nosotros aprovechamos como ruta de ascenso para volver al circo. Aun así, con nieves duras o avalanchosas, cualquiera de estas posibilidades resultan muy expuestas por lo mantenido de la pendiente y las numerosas barreras rocosas que existen.

Aprovechando las tardías pero abundantes nevadas que este comienzo de primavera ha traído a Gredos, decidimos probar suerte y acercarnos para ver si la canal derecha de las Oscuras al Almanzor estaba formada. Realizamos el acercamiento al circo por la Pala Amezúa del Morezón para ahorrar algo de tiempo. Dado que el refugio Elola entre semana estaba cerrado, pensamos que podríamos intentar hacer la actividad en el día ahora que la noche tarda en llegar. Nos sorprendió encontrarnos muchos restos de grandes aludes en la mayoría de las laderas empinadas del Morezón, sobre todo en la cara oeste. Con la preocupación en la cabeza de cómo estarían las condiciones en la cara sur del circo, remontamos la Portilla Bermeja y ascendimos por el lado sur hasta una pequeña puerta en donde comenzaba la canal, muy cerca ya de la Portilla del Crampón.

Al asomarnos a la canal nos encontramos con una primera pala amplia y no muy inclinada, de unos 40º, que conducía a un estrechamiento en la cabecera de la canal propiamente dicha y en donde la pendiente aumentaba y se perdía de vista. A pesar de lo fácil que puede parecer esta parte, aquí una caída te lleva directamente 500 m más abajo. Las buenas condiciones de la nieve nos permitieron disfrutar de esta zona en donde la calidad de la nieve era perfecta para este tipo de descenso: algo reblandecida pero no demasiado.

Desde el fondo de la canal empezaban a llegar jirones de nubes cada vez más densos haciendo que por momentos perdiéramos las referencias del relieve. No era el mejor lugar para encontrarnos mala visibilidad ya que todavía no conseguíamos ver la continuidad de la canal y la nieve que hasta aquí era muy cómoda de esquiar, empezaba a volverse más irregular. Los restos de coladas empezaban a formar “goulottes” cada vez más profundas que iban convergiendo en una grande en el eje de la canal. A los lados de ellas encontrábamos nieve muy blanda pero en los toboganes de los restos de coladas aparecía la nieve antigua bastante dura.

Nos acercamos al primer estrechamiento en donde la canal puede alcanzar puntualmente casi 50º y la visibilidad empeoraba por momentos. Repentinamente la niebla lo invadió todo y no nos quedó más remedio que detenernos para esperar que pasara, ya que en esas condiciones éramos incapaces de distinguir el relieve, y en esta sección más empinada y con los toboganes de nieve dura, distinguir las irregularidades resulta imprescindible. Sentados en la pendiente esperábamos que por lo menos no se desarrollara ninguna tormenta.

Al cabo de un rato empezó a ceder la niebla y decidimos ir bajando tranquilamente, no fuera que ya no levantara en toda la tarde. Llegamos así al estrechamiento de la zona baja, en donde la pendiente vuelve a inclinarse, y giro a giro y de uno en uno, seguimos con el descenso. Una vez pasada esta sección, la canal gira a derechas y empieza a perder inclinación. Por fin parecía que habíamos dejado atrás la zona difícil y expuesta y a medida que descendíamos comenzaba a haber mejor visibilidad y dejamos las nubes más arriba. El valle apareció y la cabecera de la Garganta de Chilla brillaba algo más abajo con las luces del sol y el cielo menos cubierto. Seguimos por el fondo del valle, por los restos de aludes antiguos, hasta donde la nieve se corta, a unos 2050 m de altitud.

La Canal Oscura Derecha ha hecho honor a su nombre y hemos descendido en unas condiciones algo fantasmagóricas, proporcionando un ambiente de auténtica alta montaña y añadiendo un plus de dificultad. Llegamos a la zona ya conocida justo por encima del Charco Zarco, en donde hemos terminado los descensos en las otras dos ocasiones en las que hemos esquiado las Oscuras. Es un rincón en donde coinciden todos los restos de aludes de las canales superiores, acumulando depósitos de varios metros de espesor posibilitando esquiar unos metros más abajo.

Tras el bocata y reponer líquidos comenzamos con la agotadora subida ya conocida, que asciende hacia nuestra izquierda hasta alcanzar una cresta cómoda de seguir, justo entre la Garganta de Tejea y las Oscuras. Según remontamos vamos descubriendo más y más canales secundarias, a cada cual más empinada y estrecha, y que vamos asumiendo como futuros proyectos. Alcanzamos el Cuchillar de Ballesteros y nos metemos una buena bajada por todo el Zócalo del Almanzor, con una nieve crema perfecta. Después la remontada del Morezón y vuelta a la Plataforma tras 11 horas de auténtico palizón.

Cada visita que hacemos a este sector nos muestra nuevas posibilidades, la mayoría de ellas técnicas y exigentes, por lo que seguimos manteniendo abierto nuestro “Proyecto Gredos”.
Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GREDOS

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, Esquí de Montaña

El Casquerazo: canal Sureste

Volvemos a la salvaje vertiente sur de Gredos. Esta vez hemos bajado una de las canales que descienden por la vertiente sureste del Casquerazo. Una canal que en su parte alta se abre paso entre dos aguas rocosas para desembocar en las amplias palas que van llevándonos al fondo del valle, en la cabecera de la Garganta Blanca.

Ficha Técnica                                              Mapa de Situación

                         

Continuando con nuestro “Proyecto Gredos” hemos encontrado, casi por casualidad, esta canal que no conocíamos. Nuestro objetivo eran otras canales en el Risco del Francés, pero buscando el acceso más cómodo a ellas, nos topamos con esta otra. Entrando desde la Plataforma, ascendimos al Morezón con la intención de ver la opción más rápida de llegar al Risco del Francés. La vertiente sur de la cresta de Las Hoyuelas a los Tres Hermanitos no parecía el camino más rápido ni fácil así que decidimos ir a lo seguro y entrar por el norte, por la Portilla de Los Machos.

El descenso de la Oeste Directa del Morezón a esta primera hora de la mañana, nos la encontramos dura como el mármol, por lo que bajamos con toda la precaución ya que una caída por aquí puede ser muy, muy mala. Sin embargo, el recalentamiento del sol en el fondo del circo ya había transformado todas las laderas más “sures” en una papa húmeda y blanda. Remontamos la canal norte de la Portilla de Los Machos con la esperanza de encontrar un paso rápido al Risco del Francés rodeando El Casquerazo por su lado suroeste.

La escasez de nieve en la vertiente suroeste del Casquerazo hacía largo y complicado el alcanzar el Risco del Francés. Pero al asomarnos a la vertiente sureste, más abrupta que la suroeste y en principio más complicada de atravesar, encontramos una canal que parecía colarse entre dos agujas rocosas hacia la cabecera de la Garganta Blanca. La parte inicial no presentaba grandes dificultades: algo empinada, en torno a los 45º, y con alguna roca aflorando pero sin impedir el paso. Poco más abajo la canal gira a derechas para colarse por una estrecha hendidura entre las agujas rocosas y perderse de vista.

Llagados al comienzo del estrechamiento enseguida podemos ver que es factible esquiar el paso sin más dificultad que estar atento a las diferentes calidades de la nieve de la zona soleada a la sombría. El paso mantiene esos 45º de inclinación hasta que superamos el portalón rocoso que forman las agujas a ambos lados de la canal. Esta magnífica puerta nos abre el paso al salón: el amplio y luminoso circo entre El Casquerazo y el Risco del Francés por su lado sureste.

Esta zona intermedia, ya fuera de la canal propiamente dicha, es fácil y pierde pendiente enseguida, aunque manteniendo unos 35º de media. La bajada se ve interrumpida por algunos farallones rocosos que se evitan fácilmente por los lados, con algún corto paso más empinado y estrecho pero perfectamente accesible. Estamos por debajo ya de la portilla entre el Risco del Francés y El Casquerazo, por lo que decidimos disfrutar de esta bajada hasta el final y dejar para otra visita las canales del Francés.

La zona baja está llena de depósitos de bolas de los aludes de fusión de días anteriores y aunque en esta zona la nieve todavía aguanta en buen estado, según vamos descendiendo va reblandeciéndose y ganando en humedad. Por la zona de vaguada en donde se acumulan los depósitos de avalanchas, conseguimos bajar hasta casi la blanca pedrera del río que da nombre a esta garganta, a unos 1950 m. En total, 500 m de desnivel esquiable que en un año de mayor acumulación de nieve se pueden alargar mucho más.

Apurando los manchurrones de nieve paramos junto al río para reponer fuerzas y disfrutar de este entorno salvaje y solitario. Pero no podemos entretenernos demasiado ya que aún no sabemos por donde vamos a hacer el regreso hasta la Plataforma. Sobre nosotros se alza la canal que asciende directamente a la portilla entre los Tres Hermanitos y El Perro que Fuma, desde donde podríamos esquiar hasta el refugio Elola y vuelta por El Morezón. Pero decidimos recorrer la vertiente sur de la cresta del Risco de La Ventana y de Las Hoyuelas para estudiar otras posibilidades de acceso a esta remota zona.

Ascendemos en oblicuo hacia nuestra derecha para ir progresando hacia El Morezón, por palas poco inclinadas y alguna pequeña trepada. Llegamos hasta un cordal que baja desde la cresta a la altura del Risco de La Ventana, y que separa las dos gargantas más a la izquierda de las tres principales que conforman la cabecera de la Garganta Blanca: la que va al collado entre El Francés y El Casquerazo; la que va al collado entre El Enano y Las Hoyuelas; y la que va al collado entre El Morezón y El Fraile. Desde este punto del cordal evitamos los farallones rocosos calzandonos los esquís para descender otra bonita pero corta canal hasta el fondo de esta segunda garganta. Desde ahí vuelta a remontar, esta vez foqueando hasta El Morezón.

Llegamos a la cima del Morezón y echamos un último vistazo a la vertiente sureste del Casquerazo, con sus agujas ocultando esas canales que no conocíamos y que seguro que volvemos a visitar.
Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GREDOS

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
1

Publicado:

Categorías: Alpinismo, Esquí de Montaña

La Mira: canal Oeste

Continuando con nuestro “Proyecto Gredos” hemos sacado esta línea a la que habíamos echado el ojo hace tiempo. Con una entrada no muy fácil de encontrar, una pendiente fuerte en su zona alta y con exposición en todo su recorrido, este itinerario resulta exigente pero no extremo.

Ficha Técnica                                                Mapa de Situación

                     

Ésta no ha sido la mejor temporada en la Sierra de Gredos, de hecho ha sido una de las peores que se recuerdan para hacer esquí de montaña. La nieve no cayó hasta finales de febrero, pero mientras que en otras cordilleras lo hizo de forma abundante, aquí apenas rellenó algunos altos canchales. Incluso su vecina Guadarrama tuvo más suerte. Pero a finales de abril se produjeron nevadas copiosas en esta zona del Sistema Central debido a una húmeda entrada de vientos de suroeste. Con la esperanza de encontrar bien formada esta línea en La Mira, nos fuimos para allá.

Camino del Puerto de Candeleda, en las primeras rampas de Los Campanarios, pudimos por fin ponernos las tablas. Con inquietud subimos hasta el cordal cimero para asomarnos a la vertiente suroeste de La Mira y comprobar cómo estaba de nieve. Pero la decepción se apoderó de nosotros al contemplarla casi seca. Después de muchas deliberaciones sobre si darnos la vuelta o cambiar de objetivo, decidimos acercarnos a estudiar la línea para una futura ocasión.

Y menos mal que decidimos acercarnos, porque según íbamos aproximándonos fuimos dándonos cuenta de que un reguero de nieve parecía tener continuidad hasta bien abajo. Según ascendíamos pudimos ir comprobando que quizás podría ser posible descender la canal, aunque no fuera en las mejores condiciones. Con otro ánimo remontamos las últimas palas hasta la torreta de la cumbre de La Mira.

Tras reponer algo de fuerzas y calzarnos los esquís, nos dirigimos a la vertiente sur para descender por ella hasta la portilla en la que comienza la canal, unos 50 m más abajo en la arista que separa ambas vertientes. Aquí la nieve no daba mucha confianza por lo blanda y “paposa” que estaba, pero enseguida alcanzamos la puerta que se abre a la vertiente suroeste.

Nos asomamos hacia la canal con intriga y nervios. Desde arriba solamente se puede ver el comienzo de la línea hasta la boca de un tubo estrecho entre dos espolones rocosos, en donde la pendiente se acentúa y se deja de ver. Las rocas que afloran por toda la canal nos inquietan bastante: aquí no te puedes caer. Comenzamos esta parte alta de uno en uno y giro a giro para no errar. Además tenemos que ir sorteando pasos entre rocas y zonas de nieve dura en las partes en sombra. Vamos concentrados al ciento por ciento, y trazando cada giro con precisión milimétrica.

Por fin nos asomamos a la segunda parte de la línea: un tubo sombrío entre dos agujas de roca. La pendiente quizás supera algo los 45º, pero lo que nos preocupa es que todavía está a la sombra por lo que permanecerá dura por el rehielo nocturno. Efectivamente encontramos el tubo con una nieve muy dura y zonas con toboganes en las que sólo apoyan las colas y las espátulas. Con mucha delicadeza vamos bajando este tramo en sombra hasta que llegamos a la nieve soleada y que comienza a estar algo más blandita. A partir de aquí podemos respirar más tranquilos, aunque la escasez de nieve no permite bajar la guardia todavía.

Después del tubo en sombra, llegamos a una zona más amplia y soleada por lo que podemos enlazar ya los giros pero sin perder de vista las irregularidades del terreno ya que la cantidad de rocas que afloran podrían hacernos mucha pupa en caso de caída.

Empeñados en aprovechar la bajada, enlazamos los regueros de nieve que descienden a nuestra izquierda en donde parece que se ha acumulado algo más de espesor. Y así conseguimos bajar casi 400 m de desnivel por esta cara suroeste de La mira, hasta unos 1950 m de altitud. En otras circunstancias más invernales, este descenso se puede alargar mucho más, hasta el fondo del barranco en la cabecera de la Garganta Lóbrega.

Pero esto todavía no ha acabado, y es que cualquier descenso en esta vertiente sur de Gredos tiene la guinda final de remontarla hasta arriba para volver a la Plataforma. Con los esquís en la mochila recorremos parte del itinerario de bajada hasta donde comienzan las rampas empinadas. Desde ahí decidimos subir hacia nuestra izquierda por unas palas más tendidas y fáciles que llevan al collado justo anterior a la cima.

Echamos un último vistazo a la canal y nos calzamos los esquís para atravesar hasta Los Campanarios desde donde nos dejamos caer en un rápido descenso hacia el Prado de Las Pozas. Llegamos satisfechos por haber podido bajar esta canal de La Mira que esta misma mañana parecía imposible de esquiar.


Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GREDOS

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, Esquí de Montaña

Almanzor, Canal Oscura Central

Sólamente el nombre ya impone. Las Canales Oscuras son una serie de canalonas empinadas y expuestas que partiendo del Almanzor y sus portillas próximas, descienden por la vertiente sur hacia el valle del Tietar 2000 metros más abajo. Un terreno técnico y salvaje en donde no se pueden cometer errores.

Ficha Técnica                                           Mapa de Situación

                     

Las Canales Oscuras del Almanzor han sido el escenario de algunos trágicos accidentes debido a que en la última parte de la ruta normal de ascensión a este pico se atraviesa por encima de ellas. Esta travesía es un terreno relativamente sencillo pero en el que un resbalón puede tener consecuencias fatales. La canal principal se ramifica en su parte alta en otras muchas: La Canal Oscura Izquierda sube al Cuchillar de Ballesteros, la Central llega hasta la Portilla de los Cobardes y la Derecha conduce a la Portilla del Crampón rodeando el Cuerno del Almanzor.

www.pirineos3000.com

Nuestro objetivo esta vez era la canal Oscura Central, la que desciende justo desde la Portilla de los Cobardes. Llegamos al Refugio Elola descendiendo por los Embudos del Morezón, unas líneas de entrada al Circo de lo más interesantes y que supusieron un buen calentamiento para lo que nos esperaba. Al día siguiente nos dirigimos a la Portilla de Los Cobardes, punto de inicio de la canal. Ascendimos por la ruta normal hacia la Portilla del Crampón para luego bordear la pirámide rocosa del Almanzor por el norte, sobre el Zócalo. La travesía bajo las paredes rocosas puede tener nieve dura por lo que debemos tener mucho cuidado en esa zona. Nosotros la encontramos con nieve de fusión con riesgo de formación de zuecos por lo que decidimos quitarnos los esquís en el tramo final.

Esta canal es una de las más directas de esta vertiente del Almanzor y de ella salen numerosas ramificaciones. Entre ellas está la variante que asciende hasta el Cuerno del Almanzor. La canal de los Cobardes tiene un muro inicial que dependiendo de las acumulaciones de nieve puede tener entre 50º y 55º. Es la parte más inclinada y estrecha, así que decidimos afrontarla de uno en uno. Además la falta de nieve complicaba los primeros pasos: había que patear por encima de alguna roca con los esquís puestos para llegar al inicio de la canal. Fueron unos pasos algo delicados hasta que pudimos colocarnos en “nieve firme”.

El primer giro siempre es el peor y Alberto lo encaró con seguridad, como siempre. Durante esos primeros virajes nos encontramos con surcos formados por las avalanchas de fusión que obligaban a precisar cada apoyo. Esta zona sólo es accesible cuando las condiciones de la nieve son perfectas, cuando la nieve primavera empieza a descongelarse y se queda “crema”. Un poco más abajo nos topamos con otro sector delicado, salpicado de rocas y tramos de nieve dura que tampoco permitían error alguno.

Después de este segundo resalte, el tubo se ensancha aunque la pendiente sigue siendo muy pronunciada. Las rocas afloran aquí y allá por lo que no debemos perder la concentración en este tramo algo más cómodo. La canal principal va girando a derechas y decidimos descender los tres a la vez guardando separación entre nosotros para evitar ser arrastrados por las coladas que vamos provocando y que aquí es especialmente peligroso, ya que en la salida hay una zona convexa que termina en un cortado de roca de grandes dimensiones que tuvimos que rodear por la derecha.

Los últimos giros, pasado el cortado de roca, nos llevan al tramo final, cada vez con menos nieve y más estropeada por el calor. Los restos de avalanchas que se acumulan en esta zona final nos permitieron apurar unos pocos metros más. En total pudimos descender algo más de 500 m de desnivel por esta vertiente tan salvaje de Gredos. Tras el bocata, colocamos los esquís en la mochila para remontar por la ruta conocida que descubrimos en nuestro anterior descenso de la Canal Oscura izquierda y que nos lleva hasta el cuchillar de Ballesteros. Nuevamente el regreso es agotador ya que desde el cuchillar nos quedaba la bajada por el zócalo del Almanzor hasta el refugio y vuelta a la Plataforma.

Segunda parte del Proyecto Gredos completada. Estábamos siguiendo una buena progresión, ya que comenzamos con el descenso de la Canal Mari Carmen y la introducción a las Canales Oscuras por la línea más asequible, en la Canal Izquierda, unos días atrás. Después de esto, estábamos preparados para volver unos días más tarde e intentar afrontar uno de los itinerarios que más nos inspiró a descubrir la imponente cara sur de Gredos: la Canal de Tejea y el diedro de la Canal Rectilínea. Aún queda mucho por hacer, pero no sólo aquí, sino en muchas otras montañas cercanas que quizás esconden pequeños rincones, donde podemos sentirnos solos como si fuéramos las primeras personas que dejan sus huellas en un lugar desconocido.


Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GREDOS

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, Esquí de Montaña