Camino del Toubkal

Ascender el Toubkal no era el objetivo si no la excusa para recorrer Marruecos de norte a sur para enseñar a nuestros hijos su cultura y sus gentes. Un viaje atravesando la cordillera del Rift, pasando por el Medio y el Alto Atlás y terminando en el erg Chebi.

Ficha Técnica                                       Mapa de Situación

                   

Hace unos años cruzamos Marruecos de norte a sur por pistas. Fue un viaje de descubrimiento de una cultura diferente que nos sorprendió e impactó desde el comienzo al llegar a Chauen. Después fuimos a Ketama, por aquel entonces centro comercial del hachís, donde comenzaban los caminos que atraviesan la cordillera del Rift. Tras visitar la medina de Fez y quedar impresionados por sus colores y olores, volvimos a poner rumbo al sur atravesando el Medio Atlas con un buen tomo de nieve, hasta Marrakech. Ascendimos al Toubkal cargado de nieve desde muy abajo y siguiendo más al sur llegamos por unas arenosas y solitarias pistas hasta el Erg Cheb, en donde incluso nos llovió.

En el 2001 volvimos con nuestros hijos a quienes queríamos enseñar estos paisajes y estas culturas tan diferentes a lo que estamos acostumbrados en Europa. Unas gentes que nos enseñan que con menos cosas materiales pueden ser tan felices o más que nosotros. La furgoneta fue nuestra casa durante casi todo el recorrido durmiendo donde nos pillaba y siempre pudimos sentir su hospitalidad.

Hicimos parada obligada en la ciudad imperial de Fez, visitando su impactante medina, con sus estrechas callejuelas en donde los burros cargados tienen la preferencia. Los artesanos trabajando en plena calle son un espectáculo y es fácil sucumbir a la compra de algún recuerdo. Y obligada es la visita a la famosa curtiduría de Chouwara que parece una paleta de pintor con sus colores y en donde sus fuertes olores impregnan el aire.

Atravesamos después el Medio Atlas con sus bosques de cedros, algunos enormes, y que te transportan a otras latitudes más septentrionales si no fuera por los monos que habitan estas montañas. Una región curiosa, con estaciones de esquí y un pueblo llamado Mischlifen con casas de estilo alpino, que te descolocan. En Marrakech es obligado visitar la mezquita Kutubia y la plaza de Jemaa el Fna al anochecer, con los vendedores ambulantes, charlatanes, encantadores de serpientes, etc. Todo un poco turístico pero imprescindible.

En el pueblo de Imlil contratamos un porteador con mula para llevarnos la tienda y parte del material hasta las cercanías del refugio Neltner. Desde los 1740 m de altitud del pueblo, un pedregoso y en esta ocasión reseco camino, nos conduce a la zona de acampada a 3200 m. Un desnivel considerable que nos tomamos con calma para no forzar la máquina y acabar padeciendo la falta de aclimatación. Esta vez el Toubkal tenía muy poca nieve para ser abril y con el frío del amanecer salimos de la tienda y nos pusimos en camino sin prisa. Remontamos las pedreras y los pequeños neveros hasta el plató cimero. En la cima a 4167 m, les nombré a mis hijos caballeros de los cuatromiles ya que era su primera montaña que supera esa altitud. Hacia el sur una vista inmensa hasta el desierto. Y lo mejor, la bajada a ratos corriendo hasta la tienda.

Para terminar y después de visitar las gargantas del Todra, pusimos rumbo al sur hasta el pueblo de Rissani en donde comienza una pista hacia Merzouga. Es un camino en donde debíamos tomar precauciones para no quedarnos enganchados en las dunas con la furgoneta, pero merece la pena visitar las arenas del Erg Chebi. Aquí el desierto se muestra en toda su plenitud, con un campo de dunas de hasta de 150 m de altura que se extienden hasta el horizonte, y una laguna cercana que en ocasiones se seca. Descansar aquí unos días respirando la paz de este increíble lugar es algo que no hay que perderse.

Marruecos nos ofrece una variedad de paisajes sorprendentes que junto a la hospitalidad de sus gentes, hacen de este país hermano un destino perfecto para conocer otras formas de pensamiento y a otras culturas.

El “petit bereber” y el “holandés”.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, Excursiones