Nivo Guadarrama 2017/18

PELIGRO POR NIEVE DURA

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El manto es continuo desde los 1600 m en solanas y 1400 m en umbrías, con espesores de 40 cm a 1800 m y de 80 cm a 2000 m, y acumulaciones en circos y tubos por encima de los 2200 m de hasta 120 cm. La humidificación del manto y posterior rehielo ha formado costras de nieve dura que en las vertientes menos soleadas persisten durante toda la jornada mientras que en las más soleadas se trasforma en nieves blandas durante el día. Estos procesos de deshielo y rehielo han asentado y compactado el manto, sin que haya síntomas de inestabilidad.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El peligro de aludes es débil 1 pero existe peligro de accidentes por resbalones en las capas de nieve rehelada endurecida, sobre todo en caras norte en donde persistirán sin reblandecerse durante toda la jornada.

Historial de la temporada:

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Estamos en una situación de escasez de manto nivoso con espesores que sólo son significativos en zonas de acumulación de las cotas más altas. El espesor a 1800 m no llega a los 10 cm y sólo por encima de los 2200 m, en donde el viento del norte acumuló la nieve, se llegan a alcanzar los 30 cm. Es en esas zonas de acumulación en donde bajo unos pocos centímetros de nieve nueva, existe una capa de nieve anterior rehelada. En los caminos de las zonas de umbría, la nieve apelmazada y endurecida por el paso de personas, y las placas de hielo, persisten a lo largo de toda la jornada.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro de accidentes por resbalones en la nieve dura, agravándose la situación por la escasez del manto que hace que afloren rocas por todas partes.

Añadimos un mapa elaborado por Juan Antonio Fernández- Cañadas a partir de una imagen del satélite Sentinel 2 con ploteo de espesores medidos en campo (pinchando la imágen podrás verlo en 3D):

espesor

Mapa elaborado por Juan Antonio Fernández- Cañadas a partir de una imagen del satélite Sentinel 2. Podemos apreciar la gran reducción de extensión de nieve entre el mapa del día 18 y este del 20 de diciembre (pinchando la imágen podrás verlo en 3D):

espesor

PELIGRO POR NIEVE HÚMEDA

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Seguimos con gran escasez de nieve con espesores de 5 a 10 cm a 1800 m y de 30 cm por encima de 2000 m. Las nevadas han dado paso a la lluvia y el manto se encuentra muy húmedo en todas las cotas y orientaciones. En hoyas y tubos de cotas por encima de 2200 m en donde se conservaba algo del manto amtiguo, la nieve húmeda se asienta sobre esa otra capa de nieve más dura.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Lo escaso del manto hace muy poco probable el deslizamiento de la nieve húmeda. Sólo en esas zonas en donde persistía manto antiguo, en tubos y hoyas por encima de 2200 m y en las zonas más empinadas, podría deslizar la nieve nueva en forma de pequeñas coladas.

PELIGRO POR NIEVE RECIENTE

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las nevadas que se están produciendo han acumulado en torno a los 20 cm de nieve reciente a 1800 m de altitud, con espesores en donde persistía el escaso manto antiguo (tubos y circos por encima de los 2200 m) que pueden alcanzar los 30 cm. La nieve cuajada por la mañana, ronda los 1200 m pero la cota irá bajando a lo largo de la jornada. La humedad del manto antiguo y la progresiva disminución de las temperaturas, favorecen la cohesión entre capas.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Debido a la escasez del manto que en generla se asienta sobre suelo desnudo, sólo en donde persistía nieve antigua es posible el deslizamiento de alguna pequeña colada de nieve reciente.

PELIGRO POR NIEVE RECIENTE

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El pasado episodio de nevadas han dejado la Sierra de Guadarrama y comarcas vecinas con espesores significativos de nieve que pueden alcanzar entre 40 y 60 cm en algunas poblaciones serranas, sobre todo de la vertiente norte. A 1800 m hay espesores entre 50 y 70 cm y a 2000 m se alcanzan entre 60 y 80 cm. En las zonas de acumulación a sotavento de los vientos dominantes del norte y por encima de los 2000 m en tubos y circos, se pueden alcanzar los 100 cm. Este manto se asienta sobre suelo desnudo por lo que está bien sujeto al relieve rocoso y de matorral subyacente. Sólo en las escasas zonas en donde persistía algo del antiguo manto nivoso, hoyas y tubos de la vertiente sureste del macizo de Peñalara por encima de los 2200 m, la nieve nueva puede no haberse soldado suficientemente a la antigua,

PELIGRO DE ACCIDENTES: Es posible que se produzcan aludes de nieve reciente, e incluso de pequeñas placas de viento, de tamaño pequeño y con escaso recorrido, en esas localizadas zonas en donde persistía el manto antiguo.

PELIGRO POR NIEVE HÚMEDA

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Tenemos espesor continuo de nieve desde el fondo de los valles con espesores de 50 cm a 1800 m y de 80 cm a 2000 m, llegando en zonas de acumulación de circos y tubos hasta 120 cm. El manto es bastante homogéneo, observandose una primera capa de entre 15-25 cm de nieve reciente húmeda sobre una ligera costra de rehielo del episodio de llovizna engelante de días pasados. Por debajo observamos un estrato de nieve progresivamente más compacto y cohesionado hasta el suelo. La niebla y llovizna actual están transformando y humedeciendo rápidamente el manto.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Es posible que se produzcan aludes de nieve húmeda de tamaño pequeño en las laderas más empinadas, con tendencia a umentar la inestabilidad de continuar el proceso de humidificación del manto.

close

ADVERTENCIA: Información elaborada con estudios someros y datos limitados del manto nivoso. La estimación del peligro de aludes corresponde al momento de estudio del manto. Para mayor información consultar el BPA de la Aemet.


top
1

Publicado:

Categorías: NATURALEZA, Nivología

Introducción al boletín nivológico de la Sierra de Guadarrama

Boletín nivológico RECmountain: misma información, distinta representación

Durante la temporada 2015/2016 vamos a publicar (como en años anteriores) el boletín nivológico de la Sierra de Guadarrama en la página web de recmountain. Este boletín no es oficial y está elaborado a partir de observaciones limitadas del manto, así como de sondeos de nieve y tests de estabilidad.


La temporada pasada el boletín constaba de una descripción generalizada del manto nivoso, una indicación del peligro de aludes y otros riesgos (hielo, cornisas, etc) y una valoración de la tendencia en base a las previsiones meteorológicas.
Esta información era mostrada en una tabla con 3 diagramas, en los que se representaba el espesor, el tipo de nieve y el peligro de aludes, dividiendo por altitudes (franjas de 200 m de desnivel a partir de 1600 m), y por orientaciones (45º, 8 orientaciones distintas: N, NE, E, SE, S, SW, W, NW).


Este año, además, hemos desarrollado un sistema para representar esos mismos datos en mapas de la Sierra de Guadarrama. No incluimos información adicional con respecto al año pasado, pero la novedad es que podemos ver representada sobre el terreno esta información. La idea es sencilla: sustituir por colores la información de los diagramas en un mapa de la Sierra de Guadarrama, en el que cada pixel representa la orientación hacia la que se sitúa esa zona concreta del terreno. Seguimos haciendo la división por 45º (8 orientaciones) y 200 m de desnivel, desde la cota 1600.

No hemos podido hacerlo sin la ayuda de Juan Antonio Fernández-Cañadas, especialista en modelos digitales, nivología y meteorología. El mapa base es el MDE (Modelo Digital de Elevaciones) del IGN (Instituto Geográfico Nacional).

Aclaraciones

Para poder interpretar los tres mapas (espesor, tipo de nieve y peligro de aludes) es imprescindible tener en cuenta las siguientes aclaraciones y recomendaciones:
· La información del mapa no es ni mejor ni peor que la de los diagramas. Es la misma información, representada de distinta manera.
· Nunca va a ser información exacta. Es una generalización. Servirá al usuario como herramienta a la hora de planificar actividades.
· Recomendamos su uso para tener una idea general de la situación nivológica en la fecha indicada. Es una foto fija. Ciertas situaciones variarán poco durante unos cuantos días, pero otras pueden cambiar drásticamente en cuestión de muy pocas horas. Por ello, es imprescindible tener en cuenta las condiciones meteorológicas desde la fecha de emisión del boletín.
· Se proporcionará un enlace de descarga del archivo (en .jpg) para poder tenerlo a mano en el móvil, imprimirlo, etc. Nos parece muy útil llevarlo encima durante la actividad.
·Recomendamos contrastar la información consultando otras fuentes (como el boletín de AEMET, webcams, páginas o grupos de montaña en redes sociales, etc).

Mapa de espesores


Las singularidades de cada macizo montañoso afectan de manera individual al espesor de nieve que presenta cada montaña. Esto hace que, por ejemplo, sea muy normal ver las rampas cimeras de la sur de la Maliciosa sin apenas manchas blancas mientras en Dos Hermanas, a la misma altitud y en la misma orientación, hay una base de metro y medio sobre los piornos. Así ocurre con muchas otras zonas. También hay que tener en cuenta que, por ejemplo, la cara norte del Yelmo está en plena vertiente sur de la Sierra, y los bosques de la norte de Peñalara, pese a tener misma orientación y altitud, por situarse en la vertiente NW de la Sierra acogen unas condiciones mucho más frías, nada comparables al entorno de la Pedriza.
En el modelo que utilizamos, no hay discriminación en este sentido: es una generalización. A través de la medición y la observación en distintos puntos, se intentará valorar la situación global en los macizos, dando prioridad a aquellos que sean más representativos y que presenten información más útil al montañero.

El manto discontinuo puede darse con espesores escasos o con espesores elevados, sobre todo a final de temporada.

Incluso, la innivación puede dar lugar a que en una misma sección (orientación y altitud en un punto concreto) el espesor varíe considerablemente debido a la orografía, vegetación y otros factores. Ejemplo: en ausencia de base, una nevada de 10 litros con viento en una zona de bloques rocosos no dejará una capa uniforme de 10 cm sobre el terreno, pero sí se cuantificará como tal si las mediciones dan una media de ese valor.

Mapa de tipo de nieve


Hay muchos tipos de nieve, pero al tratarse de una generalización de la situación, dividiremos en 5 tipos:
· Polvo: nieve reciente de escasa resistencia y densidad.
· Húmeda: nieve que contenga agua líquida.
· Dura: nieve de alta densidad y resistencia, debido a procesos de rehielo o compactación por viento.
· Costra: Nieve dura sobre estrato menos resistente, susceptible de romperse al paso de una o varias personas.
· Primavera: nieve endurecida por el rehielo nocturno y que se reblandece a lo largo del día.

La influencia de las condiciones ambientales es clave, así que habrá que tener en cuenta las singularidades de cada macizo para reconocer las diferencias entre sectores análogos. También la orografía será determinante. Por ejemplo, en condiciones de nieve primavera hay lugares de umbría en los que la nieve permanece dura las 24 horas, la sombra de un pequeño espolón puede ser suficiente para que esto ocurra sin poder ser representado en el mapa.

Mapa de peligro de aludes


Las probabilidades de desencadenamiento de un alud varían en distancias muy pequeñas, ya que los factores geomorfológicos influyen a nivel local. Por ejemplo, en una ladera, los árboles muy separados, bloques de roca o arbustos pueden actuar como puntos débiles y en ningún caso es posible que sean representados en el mapa.
En la web de RECmountain publicamos el resultado del trabajo sobre aludes en Peñalara de Antonio Fernández-Cañadas y Luis Pantoja, en el que se pueden consultar un juego de 5 mapas de clasificación del terreno por exposición al peligro de aludes, según cada nivel de peligro de la escala europea. En ellos, se muestra el terreno clasificado en zonas en las que hay que tomar precauciones normales, zonas de precaución extraordinaria y zonas en las que se desaconseja el paso.


Ejemplo: mapa de clasificación del terreno con peligro 3 de aludes en Peñalara.

Solamente disponemos de esta información para el macizo de Peñalara, aunque se está trabajando para ampliar al resto de la cordillera. Así pues, dada la información de peligro de aludes en el mapa de nuestro boletín, habrá que interpretar los datos y serán los conocimientos y la experiencia los que dicten a cada montañero el itinerario y la actividad a elegir.
El mapa de peligro de aludes del boletín no representa los lugares de mayor o menor seguridad. Para eso sirve el juego de 5 mapas de clasificación del terreno de Peñalara.

Una herramienta más

Esperamos que nuestro boletín nivológico pueda servir como herramienta útil durante la temporada invernal, y que sea interpretada solamente como eso, una herramienta más. Será el montañero el responsable de gestionar el riesgo y hacer uso de todo lo que está en su mano para disfrutar de la montaña con seguridad y respeto.

top
2

Publicado:

Categorías: Nivología

Los Aludes en el Macizo de Peñalara

A pesar de que en el Sistema Central la probabilidad de desencadenamiento de aludes no es muy elevada, el incremento en las actividades turísticas y deportivas en estas montañas ha incrementado el riesgo de accidente por avalancha, llegando a ser tan elevado como el de otras cordilleras con mayor innivación. Esta es la razón fundamental que ha impulsado a Juan Antonio Fernández-Cañadas a realizar este estudio cuyas conclusiones podrán servir para minimizar la exposición a sufrir un accidente.

Desde el invierno 2008/2009 venimos registrando y cartografiando todos los aludes de los que hemos tenido noticias en el Sistema Central y especialmente en el Macizo de Peñalara. También se ha realizado desde entonces el seguimiento de la evolución del manto nivoso mediante sondeos, perfiles y tests de estabilidad. Gracias al análisis de estos datos, a la experiencia de diferentes colectivos del mundo de la montaña y al empleo de una metodología basada en el uso de Sistemas de Información Geográficos (SIG), se han podido determinar áreas favorables al desencadenamiento de aludes en este macizo.

Las variables contempladas han sido las siguientes: la meteorología de la zona, la innivación de la cordillera, los aludes observados, la morfología del suelo, la cubierta vegetal, la altitud, la pendiente, la orientación, la insolación y la convexidad del terreno.

SITUACIÓN Y ALTITUD:

El macizo de Peñalara está enclavado en la Sierra de Guadarrama, recientemente declarada Parque nacional. Esta Sierra junto a la de Béjar, Gredos y Ayllón constituyen el Sistema Central que divide las dos mesetas castellanas. Dentro de este macizo encontramos las cumbres de Dos Hermanas (la Menor de 2270 m y la Mayor de 2285), el Pico de Peñalara (2428 m) y el Risco de Claveles (2385 m). Dentro del espacio que nos ocupa se ha comprobado que debido a la escasa acumulación de nieve por debajo de los 1800m se puede descartar el desencadenamiento de aludes por debajo de esta cota. La llegada a la misma de algún alud procedente de cotas más altas parece también altamente improbable. Por ello se ha excluido del mapa de riesgo el relieve por debajo de los 1800 m.

METEOROLOGÍA DE LA ZONA:

Los datos expuestos se han obtenido de la serie climatológica del observatorio que la Aemet tiene en el Puerto de Navacerrada a 1888 m. El Macizo de Peñalara presenta un clima de alta montaña mediterránea con rasgos continentales. Datos:

  • La precipitación media anual es de 1.409 l/m2. El año más lluvioso fue 1.972 con 2.380 l/m2 y el menos 1.990 con 782 l/m2.
  • La temperatura media anual es de 6,1º C, con una máxima absoluta de 31,8º C en agosto de 1987 y mínima absoluta de –20,3º C en diciembre de 1962
  • Los vientos dominantes son del S y del N, con rachas que alcanzan los 150 km/h
  • La media de días al año con nieve en el suelo es de 143
  • Han llegado a acumularse espesores de más de 3 m de nieve en la década de los años ‘70, y de 2,3 m en el invierno de 1995/96 en el que se registró la mayor precipitación de nieve en un periodo de 24 h, 1,5 m

CUBIERTA VEGETAL:

Es uno de los criterios directos más importantes para la delimitación de zonas probables de aludes. En primer lugar, las trazas del paso de aludes permanecen en la vegetación, provocando ausencia total de ésta cuando el fenómeno es frecuente. Además, los bosques cerrados son los menos proclives a registrar aludes, aunque pueden verse afectados por avalanchas desencadenadas en cotas superiores. En términos generales, la vegetación típica del Macizo de Peñalara está constituida por bosques de pinar en las cotas más bajas y por matorrales de enebro rastrero, cambroño y piorno en las superiores. La vegetación herbácea como el cervuno se limita a las zonas cimeras. Gracias a las ortofotos se ha limitado la zona de bosque denso en donde el desencadenamiento de aludes es altamente improbable.

MORFOLOGÍA DEL SUELO:

El relieve de Peñalara es el resultado de distintos procesos orogénicos y tectónicos, acompañados de los efectos ligados a la instalación de glaciares en el macizo y al periglaciarismo posterior a su desaparición. Los glaciares más activos se encontraban en las laderas con orientación este, protegidos de los vientos dominantes y de la máxima radiación solar. Los hielos alcanzaron un espesor de hasta 300 metros en algunos puntos, una longitud máxima de 1,65 Km y cubrieron el suelo de zonas situadas a una altitud mínima estimada de 1.840 m en el glaciar de Peñalara. En las laderas orientadas al oeste el glaciarismo fue menos importante produciendo una asimetría Este-Oeste. El resultado es un relieve abrupto de hoyas y canales en los circos orientados al este, y laderas más suaves hacia el oeste. Además, el periglaciarismo ha producido numerosos canchales y pedreras que fijan el manto nivoso e impiden el desencadenamiento de aludes de fondo.

INNIVACIÓN DE LA CORDILLERA:

El manto nivoso en Peñalara se caracteriza por su irregularidad tanto a lo largo de la temporada, como entre uno y otro invierno. Las nevadas más copiosas suelen producirse con vientos del Sur o del Oeste, por lo que debido a la morfología particular de este relieve, las acumulaciones importantes suelen producirse en los circos del sector Nordeste-Este-Sureste, con formación de grandes cornisas y placas de nieve. Para la elaboración del mapa de las zonas de acumulación se ha tenido en cuenta el estudio sobre nichos de nivación de la Sierra de Guadarrama de Palacios (2006) y las imágenes de satélite Spot-5 para comprobar la extensión cubierta por la nieve.

ALUDES OBSERVADOS:

El estudio del manto nivoso y los aludes se ha realizado a partir de las observaciones y estudios nivológicos (sondeos por golpeo, tests de estabilidad y perfiles estratigráficos) realizados por el Grupo de Predicción de Aludes de Aemet y por personal del Parque de Peñalara. Además se ha recopilado información del Grupo de Rescate en Montaña de los Bomberos (GERA), de la Guardia Civil (GREIM), la Guardería Forestal, guías de montaña y montañeros expertos conocedores de la zona que han colaborado en la localización y caracterización de los aludes observados y en la cartografía de éstos. El mapa obtenido refleja todos los aludes observados durante el periodo del 2009 al 2014.

PENDIENTE:

En términos generales, los aludes se originan en zonas con pendientes que oscilan entre los 25º y los 45º. Por debajo de 25º el manto de nieve permanece estático a no ser que se produzcan situaciones atmosféricas inusuales que den lugar a nevadas extraordinarias. Por encima de los 45º la nieve se purga de forma natural, depositándose en niveles inferiores. Sin embargo, este es un factor que depende mucho del tipo de alud que estemos considerando. Así, los aludes de nieve reciente son más frecuentes en zonas con pendientes superiores a 45º, los aludes de placa se desencadenan con pendientes mayores o iguales a 30º y los aludes de fusión pueden originarse con pendientes aún menores, incluso de 25º. Para detectar estas zonas, en primer lugar, se hizo uso del Modelo Digital del Terreno de 5 metros de resolución y se ha realizado con el Sistema de Información Geográfica, un mapa de pendientes de la zona de estudio. Posteriormente este mapa generado se ha reclasificado seleccionando las pendientes superiores a 25º, 30º y 45º.

ORIENTACIÓN:

Es una variable que más que determinar el desencadenamiento de aludes condiciona el tipo de alud que se produce. Como se vio anteriormente, la nieve tiende a acumularse a sotavento de los obstáculos que encuentra. En el Macizo de Peñalara lo hace, en general, en los orientados al este (desde el nordeste al sureste), a sotavento de los vientos generales del oeste (desde el noroeste al suroeste). Esta orientación es, por lo tanto, favorable para la formación de cornisas y placas de viento y, en consecuencia, para el desencadenamiento de aludes de placa. Para realizar el mapa de orientaciones se hizo uso del Modelo Digital del Terreno, obteniendo con el SIG la orientación de cada pixel de 5×5 metros.

INSOLACIÓN:

La menor insolación ralentiza la evolución de la nieve recién caída y puede favorecer los aludes de nieve reciente así como la persistencia de las placas de hielo, Contrariamente, la mayor insolación hace que la nieve evolucione más rápidamente y puede favorecer los aludes de fusión. El mapa de radiación potencial lo hemos obtenido a partir del Modelo Digital del Terreno. Para calcular el valor de la insolación potencial se tiene en cuenta las características del terreno: latitud, altitud, orientación, sombra generada por la topografía y trayectoria solar (época del año). Se ha considerado el periodo que va entre noviembre y marzo, en el que se desencadenan la mayor parte de los aludes.

CONVEXIDAD:

La forma del relieve puede favorecer el desprendimiento de aludes. En los relieves convexos, las fuerzas de tracción por el peso del manto y las de resistencia que lo mantienen estático, trabajan en direcciones opuestas haciendo más débiles estas zonas. En los relieves cóncavos estas fuerzas que se encuentran favorecen la estabilidad del manto. Se han determinado así, los relieves convexos propicios al desencadenamiento, eliminando las zonas de roquedo y aristas en donde la nieve no se acumula.

ESTUDIO DE ALUDES OBSERVADOS EN EL MACIZO DE PEÑALARA:

Podemos destacar la escasez de aludes observados en la cara noroeste, a la que este estudio clasifica como zona moderadamente propensa al desencadenamiento de aludes. Las razones de esta escasez de aludes pueden ser varias: en primer lugar la pendiente no es muy acusada; por otra parte no es una zona excesivamente propicia a la acumulación de nieve ni a la formación de placas de viento debido a su orientación a barlovento de los vientos dominantes; y, en tercer lugar, es una zona menos transitada y puede haberse desencadenado algún alud que haya pasado desapercibido.

En el macizo no se han observado aludes de nieve reciente “puros”, aunque si existen noticias de aludes de nieve reciente polvo que han resultado de la evolución de aludes originados por la ruptura de una placa friable. El tipo de alud más frecuente es el de placa, el 66%, de los cuales el 6% son de placa friable, un tipo de alud que presenta características mixtas, unas propias de los aludes de placa y otras de los de nieve reciente. El 34% restante de aludes son de fusión o nieve húmeda. No se han registrado aludes de fondo.

Su longitud media es de 194 m aunque la mayor parte de ellos (el 63%) tienen menos de 200 m de recorrido y sólo el 17% supera los 300 m. La cota de salida es superior a los 2000 m en todos los casos. Solo en dos ocasiones la cota de salida ha sido inferior a 2.200 m. La cota de llegada es superior a los 2.000 m en un 94% de los casos. Sólo en dos desencadenamientos la cota de llegada fue inferior a 2.000 m y siempre estuvo por encima de 1900 m. La cota mínima alcanzada es de 1.980 m. El tamaño de los aludes registrados en el Macizo varía desde coladas, pasando por aludes pequeños y medianos (los más habituales), hasta alguno grande.

Cartografía de los aludes observados en el Macizo de Peñalara entre los años 2009 y 2014.

RESULTADOS:

La cartografía de zonas favorables al desencadenamiento de aludes se ha elaborado siguiendo la metodología empleada por Palomo et al., (2008). Según esta metodología, los factores que influyen en el desencadenamiento de un alud pueden clasificarse en necesarios y de intensificación.

Los factores necesarios:

Son aquellos cuya ausencia hacen muy improbable el desencadenamiento de aludes. En el área de estudio se han considerado factores necesarios:

  • Pendientes favorables: Para que se desencadene un alud tiene que existir una pendiente mínima que depende del tipo de alud: nieve reciente 45º; placa de nieve 30º; de fusión 25º
  • Ausencia de bosques densos: Se considera que un alud no se desencadena en el interior de un bosque denso ya que éstos impiden la formación de placas de nieve, favorecen la evolución de la nieve en las hojas y ramas impidiendo la llegada al suelo de nieve reciente y la presencia de árboles inhibe el desencadenamiento de aludes de fusión

Los factores intensificadores:

Son aquellos que no condicionan el desencadenamiento pero sí que aumentan la probabilidad de que éste se produzca. Estos factores varían según el tipo de alud:

  • Zonas de acumulación: estas zonas favorecen el desencadenamiento de cualquier tipo de alud
  • Orientaciones favorables: En este caso se ha considerado favorecedor la orientación hacia el este (N-E- S) para el desencadenamiento de los aludes de placa
  • Insolación potencial: La escasa insolación favorece el desencadenamiento de los aludes de nieve reciente y la fuerte insolación favorece el desencadenamiento de los de fusión
  • Convexidad del relieve: Favorece el desencadenamiento de aludes de placa

Con esta metodología se pueden establecer cuatro categorías de probabilidad de desencadenamiento para cada tipo de alud. Se considera una probabilidad de desencadenamiento baja en el caso en el que no se cumplan alguno de los dos factores necesarios. En el caso de cumplirse se establecen zonas en donde se presentan uno o más factores favorecedores, tanto más peligrosa cuanto mayor número de factores se cumplan.

MAPAS DE RIESGO DE ALUDES DE NIEVE RECIENTE, DE PLACA Y DE FUSIÓN:

Aplicando estos criterios se han obtenido los siguientes mapas que clasifican el terreno en cuatro niveles de peligro para el desencadenamiento de un alud, según sea de nieve reciente, de placa y de fusión:

CLASIFICACIÓN DEL TERRENO POR RIESGO DE ALUDES:

Aplicando el mismo método pero sin distinción del tipo de alud, se ha obtenido el siguiente mapa que clasifica el terreno en seis niveles de riesgo para el desencadenamiento de un alud:

Se observa que, en el Macizo, las áreas más propicias al desencadenamiento de aludes (categorías 3, 4 Y 5) se localizan en las cotas más altas de las vertientes orientales, las que presentan mayor pendiente y acumulación de nieve. En las zonas con menor acumulación de nieve, pero que presentan una pendiente suficiente y una vegetación favorable, como son las partes menos elevadas de las paredes glaciares y las vertientes orientales de las morrenas, la probabilidad de ocurrencia de aludes es menor, aunque no despreciable (categoría 2). Finalmente, los sectores incluidos en la categoría 1 corresponden a las áreas con pendientes propicias, superiores a 25º, y sin bosques densos pero que no presentan más factores propicios. Estas zonas se limitan al extremo septentrional de la hoya situada al norte del Macizo y a las incisiones torrenciales que aparecen en las laderas occidentales de éste.

Mapa de áreas favorables al desencadenamiento de aludes en el Macizo de Peñalara.

MAPA DE CLASIFICACIÓN DEL TERRENO ATES:

Se han cartografiado también las zonas favorables al desencadenamiento de aludes obtenidas según los criterios nivológicos y geomorfológicos definidos por el Centro de Avalanchas de Canada (clasificación ATES), clasificando el terreno en:

  • Simple: Exposición a pendientes bajas o terreno forestal. Algunos claros de bosques pueden incluir zonas de llegada de aludes poco frecuentes. Existen muchas opciones para reducir o eliminar la exposición
  • Desafiante: Exposición a zonas de trayecto de aludes bien definidas, a zonas de salida o a trampas. Hay opciones para reducir o eliminar la exposición seleccionando las rutas adecuadas
  • Complejo: Exposición a zonas de trayecto de aludes múltiples y superpuestas entre sí, o a grandes extensiones de terreno abierto y en pendiente. Zonas de salida de aludes múltiples y trampas en zonas inferiores. Mínimas opciones de reducir la exposición

Mapa de áreas favorables al desencadenamiento de aludes en el Macizo de Peñalara según criterios ATES.

Como puede observarse, la mayoría de las zonas incluidas en las categorías 3, 4 y 5, se corresponden con las áreas clasificadas como terreno Complejo según la clasificación ATES.

MAPAS DE PELIGRO DE ALUDES SEGÚN CADA ÍNDICE DE LA ESCALA EUROPEA:

Un Evaluador es un diagrama que combina una clasificación del terreno (ATES o la pendiente) con la información proporcionada por el índice del Boletín de Peligro de Aludes de la Escala Europea, para clasificar el terreno en tres niveles:

  • Verde: terreno que exige precaución normal
  • Amarillo: terreno que exige precaución extraordinaria
  • Rojo: terreno por el que no se recomienda transitar

Aplicando los Evaluadores se han obtenido cinco mapas de clasificación del terreno según el índice del Boletín de Peligro de Aludes, uno para cada nivel de dicho Boletín:


El usuario podrá utilizarlos para decidir los itinerarios más seguros según las condiciones concretas del momento.

CONCLUSIONES:

Los aludes en el Macizo de Peñalara tan sólo se producen en las zonas más altas, por encima de 1.900 m, por lo que no afectan a las construcciones ni a las infraestructuras. De todas formas, el número muy importante y creciente de personas que visitan el macizo y se adentran incluso en las zonas potencialmente más peligrosas hacen que la probabilidad de encuentro alud – persona sea elevada.

Los aludes que se producen más frecuentemente en el macizo son los aludes de placa, siendo también los que más accidentes provocan. Este tipo de aludes se desencadenan preferentemente en las laderas del macizo con orientación este, debido a que estas vertientes son las más propicias a la formación de placas. La mayor parte de las placas se forman a sotavento de los vientos dominantes, en las zonas inmediatamente inferiores a las líneas de cumbres. En muchos casos están acompañadas de cornisas de nieve. Los aludes de placa pueden producirse en cualquier momento del invierno y no están necesariamente ligados a una situación meteorológica determinada porque las placas pueden persistir durante largo tiempo.

Los aludes de fusión tienden a producirse en primavera, pero también se han observado en otros periodos del invierno coincidiendo con una temporada de temperaturas altas. Suelen ser coladas, aludes pequeños o medianos, y en ningún caso, se han registrado grandes aludes de fusión.

Los aludes de nieve reciente son muy escasos y se producen tras un periodo de nevadas intensas. En el Macizo de Peñalara se han observado, de forma esporádica, aludes de placa friable que evolucionan a aludes de nieve reciente polvo.

Abre los mapas pinchando en el desplegable de la esquina superior derecha del mapa. En la leyenda lateral encontrarás información adicional.

Este artículo es un resumen del trabajo “Los aludes de nieve en el Macizo de Peñalara” de Juan Antonio Fernández-Cañadas López-Peláez.

Se puede consultar el trabajo completo en la web de AEMet

top
3

Publicado:

Categorías: Nivología

Siete Picos Integral

Siete Picos Integral es un abrazo que ciñe un espacio único. Se desarrolla en el rincón más bello de la mítica Sierra del Dragón que citaba Alfonso X El Sabio en su General Estoria. Un círculo temporal que gira en torno a la primera carrera de montaña de nuestra sierra, y que fue organizada en 1916 por los “Amigos del Campo”. Con ella, se cristalizaba la filosofía de un grupo de estudiosos precursores de la experiencia íntegra del hombre con el medio natural. Una relación más allá de lo deportivo, pues contemplaba aspectos incluso estéticos, e incluía planteamientos culturales y sociológicos.

Ficha Técnica                                          Mapa de Situación

                   

El Ayuntamiento de Cercedilla organiza una prueba fundamentada en ese mismo espíritu. Una carrera de poco kilometraje, pero con una gran dificultad técnica. Un recorrido con alma montañera que huye de las concentraciones supernumerarias, y se abre a un futuro en el que las carreras alpinas pongan en la misma esfera el respeto por el entorno, los valores culturales y el placer por el disfrute de una actividad deportiva que forma parte de la historia viva de la Sierra de Guadarrama. Así el término Integral no solo señala el espacio que recorre, sino la experiencia de plena inmersión en este ambiente serrano.

Foto: Begoña Méndez Gil

Foto: Begoña Méndez Gil

El diseño de los trofeos o del propio recorrido; el voluntariado necesario para el desarrollo de la prueba, procede de las diversas asociaciones locales. Todos unidos en un esfuerzo en el que el único interés es revivir un sueño.

LAS ENCINILLAS:

SENDA HERREROS:

LOS SIETE PICOS:

MAJALASNA:

CAMORRITOS:

Los ganadores de esta II Edición de la Siete Picos Integral, Han sido Noel Burgos y Ana Paz, quienes han cubierto los 16 km de la prueba en 1 hora y 36 minutos y 2 horas y 5 minutos respectivamente. Cinco minutos después de Noel llegaban a la par Clemente López y Juan Manuel Agejas. La marca de Noel, rebaja en un minuto la conseguida en la primera edición por Álvaro Velázquez.

Foto: Begoña Méndez Gil

Queda pues aún sin dueño el primer trofeo de El Abrazo del Dragón, pues para conseguirlo es necesario vencer en dos ediciones de esta bellísima y dura carrera.

Foto: Begoña Méndez Gil

Prueba del buen nivel de los corredores locales de Cercedilla, es que por ejemplo la segunda plaza en chicas ha sido para Begoña Sánchez con un tiempo de 2 h 15 min. En chicos, Álvaro Martín ha hecho un tiempo de 1 h 46 min, y Alberto Pantoja dos minutos más tarde, quedando sexto en la clasificación general y segundo en la categoría local.

La programación del día se completa con marchas por montaña de nivel fácil para su disfrute en familia; la práctica de deportes tradicionales como el soga-tira, la corta de troncos o la cucaña en la que Álvaro Pantoja se llevó el jamón; conciertos de música tradicional y comida popular. Convirtiendo la jornada en un evento socio-deportivo de primera índole dentro de su calendario de Fiestas Patronales.

Texto: Miguel Ángel Dorda

Imágenes: Begoña Méndez Gil, Miguel Ángel Dorda y equipo RECmountain

:arrow: OTRAS RUTAS TRAIL

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Eventos, MONTAÑA, Trail

Vídeo Oficial del GTP 2017

Vídeo Oficial del Gran Trail Peñalara de este año. Las mejores imágenes que tomamos en esta gran fiesta del ultra-trail que se celebra a finales de junio por los más bellos rincones de la Sierra de Guadarrama.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Eventos, Trail

Cabezas de Hierro: palón NW

La cara noroeste de las Cabezas de Hierro ofrece un amplio “palón” de no mucha pendiente que nos lleva a uno de los bosques de pinos mejor conservados de la Sierra de Guadarrama. Una interesante excursión con un descenso largo y entretenido. En este año de escasez de nieve, ha sido, y es todavía, una de las pocas laderas que han mantenido espesor suficiente para esquiarse.

Ficha Técnica     Vídeo   Mapa de Situación

Las líneas en Cabezas de Hierro suponen una actividad siempre interesante, no sólo por el descenso, sino también por el paseo por la cabecera del pinar del Valle del Lozoya. Por eso, aunque se puede acceder a su cima desde el aparcamiento de Valdesquí, a nosotros nos gusta más partir de las praderas del refugio del Pingarrón, cerca de la carretera entre Cotos y Valdesquí. Nada más empezar nos introducimos en un frondoso bosque de pino silvestre con ancianos ejemplares y otras especies igual de venerables como robles, abedules y tejos. Ya en la ladera norte de las Cabezas, cuando el bosque se va aclarando, nos encontramos con algunos enormes pinos retorcidos por la crudeza del entorno.

Ya saliendo del bosque, la pendiente se acentúa y debemos elegir entre subir por el Circo de Cerradillas o por la misma cara noroeste de las Cabezas. Por Cerradillas la pendiente es algo menos empinada y se puede foquear hasta la misma cima. Por la cara noroeste podemos remontar por el palón que asciende a nuestra derecha con los esquís puestos, si la nieve está en buenas condiciones, o podemos dirigirnos hacia los espolones rocosos (los “pulmones”) en donde la pendiente nos obliga a echarnos los esquís a la espalda. Aquí nos encontramos con la cascada de hielo que nos hará más entretenida la subida.

Superada la cascada podemos llegar fácilmente por las palas de nieve hasta la cumbre, o podemos seguir buscando la corta cresta rocosa de la derecha para jugar un poco más. La pendiente disminuye y alcanzamos cualquiera de las dos Cabezas, la Mayor o la Menor, ya que desde ambas se encara bien el descenso del palón noroeste. La primera parte hasta el comienzo del palón no tiene mucha pendiente pero hay que tener cuidado ya que es fácil encontrarnos la nieve dura, o incluso helada, debido a la exposición a los fuertes y fríos vientos del norte.

Dejamos a nuestra izquierda el collado por encima del “triángulo” que separa la cara noroeste, del tubo que baja a Cerradillas. Aquí, en caso de malas condiciones, podemos escaparnos por ese tubo que suele ser más amable. El palón desciende ya hasta el bosque, con una pendiente continua y moderada que se acentúa a la mitad, aunque en ningún caso supera los 40º. Aunque la pendiente es propensa a los aludes, no hemos registrado ninguno aquí en los últimos años, pero no está de más afrontarla con precaución si las condiciones del manto son de cierta inestabilidad.

Con nevadas de sur la nieve se acumula en toda esta ladera umbría y se puede conservar en polvo mucho tiempo, haciendo este descenso muy apetitoso. Sobre todo si la nieve polvo se mantiene hasta el fondo del valle, por el pinar. En estos escasos días del invierno en el que nos encontramos la nieve profunda, es obligado el descenso de esta vertiente. Aunque el palón es algo menos empinado por la izquierda que por la zona de la derecha pegada a los pulmones, la calidad de la nieve hace que en ocasiones sea mejor bajar por este último lado.

El bosque no es muy denso y nos permite esquiar con comodidad hasta el río de las Cerradillas, en donde se termina la bajada y debemos volver a poner las pieles de foca. Si hemos venido de Valdesquí, remontaremos el Circo de Cerradillas hasta el Collado de Valdemartín para bajar directos al aparcamiento. Si no, para regresar al Pingarrón desde el río, remontaremos la ladera opuesta hacia el norte para retomar el camino por el que vinimos desde las praderas del refugio. De hecho hay un puente en el río que señala el inicio del camino de vuelta.

Sea como sea, esta excursión con esquís es una de las más interesantes de la Sierra de Guadarrama, no sólo por el largo descenso, sino también por el precioso bosque que atravesamos. Y esta temporada en la que sólo ha habido nieve en esta zona, hemos podido disfrutarla a tope de ella.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Boletín Nivo Guadarrama 2016/17

Historial de la temporada:

PELIGRO DÉBIL 1

COLADAS PEQUEÑAS DE NIEVE HÚMEDA

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Esta es la primera capa de nieve que quizás sirva de base para futuras nevadas por lo que consideramos importante mencionarl para poder seguir la evolución completa del manto esta temporada que empieza. Existe manto discontinuo desde 1700 m de altitud con espesores de 10-15 cm a 1800 m y de hasta 50 cm en las laderas norte en donde se acumuló un mayor espesor por las pasadas nevadas de sur. La nieve se encuentra húmeda en cotas bajas, pero compactada por encima de los 2000 m y con alguna placa de nieve dura. Mientras dure este proceso de fusión y rehielo el espesor irá disminuyendo y la superficie podrá ser de nieve costra.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El peligro es muy limitado, si acaso por alguna pequeña colada de nieve húmeda que podamos arrastrar a nuesro paso.

TENDENCIA: Se espera que se mantengan las condiciones actuales.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La fusión de la nieve por las lluvias pasadas ha sido importante por lo que sólo existe manto continuo en las zonas de acumulación (caras norte y noroeste) por encima de los 1900-2000 m. en estas zonas de umbría, la nieve ´se ha compactado y endurecido presentando placas de nieve dura y de hielo. Durante las horas centrales del día, las vertientes expuestas al sol, se transforman débilmente a nieve blanda para recongelarse después.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El peligro de accidentes está presente por deslizamientos en las placas de nieve dura.

TENDENCIA: Se espera que se mantengan las condiciones actuales hasta que cambie la situación meteorológica a finales de semana.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR ALUDES DE PLACA

TENDENCIA A DISMINUIR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: En esta última nevada han caído 20 litros con viento fuerte del SE, acumulándose hasta 50 cm en vertientes NW. Sobre la base antigua y rehelada encontramos un primer estrato de unos 3 cm de nieve reciente y partículas reconocibles que constituyen una capa débil. Por encima de ésta, unos 40 cm de nieve venteada de grano fino distinguiéndose otras dos capas de 25 y 15 cm respectivamente. En el test de compresión, realizado en una pendiente algo menor de 30º, el manto ha roto en el golpe 12 a una profundidad de 15 y 40 cm, observándose un plano de deslizamiento rugoso.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro de aludes de placa de viento de tamaño pequeño en las laderas orientadas al oeste y norte por encima de 2100 m, pudiéndose producir con sobrecargas débiles.

TENDENCIA: Se espera que está situación vaya estabilizándose poco a poco.

PELIGRO DÉBIL DE ALUDES

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Hay espesor continuo desde los 1800 m con espesores escasos que llegan al medio metro en las zonas de acumulación en las laderas oestes y nortes por encima de 2000 m. La nieve esta compactada por el viento y en proceso de trasformación en cotas bajas. También pueden encontrarse algunas zonas de nieve dura. Las placas de viento que se formaron están transformándose provocando la estabilización del manto.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Todavía existe peligro de deslizamiento de alguna placa de viento por sobrecargas moderadas y de tamaño pequeño.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe.

PELIGRO DÉBIL DE ALUDES

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El manto se mantiene con espesores en torrno a 50 cm en orientaciones norte y oeste y tiende a desaparecer en las laderas más insoladas. En las umbrías la nieve permanece dura o costra, mientras que en solanas sufre ciclos de deshielo y rehielo. Continua habiendo dos capas bien diferenciadas de nieve dura antigua sobre la que se asienta otra capa de nieve poco tranformada, con presencia de grano fino formando placas, entre las que existen capas débiles de caras planas y cubiletes.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe muy débil peligro de aludes de placa debido al pequeño tamaño de éstas y a la compactación de las capas más superficiales.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El manto se mantiene con espesores en torrno a 40 cm en orientaciones norte y oeste y tiende a desaparecer en las laderas más insoladas. El escaso espesor del manto hace que las rocas afloren por todas partes. La humedad que afectó al manto en días pasados y el posterior recongelamiento han provocado la formación de amplias placas de nieve dura e incluso helada, que se mantienen así durante todo el día.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las numerosas rocas que afloran en todas parte.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe en los próximos días.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La entrada de aire polar marítimo a la península ibérica sólo ha traído frío y cencellada a la Sierra de Guadarrama. El manto se mantiene con espesores en torrno a 40 cm en orientaciones norte y oeste. El escaso espesor del manto hace que las rocas afloren por todas partes. La escasa nieve se mantiene dura e incluso helada en toda su extensión.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las numerosas rocas que afloran en todas parte.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe en los próximos días.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La ola de frío Ártico prácticamente no ha dejado nieve pero sí cencellada espesa y un episodio de lluvia engelante que ha transformado el manto existente en nieve muy dura y hielo.. El manto antiguo se mantiene con espesores en torrno a 40 cm en orientaciones norte y oeste, y en el resto existe una pelícual de apenas 2 ó 3 cm de nieve nueva. El escaso espesor del manto hace que las rocas afloren por todas partes. La nieve se mantiene muy dura e incluso helada en toda su extensión.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las numerosas rocas que afloran en todas parte.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe en los próximos días.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Existe manto continuo desde los 1800 m con espesores escasos de 10 cm. En las zonas donde permanecía nieve antigua, en las vertientes norte y oeste por encima de los 1900 m, hay espesores de 60-70 cm. La nieve nueva ha formado pequeñas placas de viento (10-30 cm espesor) sobre el manto helado antiguo, que aflora en las zonas venteadas. estas placas no se han soldado bien al sustrato inferior.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Puede producirse algún pequeño alud de placa a nuestro paso, en general de poco espesor.Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las rocas que todavía afloran.

TENDENCIA: Se espera que la nieve nueva vaya desapareciendo en cotas bajas y en laderas de solana, y que persistan las placas de nieve dura y helada.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACA

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La última nevada ha dejado entre 20 y 25 cm de nieve polvo hasta en cotas bajas y los pueblos serranos. El espesor en las zonas en las que se conservaba el manto antiguo llega a los 60-80 cm (vertientes norte y oeste, sobre todo de la zona de Cuerda Larga) por encima de los 1900 m. La nieve polvo seca nueva se asienta sobre una capa de nieve suelta formada por partículas reconocibles y escarcha de entre 5 y 10 cm, Por debajo el manto se encuentra fuertemente cohesionado y rehelado.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Pueden producirse aludes de placa incluso medianos en las zonas en las que permanecía el manto antiguo descrito.

TENDENCIA: Las precipitaciones que se esperan, así como la variación en la cota de nieve, pueden hacer que cambien las condiciones en los próximos días por lo que habrá que estar atentos a la evolución de la situación.

PELIGRO DE ALUDES DE FUSIÓN

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: En cuanto al espesor, podemos decir que sólamente en cotas bajas y también en sures el balance de la última nevada ha sido positivo con unos 10-15 cm a 1800 m. En nortes, en cotas medias y altas encontramos espesores que pueden llegar a 100-140 cm en las zonas donde existía manto antiguo. La nieve en superficie se encuentra húmeda por las lluvias débiles que se están produciendo.Existe una capa superficial recongelada que se está humedeciendo (40-60 cm). A medida que profundizamos vamos encontrando grano fino y partículas reconocibles hasta llegar a una costra de rehielo del último episodio de lluvia engelante. Bajo ésta, tenemos la base antigua (40-60 cm), en la que se alternan capas duras y estratos más blandos en los que incluso hemos podido encontrar cubiletes.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Aunque pueden desprenderse aludes pequeños de fusión, e incluso alguna placa, en general el manto es estable, por estar recongelado en las capas superficiales, aunque las capas débiles del interior pueden ocasionar situaciones de mayor inestabilidad en un futuro si continúa el proceso de reblandecimiento debido al aporte de humedad.

TENDENCIA: Las precipitaciones que se esperan, así como la variación en la cota de nieve (entre 1200-2000 m), pueden hacer que cambien las condiciones en los próximos días por lo que habrá que estar atentos a la evolución de la situación.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CAMBIAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Continuamos con una situación de escasez de nieve en nuestras montañas, donde los espesores máximos rondan el metro de nieve en las zonas en donde permanecía manto antiguo. Las pasadas nevadas terminaron con lluvias importantes que hicieron desaparecer el manto en cotas bajas por debajo de los 1800 m y que en cotas superiores apenas han dejado espesores de 10-20 cm. El descenso de las temperaturas posterior a las lluvias ha transformado el manto en nieve dura hasta capas profundas (40-50 cm), con formación de placas de hielo superficiales importantes en todas las orientaciones. Bajo este manto endurecido, encontramos una capa menos resistente del manto antiguo, sin que afecte a la estabilidad general.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El peligro de aludes es prácticamente inexistente mientras estas condiciones se mantengan. Pero el manto fuertemente endurecido y con la presencia de placas de hielo y muchas rocas aflorando, le confieren un caracter muy peligroso por la posibilidad de resbalones y caídas con consecuencias graves.

TENDENCIA: La borrasca que se está posicionando frente a Portugal puede provacar la llegada de precipitaciones abundantes, aunque la cota puede fluctuar dependiendo de en dónde se coloque exactamente, por lo que cabe la posibilidad de que lleguen nevadas copiosas, aunque no se descarta que estas precipitaciones importantes puedan ser al final en forma de lluvia. Es una situación que los modelos numéricos de predicción contemplan con algo de incertidumbre por lo que deberemos estar muy atentos a cómo evolucione la situación en los próximos días.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACAS HÚMEDAS

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las abundantes precipitaciones de lluvia y de nieve que se están produciendo en los últimos días están acumulando espesores de 50 cm a 1800 m de altitud y de entre 100 y 150 cm en las cotas más altas. Allí donde existía manto antiguo (zonas de La Bola, Valdemartín y Cabezas de Hierro) se pueden alcanzar espesores de hasta 200 cm. Las pasadas 24 horas se han acumulado del orden de los 136 l/m2, en parte en forma de lluvia o nieve muy húmeda hasta por encima de los 1900 m. Estas precipitaciones se están produciendo con fuertes vientos del sureste, por lo que siguen acumulando nieve en las vertientes norte y oeste, con formación de placas de viento. La nieve reciente se encuentra en calidad polvo húmeda, con capas débiles en su interior y una capa de nieve rosa con arena del desierto. Por debajo se mantiene el antiguo manto fuertemente endurecido y con costras de rehielo.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Las placas de viento formadas encima del manto rehelado antiguo se están humedeciendo y están ganando peso debido a las nuevas precipitaciones de lluvia y nieve por lo que es posible el desencadenamiento de aludes de placa húmeda e incluso alguno de fusión en cotas más bajas. Los tests de estabilidad efectuados ayer indicaban la necesidad de sobrecargas moderadas para que se puedan desencadenar dichos aludes de placa, aunque consideramos que debido a las precipitaciones que se siguen produciendo, pudieran sobrevenir con sobrecargas débiles, e incluso no sería descartable alguno espontáneo.

TENDENCIA: Hoy, la borrasca seguirá dejando precipitaciones, por lo que esperamos que el peligro continue hasta que mejore el tiempo.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACA

PELIGRO DE ACCIDENTES POR HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las pasadas precipitaciones de lluvia y de nieve han cambiado sustancialmente el manto nivoso, encontrándonos nieve continua desde 1700 m y espesores de 50 cm a 1800 m y de más de 100 cm por encima de 2000 m, con acumulaciones importantes en vertientes a sotavento de las nevadas, caras norte y oeste. El fuerte viento durante las nevadas ha dejado espesores que pasan de los 300 cm en las zonas en las que existía manto antiguo de Cuerda Larga. Superficialmente encontramos nieve en proceso de deshielo-rehielo en las caras sur y en cotas bajas. En el resto de las vertientes encontramos una capa de nieve dura recongelada (30-50 cm) y sobre ella, placas de viento de nieve compacta dispersas en los sotavevntos, y en general de pequeñas dimensiones y de poco espesor (20-30 cm). Bajo estas capas, existe un buen espesor de hasta 100 cm de diversos estratos de nieve húmeda entre los que observamos dos estratos blandos de grano redondo con polvo del desierto. Bajo estas capas nuevas se asienta el manto antiguo (100-150 cm), compactado y estabilizado

PELIGRO DE ACCIDENTES: Las placas de viento superficiales pueden deslizar bajo sobrecargas moderadas, aunque en general serían de pequeño tamaño y escaso espesor. en laderas sur y cotas bajas podrían desprenderse algunas pequeñas coladas de fusión en las horas de más calor. Además existe el peligro de accidente por resbalones en placas superficiales de nieve dura.

TENDENCIA: Se prevee que continúen estas condiciones pero sería posible un aumento del peligro de aludes si hubiera una subida de temperaturas suficientemente importante para descohesionar la capa de nieve dura que aflora o sbyace inmediatamente debajo las placas de viento.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Existe manto continuo desde los 1700 m en caras norte y 1900 m en sur, con espesores desiguales dependiendo de la orientación, con 40 cm a 1900 m y hasta 250 cm a los 2100 m en vertientes norte y oeste, Superficialmente encontramos el manto compactado y endurecido, con placas de nieve dura e incluso hielo que, en las orientaciones de solana y al medidía se reblandece (nieve primavera). Bajo esta capa endurecida de 30-40 cm de espesor encontramos otra serie de capas algo más blandas de nieve transformada en la que se alternan varias costras de rehielo. Debajo de ellas se asienta el manto antiguo (100-150 cm), compactado y estabilizado.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El manto se encuentra sometido a procesos de deshielo-rehielo que están compactándolo y estabilizándolo. En laderas sur y cotas bajas podrían desprenderse algunas pequeñas coladas de fusión en las horas de más calor. El peligro de accidente más importante es causado por resbalones en placas superficiales de nieve dura.

TENDENCIA: Las predicciones indican que continuará esta situación anticiclónica manteniendo ls condiciones nivológicas descritas.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR HIELO

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Existe manto discontinuo desde los 1800 m en caras norte y 1900 m en sur, con espesores desiguales dependiendo de la orientación, con 30 cm a 1900 m y hasta 250 cm a los 2100 m en vertientes norte y oeste, Superficialmente encontramos el manto compactado y endurecido, con placas de nieve dura, que en las orientaciones de solana y al medidía se reblandece (nieve primavera). Bajo esta capa endurecida de 30-40 cm de espesor encontramos otra serie de capas algo más blandas de nieve transformada en la que se alternan varias costras de rehielo. Debajo de ellas se asienta el manto antiguo (100-150 cm), compactado y estabilizado.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El manto se encuentra sometido a procesos de deshielo-rehielo que están compactándolo y estabilizándolo. En laderas sur y cotas bajas podrían desprenderse algunas pequeñas coladas de fusión en las horas de más calor. El peligro de accidente más importante es causado por resbalones en placas superficiales de nieve dura.

TENDENCIA: Las nevadas esperadas para los próximos días pueden aumentar el peligro.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACA

TENDENCIA A DISMINUIR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las nevadas del viernes y sábado que acumularon espesores de entre 10 y 30 cm sobre todo a sotavento del viento del noroeste dominante, dieron paso a lluvias débiles que han humedecido y transformado el manto. Existen espesores de 10-30 cm a 1900 m de altitud y en cotas más altas el espesor es diverso dependiendo de la orientación, llegando hasta los 250 cm en zonas de acumulación en las vertientes norte. Persisten algunas placas de viento humedecidas de hasta 50 cm de espesor en las laderas sureste sobre el manto antiguo compactado y transformado. Este manto antiguO sigue teniendo mayor espesor en las laderas norte y oeste, presentando alternancia de estratos más o menos compactos, pero, de momento, estables.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Las placas de viento persistentes y humedecidas, en general de pequeño tamaño, pueden deslizarse con sobrecargas moderadas.

TENDENCIA: El anticiclón se instalará en la península, produciendo ciclos de deshielo-rehielo que irán estabilizando progresivamente el manto.

PELIGRO POR NIEVE DURA DE REHIELO

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las elevadas temperaturas han provocado la fusión del manto en cotas bajas y laderas más insoladas con una diferencia considerable de espesor entre las vertientes norte y sur. En las norte el espesor alcanza en algunas zonas altas 200 cm, pero en las sur es escaso o ha desaparecido. Los procesos de deshielo-rehielo han transformado y estabilizado el manto con una capa exterior húmeda sobre la antigua base más seca, ambas de grano redondo, observándose alternancia de estratos duros con otros algo más blandos. En los sondeos y tests realizados no se producen fracturas por sobrecargas.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Se pueden producir coladas pequeñas de fusión en las laderas más insoladas desde por la mañana, y a partir del mediodía en cualquier vertiente. También pueden producirse accidentes por resbalones en la nieve endurecida por las heladas nocturnas mientras ésta no se reblandezca por la incidencia solar.

PELIGRO POR NIEVE DURA DE REHIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las elevadas temperaturas han provocado la fusión del manto en cotas bajas y laderas más insoladas con una diferencia considerable de espesor entre las vertientes norte y sur. En las norte el espesor alcanza en algunas zonas altas 150 cm, pero en las sur es escaso o ha desaparecido. Los procesos de deshielo-rehielo han transformado y estabilizado el manto con una capa exterior húmeda sobre la antigua base más seca, ambas de grano redondo, observándose alternancia de estratos duros con otros algo más blandos. En los sondeos y tests realizados no se producen fracturas por sobrecargas.

PELIGRO DE ACCIDENTES: pueden producirse accidentes por resbalones en la nieve endurecida por las heladas nocturnas mientras ésta no se reblandezca por la incidencia solar.

PELIGRO POR COLADAS DE NIEVE RECIENTE

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las nevadas que se están produciendo han dejado un espesor de entre 10 y 20 cm de nieve reciente cubriendo el suelo desde los 1700 m. Los espesores totales son escasos, con 5-15 cm a 1800 m y hasta 150 cm en zonas en donde persistía el manto antiguo (caras norte por encima de los 1800 m). Bajo estos primeros centímetros de nieve reciente, encontramos un manto antiguo transformado y muy duro que le confiere gran estabilidad, y estratificado fundamentalmente en una capa muy dura sobre otra algo más blanda. En zonas altas expuestas al viento pueden aflorar las antiguas placas de nieve muy dura.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Pueden desprenderse coladas poco importantes de nieve reciente a nuestro paso. En zonas en donde aflora el manto antiguo, pueden producirse accidentes por resbalones. Las nevadas previstas pueden hacer que el peligro aumente en los próximos días.

PELIGRO POR REHIELO NOCTURNO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El escaso manto continúa en proceso de fusión debido a las altas temperaturas quedando neveros únicamente en las caras norte, especialmente en el macizo de Cuerda Larga. El espesor es muy escaso y sin continuidad en la mayoría de los neveros. La calidad es de nieve primavera con procesos débiles de rehielo nocturno y deshielo desde mitad de la mañana.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Hay que tener precaución de no resbalar a primeras horas por el endurecimiento de la nieve y las rocas que afloran por todas partes

PELIGRO POR COLADAS DE FUSIÓN

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Tras las últimas nevadas y un transitorio episodio de inestabilidad del manto con algún alud como el de la foto que os ponemos debajo (Autor: Toño Fernández-Cañadas) vuelve el anticiclón y la estabilidad, con procesos de deshielo-rehielo que transforman y asientan el manto, a la vez que en caras sur, la fusión es muy importante hasta cotas altas. No obstante, la nieve endurecida por las noches despejadas, persiste en laderas norte hasta bien entrada la mañana. Los espesores van disminuyendo progresivamente aguantando bien en donde el manto antiguo persistía, sobre todo en caras norte en donde podemos encontrar hasta 150 cm de nieve. En muchas laderas de solana, el espesor es escaso o incluso ha desaparecido la nieve.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Pueden desprenderse coladas poco importantes de nieve húmeda en las horas de más calor, en las pendientes más empinadas de las vertientes sur. El escaso peligro se podrá extender a otras vertientes menos soleadas con el previsible aumento de las temperaturas.

PELIGRO POR REHIELO NOCTURNO

TENDENCIA A DISMINUIR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El manto continúa en proceso de fusión debido a las altas temperaturas quedando espesor suficiente únicamente en las caras norte, especialmente en el macizo de Cuerda Larga. Los espesores son escasos y empiezan a quedarse cortadas de nieve continua incluso estas laderas más umbrías. La calidad es de nieve primavera con procesos débiles de rehielo nocturno y deshielo desde mitad de la mañana.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Hay que tener precaución de no resbalar a primeras horas por el endurecimiento de la nieve y las rocas que afloran por todas partes

Añadimos el gráfico de espesores de nieve de esta temporada 2016/2017 en el Puerto de Navacerrada, gracias al valioso trabajo de nuestro amigo Toño Fernández-Cañadas, en el que ya podemos hablar de un invierno deficitario de nieve con respecto a la media de observaciones desde 1981 hasta el 2016.

Información aproximativa elaborada con estudios someros y datos limitados del manto nivoso. (escala europea)

top
0

Publicado:

Categorías: Nivología

Cabezas de Hierro: cara N

La amplia cara norte de Cabezas de Hierro nos ofrece unos cuantos interesantes descensos que esta temporada se han mantenido en buenas condiciones desde diciembre. Con una pendiente moderada, amplias palas y bastantes metros de desnivel, nos lleva por un precioso bosque de pinos hasta el río Lozoya.

Ficha Técnica                                         Mapa de Situación

                        

En todo el amplio frente norte de las Cabezas de Hierro podemos encontrar líneas para todos los gustos, aunque ninguna extrema. En general la pendiente ronda los 35º ó 40º, excepto en los tubos Noroeste y de La Cascada de “los pulmones” en donde la inclinación llega hasta los 45º o puntualmente algo más. Toda la parte superior es amplia y abierta a los fríos vientos del norte por lo que suele tener nieve dura que lo hacen algo expuesto. En la zona de “los pulmones” rocosos en donde la pendiente se acentúa, es posible que puedan desprenderse algunas pequeñas avalanchas cuando la carga de nieve es importante.

La subida puede realizarse por la clásica ruta que partiendo del refugio del Pingarrón se introduce en el valle de Cabezas de Hierro y remonta la vertiente umbría de la montaña, primero por un precioso bosque de ancianos pinos silvestres, y después por cualquiera de las pendientes que llevan al collado entre las Cabezas. También se puede acceder por la ruta desde el aparcamiento de Valdesquí hasta la cima de Valdemartín y la cresta de la Cabeza menor, aunque es una opción mucho menos interesante.

La cara norte propiamente dicha no desciende por entre los espolones rocosos, si no más a la izquierda según miramos desde abajo. Se dirige desde la cima de la Cabeza Mayor hacia un recuenco por el que descienden los arroyos del Hierro y de Peña Mala. Cerrando el lado oeste de este pequeño circo, desciende un ancho espolón que lo separa de la vertiente noroeste en donde se encuentran “los pulmones”. Esta loma es una amplia sucesión de palas de poca inclinación que conducen al comienzo del bosque.

En esta zona alta esperamos hasta las últimas luces del día que resaltaban los tonos rosas de la última nevada con polvo del desierto, ofreciendo una paleta de colores en la ladera difícil de apreciar en las fotos. Una zona para trazar giros amplios y rápidos por esta nieve crema de estos días de calor primaveral.

Estas laderas conducen al bosque que se puede descender todo lo que la cantidad de nieve nos permita. Y cuando ésta se acaba, podemos volver por el fondo del valle o, como hicimos nosotros, regresando por la ruta de bajada hasta la zona alta del tubo Noroeste para descenderlo ya casi de noche, con la luna asomando detrás de nosotros.

Y por último, regreso a la luz de la luna hasta el coche tras una perfecta jornada de esquí guadarrameño.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
0

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Freeride