Aludes. Avalanchas

Los aludes o avalanchas son uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos en nuestras actividades en la montaña. Por poca nieve que haya, el peligro puede estar ahí (no existe el riesgo 0). Entender las causas de desencadenamiento y los diferentes tipos de aludes según las condiciones nivológicas que tenemos, puede ayudarnos a prevenirlos.

El manto nivoso permanece en equilibrio si sus fuerzas de tracción (peso del manto nivoso y el ángulo de la pendiente) son compensadas por las de resistencia (anclajes al suelo, cohesión de la nieve y rozamiento de los granos). Este equilibrio se puede romper por sobrecarga del manto (paso de animal o persona, caída de más nieve o lluvia y caída de cornisas o seracs) o disminución de la resistencia (metamorfosis del manto nivoso).

FACTORES NATURALES QUE ROMPEN EL EQUILIBRIO:

Aumento de las fuerzas de Tracción:

  • Nevadas: aumento del peso por la nieve nueva.
  • Lluvias: aumento del peso por el agua caída.
  • Transporte de nieve por el viento, sin precipitación: aumento del peso de la nieve acumulada.
  • Movimientos lentos del manto nivoso: cambios en las tensiones por fluencia, deslizamiento y reptación.

El peso de nuevas nevadas provoca el aumento de las fuerzas de tracción.

Disminución de las fuerzas de Resistencia:

  • Lluvia: pérdida de cohesión por humidificación del manto.
  • Niebla: pérdida de cohesión por humidificación del manto.
  • Movimientos lentos del manto nivoso: pérdida de anclajes.
  • Pérdida de cohesión por metamorfismo de gradiente térmico o de fusión.
  • Planos de deslizamiento y percolación de agua líquida en ellos.

Los movimientos de reptación del manto pueden producir pérdida de anclajes.

FACTORES ACCIDENTALES (NATURALES O HUMANOS) QUE ROMPEN EL EQUILIBRO:

Aumento de las fuerzas de Tracción:

  • En este caso se considera un aumento rápido pero temporal de las tensiones que producirá desequilibrios por inestabilidad latente.
  • Paso de uno o varias personas o animales.
  • Caída de rocas, cornisas o seracs.

Sobrecarga producida por el peso de un esquiador que provoca el aumento de las fuerzas de tracción.

MORFOLOGÍA DE LOS ALUDES:

Causas del desencadenamiento:

Un alud puede tener una salida espontánea debido a causas naturales, o un desencadenamiento accidental provocado por el paso de personas o animales, o por caídas de cornisas o seracs.

La caída de una cornisa o el paso de una persona pueden desencadenar accidentalmente una avalancha.

Punto de ruptura:

Pueden tener un origen puntual, o un origen lineal perpendicular a la dirección de deslizamiento.

Origen puntual del desencadenamiento.

Ruptura lineal transversal a la pendiente.

Profundidad del plano de deslizamiento:

Este plano puede estar en el interior del manto y provocar un alud de superficie, o estar en el suelo y producir un alud de fondo que deja el suelo al descubierto.

Alud de superficie que desliza sobre otras capas de nieve.

Alud de fondo que desliza sobre el suelo.

Trayectoria:

Son aludes de ladera si la trayectoria es ancha y se desliza por la pendiente, o de corredor si es más o menos estrecha y sigue las vaguadas del relieve, siendo en este último caso, previsible.

En las trayectorias previsibles que afectan a la población, se construyen defensas para evitar daños.

Depósito:

El depósito de acumulación puede estar formado por una masa homogénea pulverulenta, por bolas o por bloques más o menos grandes.

Depósito pulvurulento de nieve reciente.

Depósito en bolas de nieve húmeda.

Depósito de bloques de la ruptura de una placa de viento espesa.

Tamaño:

Tipo de nieve:

Dependiendo del tipo de nieve que arrastren, podemos distinguir los de nieve reciente, los de placas de nieve y los de nieve húmeda.

ALUD DE NIEVE RECIENTE:

Deslizamiento de masas de nieve reciente sin cohesión, pudiendo ser pequeñas coladas o enormes masas devastadoras. Tienen un arranque puntual y su depósito es una masa amplia y homogénea (nieve seca), o una acumulación de bolas (nieve húmeda).

Un caso particular es el Alud de nieve polvo, en el que la nieve se mezcla con el aire produciendo una nube asfixiante de gran velocidad (hasta 100 km/h) y poder destructivo.

Condiciones de desencadenamiento:

Se producen al acumularse espesores de nieve importantes en pendientes propicias. Cuanto más intensa sea la nevada (más acumulación en menos tiempo), mayor es el riesgo al no permitir apelmazamiento mecánico:

Condiciones favorables que minimizan el riesgo de aludes de nieve reciente:

  • Intensidad débil de precipitación
  • Vientos débiles (< 40 km/h)
  • Temperatura del aire cercana a 0ºC
  • Temperatura del aire estable o en descenso durante la nevada
  • Superficie de la nieve vieja fuertemente irregular
  • Vertiente esquiada frecuentemente

Condiciones desfavorables que agravan el riesgo de aludes de nieve reciente:

  • Fuerte intensidad de precipitación (acumulaciones grandes en poco tiempo)
  • Vientos fuertes (>40 km/h)
  • Temperaturas bajas (por debajo de -5 a -10ºC)
  • Temperatura del aire en ascenso durante la nevada
  • Superficie de la nieve vieja muy lisa o suelta
  • Vertiente raramente esquiada

ALUD DE PLACA DE NIEVE:

Deslizamiento de capas de nieve compacta y densa, pero que no se cohesionan con el sustrato inferior por presentar éste un plano de deslizamiento (nieve granulada, granos de caras planas, cubiletes o escarcha). El arranque es lineal y trasversal a la pendiente, y el depósito está formado por bloques irregulares.

Un caso particular es el Alud de placa de viento , formados a sotavento de aristas o crestas. El viento rompe los cristales en partículas finas que se cohesionan bien entre ellas formando placas rígidas, pero que no se anclan al sustrato inferior por no haber apelmazamiento.

Tipos de placas:

  • Placa de viento: más compactas, densidad de 100 a 200 kg/m3. Se distinguen facilmente.
  • Placa friable: menos compactas, densidad de 50 a 100 kg/m3. Son muy difíciles de distinguir ya que la sensación es estar en un manto de nieve reciente. La estructura de placa se forma en la base del estrato de nieve reciente por lo que al romper, lo hace linealmente, pudiendo venirse abajo toda la ladera. Son estas placas las que más víctimas producen.

Capa superficial de nieve en polvo que rompe en placa (placa friable).

Condiciones de desencadenamiento:

Se producen con la sobrecarga del manto al existir una estructura de placa dentro del mismo, hablamos entonces de inestabilidad latente debido a la existencia de una capa frágil en el interior.

Condiciones favorables que minimizan el riesgo de aludes de placa:

  • Vientos débiles (< 40 km/h)
  • Poca cantidad de nieve reciente disponible
  • Temperatura del aire cercana a 0ºC
  • Superficie de la nieve vieja fuertemente irregular

Condiciones desfavorables que agravan el riesgo de aludes de placa:

  • Vientos fuertes (>40 km/h)
  • Mucha cantidad de nieve reciente disponible
  • Temperaturas bajas (por debajo de -5 a -10ºC)
  • Superficie de la nieve vieja muy lisa o poco cohesionada

ALUD DE FUSIÓN:

Deslizamiento de nieve húmeda sin cohesión, en pequeñas coladas o transportando grandes masas de nieve. Generalmente su salida es puntual, circulando por las vaguadas entre los 20 y 50 km/h. El depósito forma un cono de bloques densos y materiales arrastrados.

En ocasiones estos aludes llegan a ser de fondo, sobre todo al final de la primavera y sobre terrenos herbáceos.

Condiciones de desencadenamiento:

Cuando en un manto de nieve húmeda formado principalmente por grano redondo, se debilitan los puentes de hielo que unen dichos granos hasta que no soporta su propio peso. Tenemos que estar vigilantes con el aumento de la temperatura.

Condiciones favorables que minimizan el riesgo de aludes de fusión:

  • Temperaturas frías
  • Cielos despejados por la noche

Condiciones desfavorables que agravan el riesgo de aludes de fusión:

  • Temperaturas altas
  • Cielos despejados por el día: fuerte radiación solar
  • Cielo cubierto por la noche
  • Lluvias moderadas
  • Nieblas húmedas

ALUD MIXTO:

En muchas ocasiones se producen aludes que son combinación de los tipos fundamentales vistos. Se producen así deslizamientos de nieve que comienzan siendo de un tipo y terminan por ser de otro. Son habituales en los grandes aludes. La caída de rocas, cornisas o seracs frecuentemente produce una rotura por sobrepeso en la capa de nieve en la que caen desencadenando el alud.

Texto: Luis Pantoja; Imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
1

Publicado:

Categorías: Nivología

Aludes: errores fatales

Este fin de semana encontramos por la web un reportaje titulado “Consejos para sobrevivir bajo un alud” en el ABC.es. Tan sólo el título nos produce escalofríos. Alguien que no sepa mucho sobre el tema, seguramente piense que después de leerlo va a ser capaz de sobrevivir a una avalancha, lo que es rotundamente falso. Un alud se comporta como un fluido, pero en el momento en el que se detiene “fragua” como el yeso (dependiendo del tipo de nieve) y escarbar es prácticamente imposible. Si quedas enterrado, lo más probable es que no puedas salir por tus propios medios.

Podéis leer el artículo en este enlace. En él se incluye este vídeo de 112cmadrid, que difundieron después de haber publicado otro sobre cómo evitar una zona de aludes.

Al ver el artículo periodístico publicado en ABC.es sobre los aludes en Madrid y las vagas e incluso contraproducentes recomendaciones de los portavoces del 112 sobre el peligro de aludes, nos hemos decidido a plantear nuestro punto de vista al respecto en base a nuestra experiencia y conocimientos del tema:

• Nuestra crítica no se dirige a los miembros de los cuerpos de rescate, que en su gran mayoría son los mejores profesionales que hay en asuntos de seguridad, sino a la información que hemos oído de alguno de sus portavoces. Somos conscientes de la falta de recursos que impide una completa formación de esos miembros que la suplen con su gran experiencia y categoría personal.

• El artículo periodístico va más allá y no sólo se hace eco de esas vaguedades que pueden inducir a errores fatales, si no también hacen la recomendación contraria a lo que el portavoz aconseja en lo referente al tipo de laderas y pendientes más peligrosas.

• Nos asusta ver la poca o nula rigurosidad con la que se trata en los medios de comunicación este tema que todos los años causa víctimas incluso aquí, en el Sistema Central.

 

Comenzamos a leer y no paramos de encontrar errores por todas partes. El primero en la entradilla: “…activado el nivel 2 por riesgo de aludes por encima de los 1.200 metros en la Sierra de Madrid.”

A 1200 metros no hay nieve en la Sierra de Madrid. El dato correcto que da el boletín nivológico son 2200 metros, restringiendo el perímetro a las zonas altas (las cimas de Peñalara, Claveles, La Bola, Cabezas, etc).
Más adelante nos encontramos un párrafo expresado completamente al revés: “Se aconseja caminar por laderas lisas, con una inclinación entre 30 y 60 grados, sin grandes rocas ni árboles.”

¡¿Laderas lisas de 60º?! Tratándose de un reportaje sobre seguridad, debería haber un mínimo rigor periodístico. En todo caso, lo correcto será decir que se desaconseja caminar por laderas de de entre 30º y 60º, que son aquellas en las que existe una probabilidad mayor de desencadenamiento de aludes. En cuanto a evitar laderas con grandes rocas y árboles, está escrito al revés, pero es matizable (en ocasiones las zonas con irregularidades del terreno suponen puntos débiles).
Dejamos aparte los datos erróneos y pasamos a lo que nos parece realmente irresponsable. Tanto el vídeo como el artículo pueden dar a muchos la idea falsa de que uno mismo puede ser capaz de escapar de una avalancha. Más concrétamente, salir escarbando en caso de quedar sepultado. Esto es un error fatal, incluso en esta Sierra, por pequeña que sea. Os explicamos por qué:

En las montañas del Sistema Central se producen las siguientes particularidades:

• El número de aludes de nieve reciente (de nieve polvo) es muy escaso debido a los procesos de humidificación y posterior rehielo que compactan y estabilizan el manto (en los últimos 5 años no se ha observado ninguno). Sólo en este tipo de aludes de nieve suelta y bajo ciertas condiciones favorables, es posible que un sepultado pueda mover las extremidades y escavar para salir. 

• El 34% de los aludes observados en este periodo de tiempo ha sido de fusión, únicamente en el caso de pequeñas coladas es posible salir por uno mismo siempre que tengamos los brazos libres, ya que la densidad y peso de la nieve impiden que un sepultado pueda mover un dedo. 

• El 66 % de los aludes registrados en este periodo de tiempo ha sido de placa, ya sea friable (el 6%) o densa. En el caso de los aludes de placa friable de pequeñas dimensiones, quizás fuera posible mover los miembros en el interior del depósito. Pero en el caso de aludes de placa densos (60%), en el momento en el que el alud se detiene se produce un apelmazamiento que impide mover un solo dedo (digamos que fragua como el yeso).

Estos datos pertenecen a un estudio pormenorizado de los aludes registrados en el macizo de Peñalara durante los últimos 5 años, realizado por Juan Antonio Fernández-Cañadas, a quien agradecemos enormemente su colaboración.

..

En este ilustrativo vídeo podréis ver cómo a pesar de tener la cabeza y el brazo liberados, el motorista no puede salir sin ayuda de sus compañeros. Imaginaos la impotencia que se debe de sentir con la cabeza dentro.

Por tanto, no se puede dar la idea en esta sierra de que es posible la excarcelación de uno mismo en caso de ser sepultados.

En el primer vídeo del 112 sobre prevención de aludes desaconsejan transitar por laderas lisas, recomendando el paso por los cordales. Esta afirmación es cierta, pero siempre hay que matizarla: precisamente uno de los lugares de mayor riesgo, debido al aumento de las fuerzas de tracción, son las laderas convexas. Es en estos sitios donde encontramos cambios de pendiente y algunas de las mayores acumulaciones de nieve. En 2009 una avalancha se llevó la vida de una persona en Peñalara, cerca de las cornisas de la Ceja. La placa de viento que produjo el accidente se rompió a escasos metros del cordal entre Dos Hermanas y Peñalara. Lo que queremos que se entienda es que si la información es así de escueta, puede dar lugar a error.

Imagen tomada por Luis Pantoja el día siguiente al desencadenamiento de la avalancha descrita en el párrafo anterior.

Mencionamos, sin querer darle mucha importancia, un par de comentarios sobre el uso de nuestra saliva para saber dónde está la superficie gracias a la gravedad. La presión a la que nos somete la nieve si nos sepulta es tan grande que es casi imposible determinar la vertical gracias a un escupitajo. Seguramente no tengas espacio ni visión como para sentir hacia dónde cae, ni mucho menos si te orinas encima…
En definitiva, no nos parece responsable que se divulgue la información nivológica de manera tan escueta, incompleta e incluso incorrecta. El tema de los aludes es muy serio y se deberían sentar unas bases claras en torno a la divulgación y formación sobre el tema.

En RECmountain, nos parece fundamental actuar de la siguiente manera:

• Siempre que vayamos a acudir al monte, hemos de leer con atención los partes nivológicos. En cada cordillera existe unBoletín nivológico y tenemos que saber interpretarlo correctamente. Para ello el primer paso es recibir una formación mínima previa.

• Igual de importante es consultar la previsión meteorológica, que puede variar el peligro emitido en el boletín. El estado de la nieve depende de las condiciones del tiempo. En un rango de tiempo muy corto, el peligro puede incrementarse o disminuir considerablemente. No debemos creer que la estabilidad del manto va a ser continua durante días, incluso durante horas.

• Si existe peligro de avalanchas, todo el que vaya a transitar por zonas de potencial riesgo tendría que ir equipado con pala, sonda y ARVA y conocer su funcionamiento. Nunca está de más cualquier otro tipo de material específico, como el sistema ABS, avalung, etc.

• Tened en cuenta un dato: la mayoría de los accidentes por avalancha están provocados por la víctima o sus compañeros. La gestión individual del riesgo es la que lo minimiza en mayor medida.

Nuestro mejor consejo es el siguiente, no lo olvidéis nunca:

 Ante la mínima duda, hay que RENUNCIAR a la actividad. La mejor actuación frente a los aludes es la PREVENCIÓN

A continuación os enumeramos algunos errores fatales que vulgarmente se escuchan hasta en ambientes de montaña:

• “Después de 2 ó 3 días de acabar de nevar siempre disminuye el peligro de aludes“. FALSO. No siempre ocurre así, depende del tipo de metamorfosis que se produzca en el manto en los días siguientes. El manto puede estabilizarse y desestabilizarse con el paso del tiempo.
• “Cuando hace mucho frío no se producen avalanchas“. FALSO. En ocasiones puede producirse un gradiente térmico de temperatura que haga disminuir la cohesión de los granos de nieve.
• “No hay peligro si la capa de nieve es fina“. FALSO. la metamofosis de gradiente térmico por la llegada de aire frío se ve favorecida en espesores menores.
• “No hay peligro de aludes en los bosques“. FALSO. En ocasiones los bosques poco densos ocultan zonas de fragilidad.
• “Un terreno irregular fija el manto“. FALSO. ,A veces las irregularidades del terreno propician el que existan zonas de débil cohesión.
• “Las crestas son seguras“. FALSO. ,Auqnue en general esto es cierto, no siempre es así. Es aquí en donde existe cambio de pendiente con laderas convexas en donde las fuerzas de tracción son mayores. Un ejemplo:

..

• “Las huellas de esquí son garantía de seguridad“. FALSO. Incluso en laderas trilladas es posible el desencadenamiento de aludes. Fijaos en el siguiente vídeo:

..

Esperamos que este reportaje sirva para que se tome conciencia de que el peligro de avalanchas no es ninguna tontería. Nuestra única intención es la de difundir aquello que la experiencia y el trabajo nos van enseñando. 

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Nivología

¿Qué es la Nieve?

Todos sabemos qué es la nieve pero ¿conoces realmente cómo se forma? ¿sabes que los pueblos nórdicos tienen más de un centenar de vocablos diferentes para cada tipo? ¿reconoces las diferencias entre los cristales que se forman en la atmósfera de los que se depositan en las superficies?

FORMACIÓN:
Cuando el aire en la atmósfera se enfría lo suficiente, se satura de humedad y el vapor de agua sobrante se convierte en cristales hexagonales de hielo por sublimación inversa. Este proceso puede ocurrir de dos maneras diferentes:

Nucleación homogénea: Al elevarse una partícula de aire y enfriarse adiabáticamente hasta su saturación, el vapor de agua se sublima directamente en cristales de hielo. Este proceso, en la atmósfera, sólo ocurre a temperaturas muy bajas (inferiores a -40ºC). A temperaturas superiores, estos cristales se vuelven a evaporar por la presión de su propia tensión superficial.

Nucleación heterogénea: En la atmósfera hay partículas sólidas microscópicas, algunas de las cuales son amantes del agua, como las sales de los océanos, el anhídrido sulfuroso, etc. Estas partículas higroscópicas (núcleos de congelación) absorben directamente del aire la humedad, convirtiéndose en cristales, y proporcionándoles una fuerza molecular que compensa su tensión superficial. Así es posible la formación de cristales a temperaturas superiores a los -40ºC.

Pero si las temperaturas se mantienen entre los 0ºC y los -12 ºC los núcleos de congelación no son muy efectivos y el agua permanece en forma líquida, en estado de subfusión. Si ninguna parte de la nube se aproxima a esos -12ºC puede que no se lleguen a formar los cristales de hielo, y ocurre que llueve aunque la temperatura sea negativa. Resumiendo:

Condiciones necesarias para la formación de cristales de nieve en la atmósfera:

  • Con T < -40ºC no son necesarios núcleos de congelación
  • Con T > -40ºC sí hacen falta núcleos de congelación
  • Con T > -12ºC no se forman los cristales de nieve

Una vez formado el cristal de hielo, éste crece de tamaño por coalescencia, es decir por absorción del vapor de agua circundante para sublimarse en torno suyo. Estos cristales atraviesan diferentes capas de aire y van creciendo y mezclándose unos a otros para formar los copos, que acaban precipitando cuando las corrientes de aire ya no soportan su peso. Durante el proceso de crecimiento del cristal microscópico recién formado, éste se desarrolla de manera diferente según la temperatura y humedad de la capa de aire que va atravesando.

  • Por debajo de los -13ºC el cristal hexagonal crece por sus vértices adquiriendo formas estrelladas.
  • Entre -12ºC y -10ºC el cristal crece en plano por los lados del hexágono formando plaquetas.
  • Entre -9ºC y -6ºC el cristal crece a lo largo del eje central del hexágono, produciendo formas alargadas como columnas o agujas.
  • Entre los -6ºC y -2ºC crece absorbiendo humedad y formando cristales más amorfos, dando lugar a la nieve granulada.

CLASIFICACIÓN DE LA NIEVE:

Los cristales de nieve adquieren formas muy diferentes al ir creciendo de manera diferente según la capa de aire que va atravesando durante su caída hasta el suelo. En las regiones próximas a los Polos como los Países Nórdicos, Canadá o Japón, tienen más de cien vocablos para los diferentes tipos de nieve. Para simplificarlo, la OMM (Organización Meteorológica Mundial) los ha clasificado en los siguientes tipos fundamentales:

  • Plaquetas: De formas planas y normalmente hexagonales.
  • Estrellas: Formas estrelladas con seis ramas.
  • Columnas: Barritas cilíndricas o trapezoidales.
  • Agujas: Formas de aguja que pueden cruzarse.
  • Dendritas: Estrellas tridimensionales, no planas.
  • Tszumis: Columnas entre plaquetas por la unión entre ambas formas.
  • Partículas irregulares: Cristales sin una forma concreta.
  • Nieve granulada: Granizo menudo y blando.
  • Gránulos de hielo y granizo: Bolas de hielo duro.

Fuente: snowcrystals

PRECIPITACIÓN Y DEPÓSITOS DE NIEVE:

Pero no todo lo blanco que cubre el suelo son cristales de nieve que precipitan de la atmósfera. También existen otros depósitos de cristales de nieve formados en las superficies y que, cómo veremos próximamente, son diferentes a los creados en la atmósfera libre y su morfología y características difieren mucho.

- Nieve: Precipitación de cristales de nieve formados en la atmósfera, que generalmente caen unidos entre sí, formando copos. Al acumularse en el suelo empiezan a transformarse según las condiciones meteorológicas en diversos tipos de granos de nieve que confieren al manto diferente grado de estabilidad.

- Aguanieve: Precipitación simultánea de lluvia y de nieve que generalmente estabiliza el manto al apelmazarlo.

- Granizo: Es lluvia que ha sufrido un proceso de congelación en la atmósfera antes de caer, formando bolas de hielo de diámetro entre 2 y 5 mm. (pedrisco: hasta de varios centímetros).

- Cencellada: Depósito sobre las superficies de cristales de hielo en capas, debidas al paso de una nube con temperaturas negativas. Cristales agrupados en formaciones grumosas generalmente, con aspecto de coliflor, muy frágiles y que forran completamente árboles y rocas. Al quedar enterrados bajo nuevas nevadas, pueden formar capas frágiles e inestabilidad latente en el manto de nieve.


- Escarcha: Depósito de cristales de nieve en las superficies, al enfriarse el aire por debajo de 0ºC, por irradiación nocturna y enfriamiento del suelo durante las noches despejadas. Cristales triangulares de aspecto foliáceo (forma de hojas) muy frágiles y que pueden llegar a tener varios centímetros de tamaño. Al ser frágiles y grandes, enterrados forman capas frágiles produciendo inestabilidad latente en el manto.


- Helada: Congelación directa del agua del suelo, formando costras de hielo. La congelación del agua de capas superficiales de nieve en fusión, puede provocar planos de deslizamiento a las nuevas nevadas que caigan.

- Ventisca: Nieve levantada del suelo por el viento, y que reduce la visibilidad a veces de manera drástica. Sus acumulaciones pueden llegar a ser muy importantes y provocarán la formación de placas de viento más o menos inestables.

Próximamente veremos que ocurre con la nieve cuando se acumula en capas en el suelo y cuáles son los procesos de metamorfosis de la nieve en el manto.

Texto: Luis Pantoja; Imágenes: equipo RECmountain, salvo mención expresa.

top
0

Publicado:

Categorías: Nivología

El Manto Nivoso

La nieve empieza a acumularse en nuestras montañas y va cubriéndolas con un velo blanco que nos hipnotiza. Pero este atractivo manto puede distraernos del peligro que en ocasiones conlleva. Saber qué es el manto nivoso y comprender cómo se comporta, puede ayudarnos a entender y a reconocer uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos cada invierno: los aludes.

Anteriormente hemos visto los diferentes tipos de cristales de nieve que se forman en la atmósfera, así como esos otros depósitos helados que van acumulándose en las montañas. Las primeras capas de nieve que se depositan en el suelo van transformándose según las condiciones meteorológicas que sucedan durante y después de la nevada: temperatura, humedad, viento, precipitación, etc… Esta primera base sirve de asiento a nuevas nevadas que a su vez van evolucionando según las nuevas condiciones. A medida que avanza el invierno, la nieve va aumentando en espesor gracias a la acumulación de sucesivas nevadas, formando así, un conjunto de estratos de nieve de diferentes espesores y características. A este heterogéneo conjunto de estratos de nieve lo llamamos Manto Nivoso.

Este manto está sometido las diferentes fuerzas internas de tracción y resistencia que hacen que se comporte de una u otra manera en función de las características físicas de cada estrato que lo conforma. Variables como el tipo de nieve, espesor, temperatura, humedad, dureza, cohesión, densidad, contenido de agua líquida, etc, proporcionan al conjunto del manto nivoso unas determinadas propiedades termodinámicas:

TEMPERATURA DEL MANTO:

La temperatura de cada estrato diferente depende de la temperatura del aire exterior, del viento, de la humedad, del flujo geotérmico y de la radiación solar absorbida por el día y reflejada por las noches. El calor del suelo provoca el que a medida que el manto aumenta en espesor y aísla las capas bajas del frío exterior, la temperatura en los estratos inferiores se acerque a 0º C (dependiendo del tipo de suelo y altitud).

El tipo de nieve de la capa superior determina la cantidad de radiación solar que absorbe durante el día: entre el 10% de la nieve reciente y el 50% de la nieve vieja. Pero por la noche, la nieve se comporta como un cuerpo negro, emitiendo radiación térmica y produciéndose una pérdida de energía superficial, menor cuanto mayor sea la nubosidad.

La fusión significativa del manto a final de temporada es por la parte superior y no por la base. Esta fusión o las lluvias pueden producir corrientes de agua líquida que se filtran hacia el fondo y fluyen buscando la máxima pendiente formando surcos de percolación.

DENSIDAD DE LA NIEVE:

La densidad de la nieve depende fundamentalmente del tipo de nieve de cada estrato. La nieve reciente seca tiene una densidad de unos 50 kg/m3, pero por su propio peso va apelmazándose del orden de un 15 % a un 20 % en el día. Otros factores como la temperatura, humedad, viento, etc, provocan el aumento de su densidad hasta llegar a unos 500 kg/m3 de la nieve vieja, transformada.

El hielo glaciar puede llegar a densidades del orden de los 900 kg/m3 debido a la presión sufrida por la misma masa de hielo que expulsa gran parte del aire que contiene la nieve.

RESISTENCIA A LA TRACCIÓN Y A LA COMPRESIÓN:

El manto nivoso está sometido a una compresión mecánica por su propio peso, y a una térmica mayor cuanto más se acerque a los 0º C. Aparte de esto, el relieve hace que en unas zonas el manto esté sometido a fuerzas internas de compresión (zonas cóncavas), y a otras de tracción (zonas convexas). El manto resiste mejor la compresión que la tracción y es en estas zonas convexas en donde el manto es propenso a romperse pudiendo provocar deslizamiento de masas de nieve.

VISCOSIDAD Y PLASTICIDAD DEL MANTO:

Dependiendo de la temperatura y humedad del manto, éste será más o menos plástico y más o menos viscoso. 

Plasticidad: Esta propiedad física indica la rigidez y facilidad de ruptura. Cuanto más plástico sea el manto, más fácil es que se produzca su ruptura súbita.

Viscosidad: Es una propiedad física que indica la capacidad de fluencia de la nieve pendiente abajo. Cuanto más viscoso sea el manto, más fácil fluirá ladera abajo.

Ambas propiedades están relacionadas entre sí.

Un manto de nieves secas y temperaturas bajas es muy plástico y poco viscoso por lo que tiende a fracturarse fácilmente y a resistirse a fluir lentamente ladera abajo. Esto provoca tensiones dentro del manto que pueden desembocar en una ruptura súbita y deslizamiento rápido de nieve. En ocasiones no se llega a deslizar la nieve pero sí observamos unas fisuras rectilíneas, finas y de labios lisos, que nos indicarán esa situación de inestabilidad latente.

Un manto de nieves húmedas y temperaturas próximas a 0º C es poco plástico, pero sí muy viscoso por lo que tiende a fluir lentamente ladera abajo en movimiento de reptación y apelmazamiento, resquebrajándose del manto superior mejor sujeto al suelo, y produciendo unas fisuras grandes, curvas o irregulares y de labios rugosos, propias de la primavera o principios de verano.

COMPACTACIÓN POR VIENTO:

La nieve arrastrada por el viento produce un importante efecto de transporte y alteración de la estructura del manto. Aparecerán zonas en donde el manto erosionado haya sido barrido, y otras en donde encontraremos grandes acumulaciones.

El viento pulveriza las estructuras cristalinas de nieve, en partículas finas y redondas que se unen muy bien entre sí. Esto hace que en donde se depositen las partículas encontremos capas de nieve resistente y densa (placas de viento), más resistente y densa cuanto mayor haya sido la intensidad del viento.

En las zonas de barlovento, el manto se erosionará formando sastruguis y penitentes.

Y a sotavento se formaran acumulaciones: dunas, cornisas y placas de viento.

COHESIÓN DE LOS GRANOS DE NIEVE:

La nieve permanece en equilibrio en pendientes inclinadas debido al rozamiento de sus granos. Dependiendo del tipo de nieve que tengamos, ésta aguantará sin venirse abajo hasta un ángulo de pendiente determinado Para la nieve húmeda o trasformada ese ángulo no llega a los 30º, pero para la nieve reciente seca, puede llegar a sujetarse en pendiente de hasta 80º (como los famosos “spines” de Alaska).

La cohesión entre los distintos tipos de granos de nieve, nos indicará su capacidad para estar unidos entre sí y no derrumbarse ladera abajo. Vamos a ver que tipo de cohesión existe entre granos desde que se produce la nevada y según va evolucionando el manto:

COHESIÓN POR TRABAZÓN:

Es un tipo de cohesión mecánica de la nieve recién caída debido a que las ramificaciones de los cristales se enganchan entre sí. Aparece durante, y justo después de la nevada y es de corta duración. Es una cohesión débil.

COHESIÓN POR SINTERIZACIÓN

Según la nieve se va apelmazando y va evolucionando en el manto, va desapareciendo la cohesión anterior y aparece un tipo de cohesión termodinámica. Se produce por creación de puentes de hielo a nivel microscópico entre los cristales que se han ido redondeando. Da gran estabilidad y una cierta rigidez al manto. Es una cohesión buena.

COHESIÓN CAPILAR:

Aparece cuando el manto es húmedo debido a un aumento de temperatura o a lluvia o niebla. Se produce cuando el contenido de agua líquida en el manto llega a ser de un 3% a un 8% y afecta a todos los tipos de nieve. Aparece entonces, entre los granos, una película de agua que crea entre ellos una fuerza capilar que los une, pero de manera débil, más débil cuanto mayor sea el contenido de agua líquida. Es una cohesión débil.

COHESIÓN POR REHIELO:

Es un tipo de cohesión termodinámica que aparece en mantos de nieve húmeda cuando al bajar la temperatura, el agua líquida se congela soldando los granos entre sí. Da gran estabilidad y rigidez al manto. Es una cohesión excelente.

En el próximo artículo explicaremos pausadamente la Metamorfosis del Manto y cómo los cristales de nieve evolucionan según las condiciones reinantes para construir los distintos tipos de granos que podemos encontrar en el manto. Veremos cómo estos distintos tipos de granos y su cohesión determinan el peligro de aludes del manto nivoso.

Texto: Luis Pantoja; Imágenes: RECmountain, salvo las no firmadas.

top
1

Publicado:

Categorías: Nivología

Metamorfosis de la Nieve

El manto nivoso evoluciona en función de las condiciones atmosféricas, provocando que los cristales de nieve se transformen en diferentes tipos de granos de características dispares y que producen que el manto sea o no inestable.

Ya hemos visto los diferentes tipos de nieve y qué es el manto nivoso. Ahora vamos a ver cómo evoluciona y sus consecuencias:

A medida que la nieve se va acumulando en el suelo y forma la primera capa, va evolucionando según las condiciones de temperatura, humedad, viento, etc, que se presentan. Una nueva nevada cubrirá la anterior y evolucionará según las nuevas condiciones meteorológicas. Tras sucesivas nevadas tendremos un manto nivoso formado por estratos de diferentes espesores y características en función de cómo haya evolucionado cada uno de ellos según las condiciones reinantes.

A estos diferentes caminos de evolución del manto según las condiciones meteorológicas, lo llamamos metamorfosis de la nieve. Existen cuatro tipos fundamentales de metamorfosis de los cristales de nieve que producen alteraciones en sus estructuras moleculares, modificando así sus características físicas, y en concreto una muy importante, su cohesión interna. Cada tipo de metamorfosis provocará la evolución de los cristales en granos de nieve con diferente cohesión entre ellos. Si el manto, tras esa metamorfosis, pierde cohesión, éste será más inestable. Si gana en cohesión, será menos inestable.

TIPOS DE METAMORFOSIS DEL MANTO NIVOSO:

METAMORFOSIS MECÁNICA:

Este cambio en la estructura de los cristales de nieve, es producido por presión (debido al peso de la misma capa de nieve), o por viento (el empuje de éste, rompe y pulveriza los cristales). Este tipo de metamorfosis destruye las estructuras cristalinas y las reduce a pequeños fragmentos que se unen entre sí, eliminando poco a poco la débil cohesión por trabazón y sustituyéndola por una mejor cohesión por sinterización. Estas nieves cohesionadas forman capas de partículas muy finas, más o menos compactas y densas, llamadas placas de viento.

Habitualmente, estas placas no se cohesionan bien con la capa de debajo y pueden deslizar sobre ellas. Este tipo de metamorfosis es muy común a sotavento de los vientos dominantes: en concavidades, canales y bajo las cornisas.

Causas:

  • Viento: al romper y entrelazar los cristales.
  • Presión: por el peso de las capas superiores.

Consecuencias:

  • Destrucción de los cristales.
  • Apelmazamiento del manto y aumento de la densidad.
  • Desaparición de la cohesión por trabazón.
  • Aparición de la cohesión por sinterización.

METAMORFOSIS DE GRADIENTE TÉRMICO:

Se produce en el manto nivoso cuando la diferencia de temperatura en su interior, o en una zona de él, es grande. El flujo geotérmico del suelo provoca que la base del manto nivoso aumente de temperatura hasta aproximarse a los cero grados centígrados. Este flujo depende del tipo de suelo, altitud, latitud, etc y es más efectivo cuanto mayor sea el espesor del manto. Cuando en una zona del manto tenemos una parte superior más fría que en la zona más baja, se produce una ascendencia lenta de aire en el interior y parte del vapor de agua que lleva, se cristaliza en torno a los granos de nieve, construyendo así, otros cristales de nieve distintos, frágiles y de menor cohesión entre ellos (caras planas y cubiletes).

La velocidad del proceso es mayor cuanta mayor sea la diferencia de temperatura, y cuanto menor sea el espesor del manto, y se ve favorecido en las zonas de contacto entre capas y cerca de las oquedades del relieve. Suele producirse cuando irrumpe una masa de aire muy frío, y es más común en caras norte.

Causas:

  • Gradiente de temperatura medio en el manto (de 0,5º C a 2º C por cada 10 cm).
  • Gradiente de temperatura fuerte en el manto (+ de 2º C por cada 10 cm).

Consecuencias:

  • Construcción de cristales de nieve nuevos de baja o nula cohesión.
  • Formación de capa muy frágil.
  • Desaparición de la cohesión por trabazón o sinterización.
  • Inestabilidad mayor cuanto mayor sea el gradiente.

METAMORFOSIS DE ISOTERMIA:

Se produce cuando en el manto nivoso hay poca diferencia de temperatura entre capas. Las partículas de nieve pierden su estructura cristalina y se trasforman en granos finos y redondos. Las finas puntas de las estrellas, agujas, etc, se evaporan, y este vapor se deposita en el centro del cristal redondeándose y amentando en tamaño. Estos granos se van aglutinando y uniendo, ganando en cohesión. Este proceso se ve favorecido por las temperaturas suaves.

Causas:

  • Gradiente de temperatura débil en el manto (de 0,1º C a 0,4º C por cada 10 cm).
  • Manto isotermo (sin diferencias apreciables de temperatura en su interior).

Consecuencias:

  • Los granos de nieve pierden su estructura cristalina y se redondean.
  • Se forman granos cada vez más grandes y mejor cohesionados.
  • Desaparición de la cohesión por trabazón.
  • Aparición de la cohesión por sinterización.

METAMORFOSIS DE FUSIÓN:

Cuando hay precipitación en forma de lluvia, o días de niebla húmeda, o se produce un aumento de temperatura por encima de los cero grados, se forma una película de agua alrededor de los cristales. Esta agua, por sucesivos ciclos de deshielo y rehielo, modifica los cristales y los redondea formando granos grandes y redondeados (nieve vieja o primavera).

La película de agua sujeta por capilaridad los granos de nieve entre ellos, pero si la cantidad de agua líquida en el manto sigue aumentando, pierde esa débil cohesión. Al helarse el agua por las noches, el manto queda muy bien cohesionado, pero con el calor del día el hielo entre granos se licua y esta excelente cohesión desaparece. Si la cantidad de agua líquida es grande, se filtra hasta capas más duras o hasta el suelo, formando planos de deslizamiento.

Causas:

  • Aparición de agua líquida en el manto por lluvias, niebla o calor.

Consecuencias:

  • Los granos de nieve pierden su estructura cristalina y se redondean.
  • Los granos se aglutinan y unen débilmente por capilaridad.
  • Si la temperatura baja, se cohesionan de manera excelente por rehielo.
  • Si la cantidad de agua líquida aumenta, pierden la poca cohesión por capilaridad que existía.

CUADRO DE LOS DIFERENTES TIPOS DE METAMORFOSIS DEL MANTO DE NIEVE:

CLASIFICACIÓN DE LOS GRANOS DE NIEVE:

Estos cuatro tipos de metamorfosis del manto, provocan la alteración de los diferentes cristales de nieve que vimos anteriormente, en otras estructuras cristalinas o amorfas que denominamos “granos de nieve”. Según la metamorfosis que sufra cada estrato, se formarán los siguientes diez tipos de granos de nieve:

NIEVE RECIENTE (+):

Cristales de nieve reciente (plaquetas, estrellas, columnas, agujas, partículas irregulares, dendritas, tszumis) sin metamorfosis de ningún tipo. Cohesionan entre sí débilmente por lo que las laderas más empinadas tienden a purgarse solas a medida que se acumula la nevada. En el interior del manto conforman capas frágiles e inestables.

  • Cohesión por trabazón: DÉBIL

CRISTALES DE ESCARCHA (V):

Cristales planos y de formas foliáceas, desde varios milímetros hasta 10 centímetros de tamaño, originados por enfriamiento del suelo en noches despejadas. Si el calor diurno no los derrite y quedan enterrados por nuevas nevadas, forman capas frágiles e inestables.

  • Escasa cohesión por trabazón: MUY DÉBIL

NIEVE GRANULADA (Ϫ):

Son granos de nieve de varios milímetros de diámetro, sin metamorfosis, redondos, blanquecinos y blandos, que se pueden destruir apretando con los dedos. Ruedan con facilidad por no tener apenas cohesión entre ellos, por lo que no se acumulan en las pendientes, que se purgan espontáneamente. Sólo forman capas frágiles en vaguadas al quedar enterrados y servir de superficie de deslizamiento a sucesivas capas.

  • Nula cohesión: MUY DÉBIL

PARTÍCULAS RECONOCIBLES (ʎ):

Son fragmentos de los cristales originales caídos de las nubes, de entre 0,5 y 1 milímetros, con atenuación de crestas y ángulos. Se forman por deformación térmica o mecánica de la nieve caída (peso o viento), pero en los que todavía es posible reconocer las formas primitivas. A medida que van transformándose, van ganando en cohesión.

  • Transforman la cohesión por trabazón en sinterización: MEDIA

GRANOS FINOS (•):

Son cristales pequeños de entre 0,2 y 0,5 milímetros, transparentes, redondeados y uniformes. Producidos en un manto nivoso isotermo y en proceso de trasformación en nieve vieja. Su cohesión entre granos es muy buena, tanto más, cuanto más tiempo perduren esas condiciones.

  • Cohesión por sinterización: MUY BUENA

GRANOS REDONDOS (O):

Son cristales grandes, de entre 0,5 y 3 milímetros, redondos, transparentes y con frecuencia aglomerados. Producidos al existir agua líquida en el manto, ya sea por calor, lluvia o niebla. Mientras la película de agua entre granos sea fina tienen una cohesión media, pero si es excesiva, irá siendo cada vez menor. Si se rehiela el agua, su cohesión será excelente.

  • Cohesión por capilaridad: MEDIA
  • Cohesión por rehielo: EXCELENTE

GRANOS DE CARAS PLANAS: (□):

Son pequeños granos de entre 0,3 y 0,5 milímetros, en general redondos pero con facetas lisas o estriadas y con algunos ángulos. Ocurre en el interior de un manto con gradiente de temperatura medio al empezar el proceso de formación de un nuevo cristal. Son granos que van perdiendo cohesión a medida que van formándose.

  • Escasa cohesión por sinterización: DÉBIL

CUBILETES (۸):

Son cristales huecos y gruesos de entre 0,5 y 5 milímetros, con facetas estriadas, escalonadas y con aristas. Producidos en el interior del manto por un gradiente fuerte de temperatura. Son grandes, frágiles y con nula cohesión entre ellos, por lo que forman capas muy inestables. También se conocen como escarcha de profundidad, para diferenciarla de la de superficie.

  • Nula cohesión: MUY DÉBIL

PLACAS DE VIENTO ():

Son capas más o menos compactas, de granos finos de unos 0,2 milímetros, blanquecinos y redondos, formados por el viento al pulverizar los cristales originales. Su cohesión entre ellos es muy buena y forman capas más o menos densas, pero que muchas veces no se sueldan bien al estrato inferior pudiendo deslizar sobre éste. En este caso el manto conserva una inestabilidad latente.

  • Cohesión por sinterización: MUY BUENA

COSTRAS DE REHIELO (–):

Son superficies uniformes de nieve fundida y rehelada. Tiene una enorme cohesión y ofrece estabilidad al manto, aunque pueden servir de plano de deslizamiento si quedan enterradas.

  • Cohesión por rehielo: EXCELENTE

CUADRO DE TIPOS DE GRANOS DE NIEVE Y SU CALIDAD DE COHESIÓN:

Próximamente veremos qué son los aludes y los diferentes tipos que hay.

Texto: Luis Pantoja; Imágenes: RECmountain, salvo mención

top

1

Publicado:

Categorías: Nivología

Boletín Nivo Guadarrama 2016/17

Historial de la temporada:

PELIGRO DÉBIL 1

COLADAS PEQUEÑAS DE NIEVE HÚMEDA

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Esta es la primera capa de nieve que quizás sirva de base para futuras nevadas por lo que consideramos importante mencionarl para poder seguir la evolución completa del manto esta temporada que empieza. Existe manto discontinuo desde 1700 m de altitud con espesores de 10-15 cm a 1800 m y de hasta 50 cm en las laderas norte en donde se acumuló un mayor espesor por las pasadas nevadas de sur. La nieve se encuentra húmeda en cotas bajas, pero compactada por encima de los 2000 m y con alguna placa de nieve dura. Mientras dure este proceso de fusión y rehielo el espesor irá disminuyendo y la superficie podrá ser de nieve costra.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El peligro es muy limitado, si acaso por alguna pequeña colada de nieve húmeda que podamos arrastrar a nuesro paso.

TENDENCIA: Se espera que se mantengan las condiciones actuales.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La fusión de la nieve por las lluvias pasadas ha sido importante por lo que sólo existe manto continuo en las zonas de acumulación (caras norte y noroeste) por encima de los 1900-2000 m. en estas zonas de umbría, la nieve ´se ha compactado y endurecido presentando placas de nieve dura y de hielo. Durante las horas centrales del día, las vertientes expuestas al sol, se transforman débilmente a nieve blanda para recongelarse después.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El peligro de accidentes está presente por deslizamientos en las placas de nieve dura.

TENDENCIA: Se espera que se mantengan las condiciones actuales hasta que cambie la situación meteorológica a finales de semana.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR ALUDES DE PLACA

TENDENCIA A DISMINUIR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: En esta última nevada han caído 20 litros con viento fuerte del SE, acumulándose hasta 50 cm en vertientes NW. Sobre la base antigua y rehelada encontramos un primer estrato de unos 3 cm de nieve reciente y partículas reconocibles que constituyen una capa débil. Por encima de ésta, unos 40 cm de nieve venteada de grano fino distinguiéndose otras dos capas de 25 y 15 cm respectivamente. En el test de compresión, realizado en una pendiente algo menor de 30º, el manto ha roto en el golpe 12 a una profundidad de 15 y 40 cm, observándose un plano de deslizamiento rugoso.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro de aludes de placa de viento de tamaño pequeño en las laderas orientadas al oeste y norte por encima de 2100 m, pudiéndose producir con sobrecargas débiles.

TENDENCIA: Se espera que está situación vaya estabilizándose poco a poco.

PELIGRO DÉBIL DE ALUDES

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Hay espesor continuo desde los 1800 m con espesores escasos que llegan al medio metro en las zonas de acumulación en las laderas oestes y nortes por encima de 2000 m. La nieve esta compactada por el viento y en proceso de trasformación en cotas bajas. También pueden encontrarse algunas zonas de nieve dura. Las placas de viento que se formaron están transformándose provocando la estabilización del manto.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Todavía existe peligro de deslizamiento de alguna placa de viento por sobrecargas moderadas y de tamaño pequeño.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe.

PELIGRO DÉBIL DE ALUDES

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El manto se mantiene con espesores en torrno a 50 cm en orientaciones norte y oeste y tiende a desaparecer en las laderas más insoladas. En las umbrías la nieve permanece dura o costra, mientras que en solanas sufre ciclos de deshielo y rehielo. Continua habiendo dos capas bien diferenciadas de nieve dura antigua sobre la que se asienta otra capa de nieve poco tranformada, con presencia de grano fino formando placas, entre las que existen capas débiles de caras planas y cubiletes.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe muy débil peligro de aludes de placa debido al pequeño tamaño de éstas y a la compactación de las capas más superficiales.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El manto se mantiene con espesores en torrno a 40 cm en orientaciones norte y oeste y tiende a desaparecer en las laderas más insoladas. El escaso espesor del manto hace que las rocas afloren por todas partes. La humedad que afectó al manto en días pasados y el posterior recongelamiento han provocado la formación de amplias placas de nieve dura e incluso helada, que se mantienen así durante todo el día.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las numerosas rocas que afloran en todas parte.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe en los próximos días.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La entrada de aire polar marítimo a la península ibérica sólo ha traído frío y cencellada a la Sierra de Guadarrama. El manto se mantiene con espesores en torrno a 40 cm en orientaciones norte y oeste. El escaso espesor del manto hace que las rocas afloren por todas partes. La escasa nieve se mantiene dura e incluso helada en toda su extensión.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las numerosas rocas que afloran en todas parte.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe en los próximos días.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La ola de frío Ártico prácticamente no ha dejado nieve pero sí cencellada espesa y un episodio de lluvia engelante que ha transformado el manto existente en nieve muy dura y hielo.. El manto antiguo se mantiene con espesores en torrno a 40 cm en orientaciones norte y oeste, y en el resto existe una pelícual de apenas 2 ó 3 cm de nieve nueva. El escaso espesor del manto hace que las rocas afloren por todas partes. La nieve se mantiene muy dura e incluso helada en toda su extensión.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las numerosas rocas que afloran en todas parte.

TENDENCIA: Se espera que está situación continúe en los próximos días.

PELIGRO POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Existe manto continuo desde los 1800 m con espesores escasos de 10 cm. En las zonas donde permanecía nieve antigua, en las vertientes norte y oeste por encima de los 1900 m, hay espesores de 60-70 cm. La nieve nueva ha formado pequeñas placas de viento (10-30 cm espesor) sobre el manto helado antiguo, que aflora en las zonas venteadas. estas placas no se han soldado bien al sustrato inferior.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Puede producirse algún pequeño alud de placa a nuestro paso, en general de poco espesor.Existe peligro importante de accidentes por deslizamiento en las placas de nieve dura y de hielo, con el agravante de las rocas que todavía afloran.

TENDENCIA: Se espera que la nieve nueva vaya desapareciendo en cotas bajas y en laderas de solana, y que persistan las placas de nieve dura y helada.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACA

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: La última nevada ha dejado entre 20 y 25 cm de nieve polvo hasta en cotas bajas y los pueblos serranos. El espesor en las zonas en las que se conservaba el manto antiguo llega a los 60-80 cm (vertientes norte y oeste, sobre todo de la zona de Cuerda Larga) por encima de los 1900 m. La nieve polvo seca nueva se asienta sobre una capa de nieve suelta formada por partículas reconocibles y escarcha de entre 5 y 10 cm, Por debajo el manto se encuentra fuertemente cohesionado y rehelado.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Pueden producirse aludes de placa incluso medianos en las zonas en las que permanecía el manto antiguo descrito.

TENDENCIA: Las precipitaciones que se esperan, así como la variación en la cota de nieve, pueden hacer que cambien las condiciones en los próximos días por lo que habrá que estar atentos a la evolución de la situación.

PELIGRO DE ALUDES DE FUSIÓN

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: En cuanto al espesor, podemos decir que sólamente en cotas bajas y también en sures el balance de la última nevada ha sido positivo con unos 10-15 cm a 1800 m. En nortes, en cotas medias y altas encontramos espesores que pueden llegar a 100-140 cm en las zonas donde existía manto antiguo. La nieve en superficie se encuentra húmeda por las lluvias débiles que se están produciendo.Existe una capa superficial recongelada que se está humedeciendo (40-60 cm). A medida que profundizamos vamos encontrando grano fino y partículas reconocibles hasta llegar a una costra de rehielo del último episodio de lluvia engelante. Bajo ésta, tenemos la base antigua (40-60 cm), en la que se alternan capas duras y estratos más blandos en los que incluso hemos podido encontrar cubiletes.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Aunque pueden desprenderse aludes pequeños de fusión, e incluso alguna placa, en general el manto es estable, por estar recongelado en las capas superficiales, aunque las capas débiles del interior pueden ocasionar situaciones de mayor inestabilidad en un futuro si continúa el proceso de reblandecimiento debido al aporte de humedad.

TENDENCIA: Las precipitaciones que se esperan, así como la variación en la cota de nieve (entre 1200-2000 m), pueden hacer que cambien las condiciones en los próximos días por lo que habrá que estar atentos a la evolución de la situación.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR PLACAS DE HIELO

TENDENCIA A CAMBIAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Continuamos con una situación de escasez de nieve en nuestras montañas, donde los espesores máximos rondan el metro de nieve en las zonas en donde permanecía manto antiguo. Las pasadas nevadas terminaron con lluvias importantes que hicieron desaparecer el manto en cotas bajas por debajo de los 1800 m y que en cotas superiores apenas han dejado espesores de 10-20 cm. El descenso de las temperaturas posterior a las lluvias ha transformado el manto en nieve dura hasta capas profundas (40-50 cm), con formación de placas de hielo superficiales importantes en todas las orientaciones. Bajo este manto endurecido, encontramos una capa menos resistente del manto antiguo, sin que afecte a la estabilidad general.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El peligro de aludes es prácticamente inexistente mientras estas condiciones se mantengan. Pero el manto fuertemente endurecido y con la presencia de placas de hielo y muchas rocas aflorando, le confieren un caracter muy peligroso por la posibilidad de resbalones y caídas con consecuencias graves.

TENDENCIA: La borrasca que se está posicionando frente a Portugal puede provacar la llegada de precipitaciones abundantes, aunque la cota puede fluctuar dependiendo de en dónde se coloque exactamente, por lo que cabe la posibilidad de que lleguen nevadas copiosas, aunque no se descarta que estas precipitaciones importantes puedan ser al final en forma de lluvia. Es una situación que los modelos numéricos de predicción contemplan con algo de incertidumbre por lo que deberemos estar muy atentos a cómo evolucione la situación en los próximos días.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACAS HÚMEDAS

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las abundantes precipitaciones de lluvia y de nieve que se están produciendo en los últimos días están acumulando espesores de 50 cm a 1800 m de altitud y de entre 100 y 150 cm en las cotas más altas. Allí donde existía manto antiguo (zonas de La Bola, Valdemartín y Cabezas de Hierro) se pueden alcanzar espesores de hasta 200 cm. Las pasadas 24 horas se han acumulado del orden de los 136 l/m2, en parte en forma de lluvia o nieve muy húmeda hasta por encima de los 1900 m. Estas precipitaciones se están produciendo con fuertes vientos del sureste, por lo que siguen acumulando nieve en las vertientes norte y oeste, con formación de placas de viento. La nieve reciente se encuentra en calidad polvo húmeda, con capas débiles en su interior y una capa de nieve rosa con arena del desierto. Por debajo se mantiene el antiguo manto fuertemente endurecido y con costras de rehielo.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Las placas de viento formadas encima del manto rehelado antiguo se están humedeciendo y están ganando peso debido a las nuevas precipitaciones de lluvia y nieve por lo que es posible el desencadenamiento de aludes de placa húmeda e incluso alguno de fusión en cotas más bajas. Los tests de estabilidad efectuados ayer indicaban la necesidad de sobrecargas moderadas para que se puedan desencadenar dichos aludes de placa, aunque consideramos que debido a las precipitaciones que se siguen produciendo, pudieran sobrevenir con sobrecargas débiles, e incluso no sería descartable alguno espontáneo.

TENDENCIA: Hoy, la borrasca seguirá dejando precipitaciones, por lo que esperamos que el peligro continue hasta que mejore el tiempo.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACA

PELIGRO DE ACCIDENTES POR HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las pasadas precipitaciones de lluvia y de nieve han cambiado sustancialmente el manto nivoso, encontrándonos nieve continua desde 1700 m y espesores de 50 cm a 1800 m y de más de 100 cm por encima de 2000 m, con acumulaciones importantes en vertientes a sotavento de las nevadas, caras norte y oeste. El fuerte viento durante las nevadas ha dejado espesores que pasan de los 300 cm en las zonas en las que existía manto antiguo de Cuerda Larga. Superficialmente encontramos nieve en proceso de deshielo-rehielo en las caras sur y en cotas bajas. En el resto de las vertientes encontramos una capa de nieve dura recongelada (30-50 cm) y sobre ella, placas de viento de nieve compacta dispersas en los sotavevntos, y en general de pequeñas dimensiones y de poco espesor (20-30 cm). Bajo estas capas, existe un buen espesor de hasta 100 cm de diversos estratos de nieve húmeda entre los que observamos dos estratos blandos de grano redondo con polvo del desierto. Bajo estas capas nuevas se asienta el manto antiguo (100-150 cm), compactado y estabilizado

PELIGRO DE ACCIDENTES: Las placas de viento superficiales pueden deslizar bajo sobrecargas moderadas, aunque en general serían de pequeño tamaño y escaso espesor. en laderas sur y cotas bajas podrían desprenderse algunas pequeñas coladas de fusión en las horas de más calor. Además existe el peligro de accidente por resbalones en placas superficiales de nieve dura.

TENDENCIA: Se prevee que continúen estas condiciones pero sería posible un aumento del peligro de aludes si hubiera una subida de temperaturas suficientemente importante para descohesionar la capa de nieve dura que aflora o sbyace inmediatamente debajo las placas de viento.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR HIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Existe manto continuo desde los 1700 m en caras norte y 1900 m en sur, con espesores desiguales dependiendo de la orientación, con 40 cm a 1900 m y hasta 250 cm a los 2100 m en vertientes norte y oeste, Superficialmente encontramos el manto compactado y endurecido, con placas de nieve dura e incluso hielo que, en las orientaciones de solana y al medidía se reblandece (nieve primavera). Bajo esta capa endurecida de 30-40 cm de espesor encontramos otra serie de capas algo más blandas de nieve transformada en la que se alternan varias costras de rehielo. Debajo de ellas se asienta el manto antiguo (100-150 cm), compactado y estabilizado.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El manto se encuentra sometido a procesos de deshielo-rehielo que están compactándolo y estabilizándolo. En laderas sur y cotas bajas podrían desprenderse algunas pequeñas coladas de fusión en las horas de más calor. El peligro de accidente más importante es causado por resbalones en placas superficiales de nieve dura.

TENDENCIA: Las predicciones indican que continuará esta situación anticiclónica manteniendo ls condiciones nivológicas descritas.

PELIGRO DE ACCIDENTES POR HIELO

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Existe manto discontinuo desde los 1800 m en caras norte y 1900 m en sur, con espesores desiguales dependiendo de la orientación, con 30 cm a 1900 m y hasta 250 cm a los 2100 m en vertientes norte y oeste, Superficialmente encontramos el manto compactado y endurecido, con placas de nieve dura, que en las orientaciones de solana y al medidía se reblandece (nieve primavera). Bajo esta capa endurecida de 30-40 cm de espesor encontramos otra serie de capas algo más blandas de nieve transformada en la que se alternan varias costras de rehielo. Debajo de ellas se asienta el manto antiguo (100-150 cm), compactado y estabilizado.

PELIGRO DE ACCIDENTES: El manto se encuentra sometido a procesos de deshielo-rehielo que están compactándolo y estabilizándolo. En laderas sur y cotas bajas podrían desprenderse algunas pequeñas coladas de fusión en las horas de más calor. El peligro de accidente más importante es causado por resbalones en placas superficiales de nieve dura.

TENDENCIA: Las nevadas esperadas para los próximos días pueden aumentar el peligro.

PELIGRO DE ALUDES DE PLACA

TENDENCIA A DISMINUIR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las nevadas del viernes y sábado que acumularon espesores de entre 10 y 30 cm sobre todo a sotavento del viento del noroeste dominante, dieron paso a lluvias débiles que han humedecido y transformado el manto. Existen espesores de 10-30 cm a 1900 m de altitud y en cotas más altas el espesor es diverso dependiendo de la orientación, llegando hasta los 250 cm en zonas de acumulación en las vertientes norte. Persisten algunas placas de viento humedecidas de hasta 50 cm de espesor en las laderas sureste sobre el manto antiguo compactado y transformado. Este manto antiguO sigue teniendo mayor espesor en las laderas norte y oeste, presentando alternancia de estratos más o menos compactos, pero, de momento, estables.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Las placas de viento persistentes y humedecidas, en general de pequeño tamaño, pueden deslizarse con sobrecargas moderadas.

TENDENCIA: El anticiclón se instalará en la península, produciendo ciclos de deshielo-rehielo que irán estabilizando progresivamente el manto.

PELIGRO POR NIEVE DURA DE REHIELO

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las elevadas temperaturas han provocado la fusión del manto en cotas bajas y laderas más insoladas con una diferencia considerable de espesor entre las vertientes norte y sur. En las norte el espesor alcanza en algunas zonas altas 200 cm, pero en las sur es escaso o ha desaparecido. Los procesos de deshielo-rehielo han transformado y estabilizado el manto con una capa exterior húmeda sobre la antigua base más seca, ambas de grano redondo, observándose alternancia de estratos duros con otros algo más blandos. En los sondeos y tests realizados no se producen fracturas por sobrecargas.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Se pueden producir coladas pequeñas de fusión en las laderas más insoladas desde por la mañana, y a partir del mediodía en cualquier vertiente. También pueden producirse accidentes por resbalones en la nieve endurecida por las heladas nocturnas mientras ésta no se reblandezca por la incidencia solar.

PELIGRO POR NIEVE DURA DE REHIELO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las elevadas temperaturas han provocado la fusión del manto en cotas bajas y laderas más insoladas con una diferencia considerable de espesor entre las vertientes norte y sur. En las norte el espesor alcanza en algunas zonas altas 150 cm, pero en las sur es escaso o ha desaparecido. Los procesos de deshielo-rehielo han transformado y estabilizado el manto con una capa exterior húmeda sobre la antigua base más seca, ambas de grano redondo, observándose alternancia de estratos duros con otros algo más blandos. En los sondeos y tests realizados no se producen fracturas por sobrecargas.

PELIGRO DE ACCIDENTES: pueden producirse accidentes por resbalones en la nieve endurecida por las heladas nocturnas mientras ésta no se reblandezca por la incidencia solar.

PELIGRO POR COLADAS DE NIEVE RECIENTE

TENDENCIA A AUMENTAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Las nevadas que se están produciendo han dejado un espesor de entre 10 y 20 cm de nieve reciente cubriendo el suelo desde los 1700 m. Los espesores totales son escasos, con 5-15 cm a 1800 m y hasta 150 cm en zonas en donde persistía el manto antiguo (caras norte por encima de los 1800 m). Bajo estos primeros centímetros de nieve reciente, encontramos un manto antiguo transformado y muy duro que le confiere gran estabilidad, y estratificado fundamentalmente en una capa muy dura sobre otra algo más blanda. En zonas altas expuestas al viento pueden aflorar las antiguas placas de nieve muy dura.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Pueden desprenderse coladas poco importantes de nieve reciente a nuestro paso. En zonas en donde aflora el manto antiguo, pueden producirse accidentes por resbalones. Las nevadas previstas pueden hacer que el peligro aumente en los próximos días.

PELIGRO POR REHIELO NOCTURNO

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El escaso manto continúa en proceso de fusión debido a las altas temperaturas quedando neveros únicamente en las caras norte, especialmente en el macizo de Cuerda Larga. El espesor es muy escaso y sin continuidad en la mayoría de los neveros. La calidad es de nieve primavera con procesos débiles de rehielo nocturno y deshielo desde mitad de la mañana.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Hay que tener precaución de no resbalar a primeras horas por el endurecimiento de la nieve y las rocas que afloran por todas partes

PELIGRO POR COLADAS DE FUSIÓN

TENDENCIA A CONTINUAR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: Tras las últimas nevadas y un transitorio episodio de inestabilidad del manto con algún alud como el de la foto que os ponemos debajo (Autor: Toño Fernández-Cañadas) vuelve el anticiclón y la estabilidad, con procesos de deshielo-rehielo que transforman y asientan el manto, a la vez que en caras sur, la fusión es muy importante hasta cotas altas. No obstante, la nieve endurecida por las noches despejadas, persiste en laderas norte hasta bien entrada la mañana. Los espesores van disminuyendo progresivamente aguantando bien en donde el manto antiguo persistía, sobre todo en caras norte en donde podemos encontrar hasta 150 cm de nieve. En muchas laderas de solana, el espesor es escaso o incluso ha desaparecido la nieve.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Pueden desprenderse coladas poco importantes de nieve húmeda en las horas de más calor, en las pendientes más empinadas de las vertientes sur. El escaso peligro se podrá extender a otras vertientes menos soleadas con el previsible aumento de las temperaturas.

PELIGRO POR REHIELO NOCTURNO

TENDENCIA A DISMINUIR

ESTADO DEL MANTO NIVOSO: El manto continúa en proceso de fusión debido a las altas temperaturas quedando espesor suficiente únicamente en las caras norte, especialmente en el macizo de Cuerda Larga. Los espesores son escasos y empiezan a quedarse cortadas de nieve continua incluso estas laderas más umbrías. La calidad es de nieve primavera con procesos débiles de rehielo nocturno y deshielo desde mitad de la mañana.

PELIGRO DE ACCIDENTES: Hay que tener precaución de no resbalar a primeras horas por el endurecimiento de la nieve y las rocas que afloran por todas partes

Añadimos el gráfico de espesores de nieve de esta temporada 2016/2017 en el Puerto de Navacerrada, gracias al valioso trabajo de nuestro amigo Toño Fernández-Cañadas, en el que ya podemos hablar de un invierno deficitario de nieve con respecto a la media de observaciones desde 1981 hasta el 2016.

Información aproximativa elaborada con estudios someros y datos limitados del manto nivoso. (escala europea)

top
0

Publicado:

Categorías: Nivología

Avabag de Ortovox:

Durante estos últimos años se está popularizando el uso de las mochilas con sistema de airbag como elemento realmente vital en caso de ser atrapado por una avalancha. Ya sea para hacer freeride en el entorno de una estación de esquí, o para una travesía tranquila o un descenso extremo, este sistema resulta eficaz para no vernos enterrados si nos sorprende un alud.

Hasta ahora los sistemas comercializados resultaban, además de caros, pesados y voluminosos, y no podíamos practicar con ellos su manejo debido al precio que supone cada cartucho de gas. Pero esto está cambiando: sus precios se van abaratando aunque no tanto como desearíamos; su peso y volumen está siendo reducido drásticamente; y ya tenemos un sistema con el que podemos ensayar su disparo tantas veces como queramos. Hablamos del Avabag de Ortovox, que ha sido declarado producto más innovador del año en el segmento de “esquí”, por el jurado de la Ispo Award 2016/17.

CARACTERÍSTICAS:

– Ultraligero (690 gr) gracias a una unidad de inflado minimalista y a una construcción de la tela sin costuras ni sellado suplementario que le proporcionan mayor estanqueidad y resistencia al desgarro.

- La unidad completa se puede quitar rápida y fácilmente, y es compatible con todas las mochilas Avabag de Ortovox, tanto de montañismo (modelo Ascent 22, 28 y 30 litros), como de freeride (modelo Free Rider 20 y 22 litros), con versiones especiales para chicas.

- El mecanismo de activación se encuentra integrado en el interior de la unidad de inflado constituyendo un sistema robusto, cerrado y sin electrónica.

- El mango de activación es ergonómico, antideslizante, con dos longitudes de ajuste y fácilmente escamoteable. Su posición en la parte delantera facilita su accesibilidad incluso en las situaciones más delicadas.

- El sistema de activación puede ser entrenado (sin enroscar la botella de gas) tantas veces como se requiera. Según estudios hechos en Canada, el 12% de los usuarios de airbag no son capaces de activarlo en una situación real.

Nosotros hemos podido activarlo, afortunadamente en un simulacro, y es extremadamente sencillo. También hemos ensayado su disparo sin el cartucho de gas todas las veces que hemos querido, pudiendo así, automatizar el movimiento para estar mejor preparados. La mochila es muy cómoda y, como el sistema es minimalista, tiene una capacidad superior a lo normal en este tipo de accesorios ABS.

Estamos convencidos de que al igual que ha ocurrido con el conjunto arva, sonda y pala, elementos de seguridad que ningún rider o esquiador de montaña duda ya que sean imprescindibles, el airbag va a ir generalizándose entre este público. Sí, todavía es caro, pero ¿cuánto vale la vida?

Texto e imágenes: Ortovox y RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Material, Seguridad

Escalas de dificultad en Esquimo

Definir la dificultad de un itinerario de esquí de montaña no es sencillo porque a los criterios objetivos hay que añadirle las diferentes condiciones de nieve y la particular innivación de la temporada que pueden alterar considerablemente su complejidad y peligrosidad. En nuestra sección de “Líneas de Esquí” hemos intentado ser lo más objetivos respecto a las condiciones en las que nos las hemos encontrado, valorando la pendiente máxima y la exposición a una caída. A continuación vamos a mostraros un cuadro comparativo de las disitntas escalas de dificultad empleadas por los autores para clasificar los itinerarios de esquí de montaña.

Cuando hablamos de escalas de dificultad en los itinerarios de esquí de montaña, hay que tener presente que es una valoración aproximada y siempre en condiciones ideales del terreno. Además de la dificultad proporcionada por las guías, debemos tener en cuenta varios factores:

Peligros objetivos:
Propios del  terreno como las grietas en los glaciares, laderas expuestas a caídas de rocas o pasos obligados por lugares estrechos y peligrosos, etc.
La inclinación media y máxima:
Debemos tener en cuenta tanto la inclinación media del itinerario como la máxima, que puede cambiar según la innivación de esa temporada. La pendiente máxima debemos considerarla si se mantiene en un tramo de al menos 5 metros.
El estado de la nieve:
Una pendiente helada de 45º de inclinación puede resultar mucho más peligrosa que otra de 55º con buena nieve.
Exposición en una caída:
Debemos tener en cuenta también las consecuencias en caso de tener una caída.

Factores determinantes: pasos estrechos.

Factores determinantes: saltos obligados.

Factores determinantes: pendiente máxima media.

Factores determinantes: tipo de nieve.

 Factores determinantes:  exposición ante una caída.

Para todos los itinerarios de esquí fuera de las pistas balizadas y de esquí de montaña, existen las siguientes escalas de dificultad:

Escala Clásica de Alpinismo:

F: Fácil. Itinerarios fáciles con escasa inclinación y buenas nieves.
PD: Poco difíciles con pendientes amplias de hasta 35º.
AD: Algo difíciles con pendientes de hasta 40º con pasos estrechos o nieves no muy buenas.
D: Difíciles de hasta 45º con pasos delicados y expuestos.
MD: Muy difíciles con pendientes de hasta 50º y peligros objetivos muy altos, y nieves de todo tipo.
ED: Esquí Extremo con pendientes superiores a 50º y necesaria una técnica muy específica.

Escala Blachere según el nivel técnico del esquiador:

EM: Esquiador medio que se desenvuelva por pendientes moderadas y amplias.
EB: Buen esquiador, capaz de afrontar pendientes de 30º y nieves difíciles.
EMB: Muy buen esquiador, hasta en pendientes de 45º, con pasos expuestos y nieves de todo tipo.
EE:Esquiador excelente:capaz de afrontar pendientes de hasta 50º, con pasajes obligatorios algo expuestos y con nieves de todo tipo.
• EX:Esquiador extremo, capaz de afrontar pendientes de más 50º, con pasajes obligatorios muy expuestos y con nieves de todo tipo.

Escala Traynard rectificada:

Es la más utilizada en las guías. La Traynard tradicional clasificaba la dificultad desde el 0 hasta el 6, actualmente se llega al 7 para tener más parecido con la escala Volo:

S1: Terrenos poco inclinados con facilidad para el giro. Zonas muy adecuadas para la iniciación en el fuera de pista.
S2: Terrenos poco inclinados o moderada inclinación pero con amplitud para el giro y sin obstáculos. Adecuadas cuando se tiene algo más de nivel.
S3: Pendiente moderada que como máximo llegará a los 35º. En este nivel se sitúan la mayoría de los descensos que se pueden considerar accesibles a esquiadores buenos o muy buenos.
S4: Pendiente mantenida superior a los 35-40º , terreno estrecho y obligado. Cualquier caída puede ser difícil de parar y, consecuentemente las consecuencias suelen ser graves.
S5: Pendientes muy fuertes, inclinación superior a los 40-45º, terreno muy obligado y con exposición. ¡Prohibido caerse!
S6: Inclinación mantenida superior a los 50º . Terrenos con obstáculos, exposición y con dificultad para el viraje. La caída es imposible de parar, puede tener consecuencias fatales. Esquí extremo.
S7: Nivel nuevo, añadido para buscar la equivalencia con la siguiente escala. El extremo de lo extremo. Se cuentan con los dedos de una mano los esquiadores en todo el mundo capaces de descender un S7.

Escala Volo (Volodia Sashahani) o Toponeige:

Está basada en la Traynard rectificada, pero es más completa pues usa tres dígitos. El primero, que va del 1 al 5, refleja la dificultad. El segundo dígito precisa aún más esa dificultad, es un subnivel (como en escalada 6a-6b-6c). Este segundo dígito va del 1 al 3, el 1 sería igual a “inferior”, el 2 a “media” y el 3 “superior”, pero cuando el primer dígito es 5, este segundo puede pasar del 3 y legar hasta el 6 que es la dificultad máxima esquiada hasta ahora (5.6). Así tendremos:

• S1.1, S1.2 y S1.3: terrenos poco inclinados o moderada inclinación con facilidad para el giro. Zonas muy adecuadas para la iniciación en el fuera de pista. Inclinación que no sobrepasa los 30º.
• S2.1, S2.2 y S2.3: moderada inclinación pero con amplitud para el giro y sin muchos obstáculos. Máximo 35º mantenidos, pero con desnivel importante.
• S3.1, S3.2 y S3.3: Pendiente mantenida superior a los 35-40º, incluso con cortos tramos hasta 45º, terreno estrecho y obligado, pasajes técnicos.
• S4.1, S4.2 y S4.3: Pendientes muy fuertes, inclinación de 40-45º mantenida (más de 200 m.), terreno muy obligado. Esquí extremo.
• S5.1, S5.2 y S5.3: Pendientes muy inclinadas, inclinación superior a los 45º en más de 300 metros o más, 50º en más de 100 metros, terreno muy obligado o estrecho y gran dificultad para el viraje.
• S5.4, S5.5 y S5.6: Inclinación mantenida superior a los 50º . Terrenos con muchos obstáculos, estrechos y con mucha dificultad para el viraje.

Grado de exposición:

La escala Volo, además, separa el concepto de exposición del de dificultad, con lo que a los dígitos anteriores, referidos exclusivamente a la dificultad, se le añade otro dígito que va del 1 al 4 y precedido por la letra “E” (Exposición). Así tendremos:

E1: terreno libre de árboles y piedras, no hay grandes obstáculos, aunque siempre cabe la posibilidad de resultar herido por no poder detenerse tras una caída.
E2: En la línea de descenso existe una barrera rocosa o un obstáculo importante que agravaría las consecuencias de una caída sin detención. Riesgo de accidente grave.
E3: Corredores serpenteantes o barreras o cortados importantes en la trayectoria del esquiador que resbalase tras la caída. Riesgo de muerte.
E4: Paredes altas, grandes obstáculos o barreras al paso del esquiador o en la trayectoria de un deslizamiento tras la caída. Riesgo máximo de golpes con percusión. Accidente mortal.

Así, un itinerario de 45º de inclinación media con pasos estrechos y con un cortado bajo ellos que obliga a hacer una diagonal para evitarlo, tendría la siguiente clasificación:
• Clasica: D (Difícil)
• Blachere: EMB (muy buen esquiador)
• Traynard: S5
• Volo: S4.3 E2

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Seguridad