Cabezas de Hierro: Valhondillo

El descenso de Cabezas de Hierro hacia Valhondillo, no por fácil, deja de ser divertido. Es una bajada larga y solitaria, con amplias palas que van llevándonos a uno de los rincones de la Sierra de Guadarrama más bonitos, en los que los tejos milenarios se alternan con los pinos silvestres.

Ficha Técnica                                         Mapa de Situación

                  

Valhondillo es el valle que desde el fondo del Lozoya, por encima de la zona de La Isla, se dirige hacia la cima de Cabezas de Hierro Mayor enmarcado por la Cuerda Larga al sur y el cordal norte de la Cabeza Mayor. Por un frondoso pinar se accede al arroyo de Valhondillo que trae las aguas de las cumbres situadas a casi 1000 m más arriba. El valle se angosta a mitad de ascensión, a los 1800 m, para después, en el límite del pinar, abrirse a las laderas poco empinadas que remontan hasta la misma cumbre de Cabeza Mayor.

En donde el valle se estrecha y vuelve más umbrío, la humedad favorece el crecimiento de los tejos. Enseguida encontramos ejemplares aislados de porte mediano, y según ascendemos y se angosta el valle, van apareciendo tejos cada vez más grandes. Varios de estos ejemplares superan ampliamente los 1000 años, e incluso los 1500 años, y están adecuadamente protegidos por una valla. Sorprende pensar que algunos de ellos nacieron en época de los romanos y han resistido hasta nuestros días. Venerables ancianos dignos de admiración.

Otra manera de llegar a Valhondillo es partir desde Cotos por el refugio Pingarrón y atravesar al arroyo de las Cerradillas para ascender hacia la cara noroeste de Cabezas de Hierro. Esta subida tiene el aliciente de poder escalar la cascada de hielo que se forma entre los dos contrafuertes rocosos llamados “los pulmones”. Una cascada fácil y corta pero que nos permite jugar con los piolets. Por encima de ésta, unas rampas empinadas y amplias nos llevan hasta la cima de la Cabeza Mayor de 2383 m de altitud.

Desde la cumbre empezamos el descenso por la ladera poco empinada que va hacia el este. Enseguida se inclina algo más y el valle de Valhondillo se abre hacia el nordeste. Podemos descender por cualquier parte de esta amplísima vertiente: por la vaguada o por sus laterales. La pendiente en esta cuenca que recoge las aguas del arroyo de Valhondillo, no llega a los 30º con algunos escalones fáciles ligeramente más inclinados. Se hace divertido jugar con las cornisas de los pequeños tubos que va formando el arroyo.

Llegamos hasta unos llanos en donde el arroyo serpentea y el bosque comienza a aparecer. En cuanto el bosque se vuelve algo más denso, encontramos grandes ejemplares de pino silvestre y aislados tejos más achaparrados. El arroyo se angosta y el bosque se vuelve más profundo y, por entre las sombras encontramos los tejos milenarios, con sus troncos enredados y sus acículas verdes y oscuras contra las que contrastan sus rojos frutos. Aquí podemos volver a foquear hasta la cumbre desandando nuestras trazas o, si la nieve lo permite, continuar el descenso hasta el fondo del bosque en donde el arroyo se funde con el río Lozoya.

La remontada hasta Cabezas de Hierro por el arroyo de Valhondillo se hace larga, pero el paisaje y la soledad nos invitan a recrearnos y a tomarnos el bocata tranquilamente. Podemos subir por la vaguada del arroyo o desviarnos a nuestra izquierda para alcanzar la Cuerda Larga por Bailanderos y remontar hasta la cumbre. A nosotros nos pilló la puesta de sol en este cordal: ese momento mágico en el que te fundes con el entorno y saboreas esos pequeños rincones de la Sierra de Guadarrama.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña

Cabeza Mayor: tubo NW

En la cara noroeste de Cabezas de Hierro Mayor se encuentran varios tubos interesantes y empinados que rodean los dos grandes espolones rocosos (los “pulmones”) de la cara noroeste. Es un terreno exigente, no ya por su inclinación, si no por su exposición ya que suele tener nieve dura y mucha roca aflorando. Este tubo es uno de los mejores de Cabezas.

Ficha Técnica                                              Vídeo                                              Mapa de Situación

La amplia cara noroeste de las Cabezas de Hierro presenta una serie de palones y tubos interesantes, variados y con algo de inclinación y un desnivel que puede llegar a los 700 m cuando la nieve llega hasta el fondo del valle, al arroyo de las Cerradillas. Si bien, la zona alta suele tener nieve dura por la exposición a los fríos vientos del norte, la parte intermedia, la más empinada, normalmente conserva buenas condiciones de nieve. Y la zona baja no deja de ser interesante ya que se adentra en uno de los más bonitos pinares de la Sierra de Guadarrama.


Al Tubo Noroeste de Cabezas de Hierro se accede desde la cumbre de la Mayor a 2383 m de altitud. Para ello podemos acceder desde el Refugio Pingarrón, cruzando el arroyo de Guarramillas y superando el cordal nordeste que baja de Valdemartín. Después cruzaremos el arroyo de Cerradillas para afrontar las primeras rampas por el pinar que, poco a poco se va aclarando hasta desaparecer. Desde ahí ascenderemos por las amplias palas que llevan al collado entre las Cabezas, o incluso por la cascada de hielo, para llegar a la cumbre de la Mayor. También podemos acceder desde Valdesquí ascendiendo a Valdemartín, Cabeza Menor y Mayor; itinerario mucho menos interesante.

Las primeras rampas son fáciles, con poca inclinación, aunque, como ya hemos comentado, en esta zona es fácil que la nieve esté dura o helada ya que está abierta a los fuertes vientos del norte. En esas condiciones debemos estar atentos a no tener un resbalón porque la pendiente no cede hasta el pinar. Debemos dirigirnos a la cumbre del espolón rocoso derecho (según bajamos) de los pulmones, y rodearlo por su derecha.

Desde ahí, la pendiente se acentúa hasta los 45º, punto en el que comienza el tubo propiamente dicho. Aunque a medida que descendemos, éste se va enmarcando entre rocas, tenemos algún escape hacia nuestra derecha, hacia la parte menos inclinada de la amplia cara norte. Después del primer estrechamiento, el tubo se abre y pierde inclinación durante unas decenas de metros.

Pasada esa zona más amplia, vuelve a encajonarse y estrecharse, aunque no demasiado, y vuelve a presentar una inclinación próxima a los 45º. En esta parte algo más recogida y protegida del viento, podemos encontrarnos acumulaciones de nieve menos transformada o incluso en polvo. Toda esta sección mantiene la pendiente y la estrechez hasta la parte baja del espolón rocoso que forma el pulmón izquierdo (según lo vemos desde abajo).

A partir de aquí, por debajo de los pulmones, la pendiente va cediendo y el paisaje se abre al valle. Podemos seguir por ambos lados del cauce de la gran vaguada de esta vertiente, aunque la ladera es más franca por la izquierda del mismo. Enseguida entramos en el pinar, de ejemplares grandes y que permite seguir esquiando hasta el mismo arroyo de Cerradillas. Una zona para disfrutar del esquí entre pinos centenarios.

Si las condiciones de la cascada de hielo son buenas, desde la base del espolón rocoso izquierdo podemos entrar entre los pulmones y ascender por ella. Es una cascada corta y que no llega a la vertical, de apenas un largo de 45 m y de la que además podemos escaparnos en cualquier momento por su izquierda.

Después de ascender la cascada, podemos continuar ascendiendo por el espolón de la derecha por un terreno mixto, fácil pero divertido. Con algún escalón helado, algún tramo empinado de nieve y una crestita de roca que sale hacia las rampas fáciles que llevan al collado entre las Cabezas.

En resumen, una de las actividades de esquí de montaña más completas que se puede hacer en esta Sierra de Guadarrama.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, ESQUÍ, Esquí de Montaña, MONTAÑA

Vídeo Tubos de Valdemartín

Alberto ascendiendo y descendiendo por los tubos de Valdemartín con nieve muy dura para bajar pero muy blanda para subir.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, ESQUÍ, Esquí de Montaña, MONTAÑA

Cabeza Menor, cara NW

La cara noroeste de Cabezas de Hierro Menor presenta unas canalonas relativamente fáciles y divertidas que van confluyendo valle abajo hacia el fondo del Circo de Cerradillas. Su pendiente moderada que ronda los 35º y la acumulación que suele presentar, hacen de este descenso uno de los habituales de los esquiadores madrileños.

Ficha Técnica                                    Vídeo                                    Mapa de Situación

En este comienzo de temporada tan escaso de precipitaciones y fríos, en los que la Sierra de Guadarrama aparece casi pelada de nieve, Cabezas de Hierro y Valdemartín se han convertido en el único espacio por donde poder foquear. Las nevadas del sureste han acumulado espesores de medio metro en las vertientes oeste y norte de esas montañas, y el persistente anticiclón ha conservado esta escasa capa de nieve, eso sí, en unas condiciones exigentes, muy típicas de esta sierra: nieve dura, placas de hielo y rocas aflorando por doquier.

El comienzo de la ruta puede hacerse aparcando en la carretera entre Cotos y Valdesquí, en las proximidades del refugio del Pingarrón, para adentrarnos en el bosque de la vertiente norte de Cabezas de Hierro por el sendero que sale cerca de este refugio, y que lleva al Circo de Cerradillas. La otra posibilidad es siguiendo la clásica ascensión desde el aparcamiento de Valdesquí hasta el Collado y la cima de Valdemartín, prestando atención a este último tramo que con nieve dura puede resultar algo peligroso al foquear. Desde esa cima, podemos descender hacia el sur al arroyo de Valdemartín, o bajar los tubos de Cerradillas, en esta ocasión duros como piedras. Después nos queda remontar la Cabeza de Hierro Menor, ya sea por su vertiente suroeste, o si estamos en Cerradillas, por el collado entre ésta y Valdemartín.

En esta zona del circo de Cerradillas debemos tener cuidado si las condiciones son avalanchosas ya que es una zona propicia a ellas. De hecho, en este comienzo de temporada tan escaso de nieve, ya se produjeron aquí las dos únicas avalanchas registradas este invierno.

El comienzo del descenso se efectúa por la cara norte de la Cabeza Menor, en donde es muy frecuente encontrarnos con placas de nieve dura o de hielo debido a su exposición a los fuertes vientos del norte. Descendemos en dirección al hombro que separa la vertiente noroeste del palón norte, con una pendiente suave de menos de 30º de inclinación.

Desde el hombro se nos abre la ladera noroeste, con un par de tubos bien marcados y en donde la pendiente se acentúa algo, hasta los 35º aproximadamente. Es por esos tubos por donde se suele acumular la nieve más suelta, y es allí en donde, sorprendentemente, nos encontramos nieve polvo a pesar del tiempo que había pasado desde la última nevada. Y es que ya hemos observado este efecto otras veces: nieva y se humedece el manto, pero en vez de helarse, el ambiente seco y frío propio de los anticiclones y sus noches despejadas, hace que la nieve pierda su humedad y se seque, volviendo a aparecer polvo.

Los tubos van confluyendo todos hacia el valle, hacia el fondo del Circo de Cerradillas, en donde la pendiente se suaviza y empiezan a aparecer los primeros pinos. Si la nieve es suficiente se puede seguir descendiendo por el bosque hasta el mismo río de Cerradillas, por donde nos podemos encontrar con ejemplares centenarios de pino silvestre.

El regreso puede hacerse buscando el cordal que baja del Collado de Valdemartín para atravesar por el sendero hacia el refugio Pingarrón, o remontar hasta el mismo collado y descender directos al aparcamiento de Valdesquí y darnos de bruces con la estación: con su bullicio y jaleo; con sus vallas y verjas; con su ruido y sus humos.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Vídeo tubos Cabezas de Hierro

Costras, hielo, nieve venteada… Son condiciones que nos gustan porque nos exigen y nos ponen a tono para afrontar el invierno con MUCHAS GANAS!! Estos son los primeros giros de un invierno que no ha comenzado mal del todo en Guadarrama.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña

Cabeza Menor, cara SW

La cara suroeste de la Menor de las Cabezas de Hierro, presenta una amable esquiada poco empinada y sin apenas dificultad técnica, que desciende hacia la pista de Las Zetas de La Pedriza por el arroyo de Valdemartín, hasta donde la nieve nos permita. Una agradable bajada que podemos combinar con la del Ventisquero de La Condesa o la norte de Cabezas.

Ficha Técnica                                    Vídeo                                    Mapa de Situación

El ascenso más cómodo se realiza desde el aparcamiento de Valdesquí a 1900 m de altitud, remontando por fuera de la valla hacia el Collado de Valdemartín. Desde allí se remonta hasta la cumbre de Valdemartín para luego descender hasta el collado que nos separa de Cabezas de Hierro y remontar hasta la Menor. También podemos bajar desde el Collado hacia Cerradillas y remontar directamente hacia la Cabeza Menor por su cara noroeste. Atención a las zonas altas y expuestas al viento por donde suele haber placas de nieve dura.

Desde Valdemartín podemos observar la vertiente suroeste de la Cabeza Menor hasta la cabecera del arroyo. Podemos descender por la cara sureste de Valdemartín hasta el fondo del valle y remontar por la bonita cresta que viene hacia el sur desde la Cabeza Menor. Es una bajada fácil y la remontada hasta Cabezas es cómoda y rápida.

La subida por la cara suroeste que después bajaremos, podemos hacerla por el cauce del arroyo hasta una pequeña cascada desde donde debemos girar hacia el este para remontar hacia la cresta. Esta cresta separa la vertiente suroeste de la Cabeza Menor de la sureste, justo entre el límite de los gneises y los granitos de La Pedriza. Ya por la cresta alcanzamos la cima sin mayor dificultad.

El descenso es fácil y rápido, con una pendiente que no llega a los 30º de inclinación y sin obstáculos. Se forma un divertido tubo en la misma vaguada que nos conduce hacia el fondo del valle. Esta vertiente suele transformarse pronto debido a su orientación por lo que no conviene esperar demasiado. Nosotros la hemos encontrado en buenas condiciones en este pobre comienzo de temporada ya que las nevadas dominantes han sido del sureste y han acumulado en esta Cuerda Larga más que en otras zonas del Guadarrama. Podemos descender hasta donde nos permita la nieve por cualquiera de los lados del arroyo que más abajo se junta con el río Manzanares que viene del Ventisquero de La Condesa.

Este es un descenso fácil y rápido que podemos combinar con otros de alrededor como el citado Ventisquero de La Condesa, o la cara norte de Cabezas de Hierro, o el Circo de Cerradillas desde Valdemartín, estos últimos con algo más de dificultad, inclinación y exposición.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña

Vídeo resumen 2016 Zag Skis

Aquí os dejamos el resumen de imágenes de la temporada pasada que con mucho mimo han montado nuestros amigos de ZAGSKIS para su serie semanal. Son muchos años ya trabajando con ellos y estamos realmente orgullosos de poder seguir colaborando con la que es sin duda una de las mejores marcas de skis freeride del mundo. ¡¡¡A por otro año más!!!

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Freeride

Valdemartín, cara Sur

Desde la cima de Valdemartín, su vertiente sur desciende hacia La Pedriza alta por la loma que separa el río Manzanares del arroyo de Valdemartín. Su descenso, si hay nieve suficiente, puede acabar en la pista de Las Zetas que sube desde Canto Cochino. Un descenso fácil y rápido, que domina el piedemonte madrileño.

Ficha Técnica                                      Vídeo                                   Mapa de Situación

Es una de las laderas de la Sierra de Guadarrama más visitadas por los esquiadores de montaña de la zona centro. Su rápido acceso desde el aparcamiento de Valdesquí o desde el Puerto de Navacerrada, hace que sea una de las rutas más frecuentadas. Además, con mal tiempo o mala visibilidad, los remontes nos guiarán hasta la cima de Valdemartín desde donde comienza el descenso.

Desde Valdesquí, lo primero es pasar la gran valla que encierra a los esquiadores de pista, pidiendo paso al personal de la estación que amablemente nos indicarán por donde ascender sin molestar. Nosotros preferimos bordear la alambrada por la parte más baja del río y ascender directamente hacia las peñas del Collado de Valdemartín, junto al remonte del mismo nombre. Desde aquí, remontamos el Cerro de Valdemartín por su cara noroeste, que muy frecuentemente se encuentra helada debido a su exposición al viento. Aunque no es muy empinada, un resbalón aquí nos llevará hasta abajo del todo por lo que las cuchillas o crampones no están de más.

Desde la cima de Valdemartín se nos presenta toda la cara sur con una loma central que separa el río Manzanares del arroyo de Valdemartín. Dependiendo del viento dominante durante las nevadas, encontraremos más nieve a un lado de esta loma, o al contrario. Como en esta ocasión de la foto de abajo del año 2011, cuando pudimos descender por esa loma hasta casi la pista de Las Zetas, esa que sube desde Canto Cochino en La Pedriza.

En este comienzo de temporada la nieve es escasa pero, teniendo en cuenta que las otras montañas están peladas, esta ladera nos ha dado una gran alegría ya que hemos podido esquiarla hasta el fondo del arroyo de Valdemartín sin pisar una piedra. La suave pendiente menor de 30º y la exposición al sur, hicieron que la nieve dura de primeras horas se quedara crema, para disfrutar aún más estos primeros descensos del año.

Como no teníamos mucha prisa, estuvimos esperando las luces del ocaso para volver a bajar y tomar unas cuantas fotillos con la luz naranja tiñendo La Bola, La Maliciosa o Cabezas de Hierro. Junto con el amanecer, es uno de los mejores momentos para disfrutar de la montaña y no sólo por las luces, sino también por la soledad que empieza otra vez a invadir las cumbres.

Las últimas subidas con la buena compañía de nuestro perrito “Kenobi”, el mar de nubes cubriendo el valle, y las nubes altas teñidas de colores, pudieron la guinda al día.

Y ya de noche cerrada, vuelta al aparcamiento desandando el camino de subida por Valdesquí.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Freeride