Escalas de dificultad en Esquimo

Definir la dificultad de un itinerario de esquí de montaña no es sencillo porque a los criterios objetivos hay que añadirle las diferentes condiciones de nieve y la particular innivación de la temporada que pueden alterar considerablemente su complejidad y peligrosidad. En nuestra sección de “Líneas de Esquí” hemos intentado ser lo más objetivos respecto a las condiciones en las que nos las hemos encontrado, valorando la pendiente máxima y la exposición a una caída. A continuación vamos a mostraros un cuadro comparativo de las disitntas escalas de dificultad empleadas por los autores para clasificar los itinerarios de esquí de montaña.

Cuando hablamos de escalas de dificultad en los itinerarios de esquí de montaña, hay que tener presente que es una valoración aproximada y siempre en condiciones ideales del terreno. Además de la dificultad proporcionada por las guías, debemos tener en cuenta varios factores:

Peligros objetivos:
Propios del  terreno como las grietas en los glaciares, laderas expuestas a caídas de rocas o pasos obligados por lugares estrechos y peligrosos, etc.
La inclinación media y máxima:
Debemos tener en cuenta tanto la inclinación media del itinerario como la máxima, que puede cambiar según la innivación de esa temporada. La pendiente máxima debemos considerarla si se mantiene en un tramo de al menos 5 metros.
El estado de la nieve:
Una pendiente helada de 45º de inclinación puede resultar mucho más peligrosa que otra de 55º con buena nieve.
Exposición en una caída:
Debemos tener en cuenta también las consecuencias en caso de tener una caída.

Factores determinantes: pasos estrechos.

Factores determinantes: saltos obligados.

Factores determinantes: pendiente máxima media.

Factores determinantes: tipo de nieve.

 Factores determinantes:  exposición ante una caída.

Para todos los itinerarios de esquí fuera de las pistas balizadas y de esquí de montaña, existen las siguientes escalas de dificultad:

Escala Clásica de Alpinismo:

F: Fácil. Itinerarios fáciles con escasa inclinación y buenas nieves.
PD: Poco difíciles con pendientes amplias de hasta 35º.
AD: Algo difíciles con pendientes de hasta 40º con pasos estrechos o nieves no muy buenas.
D: Difíciles de hasta 45º con pasos delicados y expuestos.
MD: Muy difíciles con pendientes de hasta 50º y peligros objetivos muy altos, y nieves de todo tipo.
ED: Esquí Extremo con pendientes superiores a 50º y necesaria una técnica muy específica.

Escala Blachere según el nivel técnico del esquiador:

EM: Esquiador medio que se desenvuelva por pendientes moderadas y amplias.
EB: Buen esquiador, capaz de afrontar pendientes de 30º y nieves difíciles.
EMB: Muy buen esquiador, hasta en pendientes de 45º, con pasos expuestos y nieves de todo tipo.
EE:Esquiador excelente:capaz de afrontar pendientes de hasta 50º, con pasajes obligatorios algo expuestos y con nieves de todo tipo.
• EX:Esquiador extremo, capaz de afrontar pendientes de más 50º, con pasajes obligatorios muy expuestos y con nieves de todo tipo.

Escala Traynard rectificada:

Es la más utilizada en las guías. La Traynard tradicional clasificaba la dificultad desde el 0 hasta el 6, actualmente se llega al 7 para tener más parecido con la escala Volo:

S1: Terrenos poco inclinados con facilidad para el giro. Zonas muy adecuadas para la iniciación en el fuera de pista.
S2: Terrenos poco inclinados o moderada inclinación pero con amplitud para el giro y sin obstáculos. Adecuadas cuando se tiene algo más de nivel.
S3: Pendiente moderada que como máximo llegará a los 35º. En este nivel se sitúan la mayoría de los descensos que se pueden considerar accesibles a esquiadores buenos o muy buenos.
S4: Pendiente mantenida superior a los 35-40º , terreno estrecho y obligado. Cualquier caída puede ser difícil de parar y, consecuentemente las consecuencias suelen ser graves.
S5: Pendientes muy fuertes, inclinación superior a los 40-45º, terreno muy obligado y con exposición. ¡Prohibido caerse!
S6: Inclinación mantenida superior a los 50º . Terrenos con obstáculos, exposición y con dificultad para el viraje. La caída es imposible de parar, puede tener consecuencias fatales. Esquí extremo.
S7: Nivel nuevo, añadido para buscar la equivalencia con la siguiente escala. El extremo de lo extremo. Se cuentan con los dedos de una mano los esquiadores en todo el mundo capaces de descender un S7.

Escala Volo (Volodia Sashahani) o Toponeige:

Está basada en la Traynard rectificada, pero es más completa pues usa tres dígitos. El primero, que va del 1 al 5, refleja la dificultad. El segundo dígito precisa aún más esa dificultad, es un subnivel (como en escalada 6a-6b-6c). Este segundo dígito va del 1 al 3, el 1 sería igual a “inferior”, el 2 a “media” y el 3 “superior”, pero cuando el primer dígito es 5, este segundo puede pasar del 3 y legar hasta el 6 que es la dificultad máxima esquiada hasta ahora (5.6). Así tendremos:

• S1.1, S1.2 y S1.3: terrenos poco inclinados o moderada inclinación con facilidad para el giro. Zonas muy adecuadas para la iniciación en el fuera de pista. Inclinación que no sobrepasa los 30º.
• S2.1, S2.2 y S2.3: moderada inclinación pero con amplitud para el giro y sin muchos obstáculos. Máximo 35º mantenidos, pero con desnivel importante.
• S3.1, S3.2 y S3.3: Pendiente mantenida superior a los 35-40º, incluso con cortos tramos hasta 45º, terreno estrecho y obligado, pasajes técnicos.
• S4.1, S4.2 y S4.3: Pendientes muy fuertes, inclinación de 40-45º mantenida (más de 200 m.), terreno muy obligado. Esquí extremo.
• S5.1, S5.2 y S5.3: Pendientes muy inclinadas, inclinación superior a los 45º en más de 300 metros o más, 50º en más de 100 metros, terreno muy obligado o estrecho y gran dificultad para el viraje.
• S5.4, S5.5 y S5.6: Inclinación mantenida superior a los 50º . Terrenos con muchos obstáculos, estrechos y con mucha dificultad para el viraje.

Grado de exposición:

La escala Volo, además, separa el concepto de exposición del de dificultad, con lo que a los dígitos anteriores, referidos exclusivamente a la dificultad, se le añade otro dígito que va del 1 al 4 y precedido por la letra “E” (Exposición). Así tendremos:

E1: terreno libre de árboles y piedras, no hay grandes obstáculos, aunque siempre cabe la posibilidad de resultar herido por no poder detenerse tras una caída.
E2: En la línea de descenso existe una barrera rocosa o un obstáculo importante que agravaría las consecuencias de una caída sin detención. Riesgo de accidente grave.
E3: Corredores serpenteantes o barreras o cortados importantes en la trayectoria del esquiador que resbalase tras la caída. Riesgo de muerte.
E4: Paredes altas, grandes obstáculos o barreras al paso del esquiador o en la trayectoria de un deslizamiento tras la caída. Riesgo máximo de golpes con percusión. Accidente mortal.

Así, un itinerario de 45º de inclinación media con pasos estrechos y con un cortado bajo ellos que obliga a hacer una diagonal para evitarlo, tendría la siguiente clasificación:
• Clasica: D (Difícil)
• Blachere: EMB (muy buen esquiador)
• Traynard: S5
• Volo: S4.3 E2

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Seguridad