Las Canales Oscuras con esquís

Continuamos nuestro Proyecto Gredos con una actividad que llevamos mucho tiempo esperando poder hacer: bajar esquiando las Canales Oscuras de la cara suroeste del Almanzor. Fue hace unos años cuando vimos por primera vez una foto de la cara oeste del Cuchillar de Ballesteros completamente blanco por la nieve y la cencellada, dando a este cercano lugar un aspecto fácilmente confundible con el de montañas mucho más altas. Desde entonces no hemos parado de estudiar la zona con la ayuda de mapas, fotos, reportajes en blogs de alpinismo y demás herramientas que nos pudiesen ofrecer una visión más concreta de esta vertiente salvaje al otro lado del Circo. Después de muchísimo estudio, decidimos que ya era hora de ir a conocerlo.

                 Ficha Técnica                                          Mapa de Situación

          

Esta es una actividad que hemos podido realizar gracias a que se han juntado varios factores esenciales. En primer lugar, hay que tener una gran técnica en pendientes inclinadas, conocimientos de alpinismo y la experiencia necesaria como para conocer con exactitud nuestras capacidades y nuestros límites. No podemos permitirnos un sólo error aquí, ya que las consecuencias pueden ser fatales. Debemos conocer muy bien el terreno y para ello el estudio de la zona y de las condiciones ha de ser preciso. La primavera es la mejor época para hacer este tipo de descensos, pero también debemos escoger muy bien tanto el día como la hora.

Tenemos muy buen sabor de boca de lo que hemos hecho la tarde pasada. Llegamos a Gredos abriendo el descenso del Corredor Mari Carmen y estamos muy contentos por haber empezado este proyecto con tan buen pie. Ahora todo duerme, aúnque a la luz de la luna todavía podemos ver algún desprendimiento bastante grande de bloques de hielo en las cascadas cercanas, quizás debido a las contracciones del frío.

Mientras nuestro material se seca al calor de la estufa, le damos un repaso a nuestros planes para mañana. No tendremos claro lo que haremos hasta que lo veamos con nuestros propios ojos, pero es muy importante tener unos buenos esquemas mentales del lugar por el que vamos a ir.

Nadie madruga más que Siula, que ha estado guardando el refugio Elola toda la noche. Antes de que la luz nos alcance, ya estamos preparados para salir. No tenemos ninguna prisa, sabemos que hay que esperar a que la nieve se reblandezca por el sol y debido a la orientación de las laderas a las que nos dirigimos, más vale pecar de pacientes.

Estos días el sol está apretando muchísimo y la nieve no tarda nada en reblandecerse. Como siempre, la vista de la norte del Almanzor nos sobrecoge.

Tal y como decían las previsiones, las nubes empiezan a aparecer desde primera hora. Subir sin prisa nos permite disfrutar de las espectaculares vistas de los Tres Hermanitos y el Perro que Fuma.

Elegimos una bonita línea de subida bajo el Ameal de Pablo.

Los cúmulos se desarrollan con rapidez sobre la Garganta de Chilla.

Subimos a las agujas del Cuchillar de Ballesteros con la intención de obtener nuestra primera visión general de la zona.

La cara oeste del Cuchillar impone.

Poco a poco vamos reconociendo el terreno que tantas veces hemos estudiado en los mapas. A la derecha los Riscos del Gutre, más a la izquierda las laderas se adentran en la Garganta de Tejea. A medida que ascendemos vamos viendo los Riscos de las Natillas, el Asperón, los Castillejos…

Hemos esperado a que las condiciones de la nieve sean perfectas, la meteorología es muy buena y vamos bien de tiempo, pero de momento, por esta canal no nos atrevemos. Desde aquí arriba, la Canal principal de Tejea tiene resaltes que no podemos ver y a pesar de las altas temperaturas, quedan zonas de nieve más dura. No nos cuesta nada renunciar, sólamente verlo ya ha merecido la pena.

Continuamos cresteando…

El patio desde aquí es considerable. Seguimos hacia las Canales Oscuras.

Estamos un buen rato mirando la posible línea de descenso. Sabemos que si seguimos cresteando accederemos a una de las canales más evidentes. Nos parece que se llama Canal Izquierda, ya que existen 3 corredores principales en esta vertiente del Almanzor. No es de las más difíciles y la orientación suroeste constante nos hace confiar en que la nieve aquí pueda ser algo más homogénea que en otras canales.

Lo vemos claro, así que quitamos pieles de foca y nos preparamos para bajar.

Sabemos que las primeras palas que hay entre el Cuchillar y el Almanzor son menos inclinadas y sería un error confiarse, ya que son convexas y van ganando pendiente progresivamente. Despacito avanzamos hacia un lugar que no llegamos a ver. Hay mucho patio en este sitio.

La pendiente que esquiamos desaparece hasta unos 600 o 700 metros más abajo. Aunque la nieve es muy blanda, es muy difícil que paremos una caída por aquí. Además tenemos otro gran riesgo en esta vertiente, que son las coladas de fusión que vamos creando a nuestro paso y que en seguida adquieren muchísima velocidad y fuerza.

Alberto va abriendo la línea. Al fondo, los múltiples corredores que conforman las Canales Oscuras bajo el Cuerno del Almanzor.

A cada giro nos va invadiendo una sensación de inmensidad brutal.

Estamos en la zona intermedia de la Canal Izquierda. Poco a poco se van ensurcando las coladas y esquiamos mirando para arriba de vez en cuando. Estas tienen la fuerza y la velocidad suficientes como para tirarnos y arrastrarnos. No nos imaginamos cómo será en invierno con nieve reciente…

Llegando a la zona inferior la nieve empieza a escasear en algunos puntos y andamos con mucho cuidado de no colarnos por un agujero al Arrollo del Charco Zarco.

Toda la nieve rota que se ve en este fotograma está en movimiento. Las avalanchas nos obligan a detenernos en lugares seguros para esperar a que pasen.

Cuando lo gordo ha pasado, bajamos nosotros.

En esta zona inferior nos permitimos coger velocidad para poder adelantar a las coladas de nieve. Unos metros más abajo hay cortados de roca, que bordearemos para encontrar un lugar en el que parar para volver a subir.

Cruzamos los depósitos de nieve que ya están prácticamente detenidos.

La falta de nieve no nos permite bajar más. ¡Ya está hecho!

Casi no nos da tiempo a saborear el bocata. Grabamos unos planos y nos vamos pitando para arriba. El cielo burbujea cada vez a mayor velocidad.

Por detrás de Peña Chilla vemos cómo se alimenta un gran cumulonimbo. Habrá suerte si la dirección del viento no cambia.

Entre los esquís, bastones y piolet, llevamos un montón de puntas metálicas y eso no nos hace ninguna gracia. Subimos a muy buen ritmo.

La Garganta de Chilla se oscurece muy rápidamente, pero el viento del noroeste impide que el cumulonimbo ensombrezca nuestro camino.

Abrimos huella remontando hacia los hombros y las aristas debido al peligro de aludes en las canales. 

A pesar de nuestro temor por vernos envueltos en una tormenta durante nuestro regreso, no dejamos de disfrutar de estas condiciones tan brutales. La luz en algunos momentos es preciosa. ¡Ojalá tuviéramos más tiempo!

Las gargantas de la vertiente sur de Gredos son inmensas.

Últimos metros antes de llegar al Cuchillar de Ballesteros.

Parece que tenemos suerte. El cielo ha permanecido azul durante todo el ascenso.

Nos despedimos de la imponente garganta de Tejea, aunque será por poco tiempo…

Bajamos por el Zócalo del Almanzor al Refugio antes de hacer la última subida del día al Morezón para volver al coche. En esta vertiente ha dado el sol con fuerza durante todo el día y formamos grandes coladas de fusión. En las zonas más empinadas del Zócalo los ríos de nieve cogen una velocidad impresionante. 

En total 1500 metros de desnivel en el día de hoy. Nos quedamos con muchas ganas de seguir esquiando por aquí, pero nos tenemos que volver a casa para coger fuerzas, cargar baterías, descargar tarjetas y esperar a que vuelva el sol. De momento, las primeras etapas del Proyecto Gredos van de maravilla. 

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GREDOS

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top

5

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Freeride