El glaciar de Siete Picos

En la Sierra de Guadarrama podemos encontrar restos de los glaciares que en otras épocas más frías ocupaban las cumbres de estas montañas, sobre todo en el macizo de Peñalara. En la más modesta cumbre de Siete Picos también podemos encontrar estos restos, pero no en el circo de la cara sur o en la más fría vertiente norte, si no en la zona de Peña Hueca hacia el sureste: el glaciar de Siete Picos.

Ficha Técnica                         Mapa de Situación

                   

Paseando hace unos años por la Senda Herreros en su tramo entre el collado de La ventolera y los riscos de Cueva Lirón, bajo las paredes de escalada de Peña Hueca, nos sorprendió encontrarnos unos amontonamientos de piedra suelta de tamaños muy distintos, formando un cordón por el cual el camino remonta un tramo. Siempre hemos tenido la impresión de que parecía una morrena lateral de un antiguo glaciar. Recientemente hemos recopilado algo de información al respecto que queremos compartir por si alguien puede dar más datos.

En un principio nos sorprendió la vertiente en donde aparecían esas formaciones morrénicas, la orientada al sureste en vez de la más fría cara norte. Pero curiosamente coincide con las vertientes en donde aparecen la mayoría de huellas glaciares de la Sierra de Guadarrama (circos, lagunas y morrenas). La presencia de los glaciares más grandes en esta orientación sureste se debe probablemente, a la combinación de la meteorología y la orografía particulares de esta sierra. Los vientos dominantes de poniente traen la humedad del Atlántico dejando copiosas precipitaciones a sotavento de los relieves (cuadrante este), y el alineamiento SW-NE del eje de la sierra y su sencilla orografía (apenas una línea de montañas), hacen que las vertientes sureste acumulan la nieve. Así, en épocas más frías, esta acumulación formó los glaciares más potentes de la sierra, que excavaron cubetas y circos en los fondos, y dejaron escarpes en forma de paredes.

Circo de Peña Hueca

Consultando fotos aéreas, imágenes de sombreado de relieve y algunos mapas ampliados, observamos una formación semicircular al pie del Séptimo Pico que llama la atención. Podemos apreciar una cubeta circularentre los 1900 y 2100 m en la vertiente sureste de ese pico. Cerrando esa hoya por el sur podemos ver claramente un cordón semicircular a modo de represamiento, y por el norte lo limitan escarpes rocosos muy empinados o verticales.Todo ello nos lleva a pensar en una sobre-excavación que arranca los materiales y forma las paredes del circo, y una acumulación de los mismos formando el cordón semicircular.

En conversaciones mantenidas con nuestro amigo Daniel G. Pelillo, nos informó de que en las Actas de la 1ª reunión del Grupo de Trabajo del Cuaternario que se celebró en 1974, J. M. Ontañón e I. Asensio hacen mención de “El circo micro-glacial del collado de Siete Picos en la Sierra de Guadarrama”. También de que en las páginas 113 a 117 del libro recientemente publicado “El Valle de Cercedilla, Geología y Paisaje” de Eduardo Acaso y editado por la Fundación Cultural de Cercedilla, podemos leer:

“En su día existió un pequeño glaciar en la vertiente sureste de Siete Picos…., se trata de un glaciar de circo… , de tamaño reducido pues su anchura no sobrepasaba los 150 m. A su pie una especie de parapeto, hoy colonizado por el pinar, denuncia la presencia de un pequeño cordón morrénico fruto de la acción erosiva del hielo… El fenómeno glaciar de Siete Picos se produjo en el Pleistoceno Superior, durante el último ciclo glaciar, y su máxima expansión tuvo lugar hace 20.000 años. Y hará unos 11.500 que el glaciar de circo se quedó vacío de hielo.”

Buscando más pruebas que confirmen lo expuesto, indagamos en los mapas geológicos de la región y encontramos un mapa del Instituto Tecnológico Geominero de España en el que se muestra una zona con forma de media luna (zona 24 de Peña Hueca), formada por bloques, cantos y arenas y que clasifican como de morrena.

En vista de todo esto y después de otras visitas al lugar, hemos hecho una suposición de lo que encontramos en el terreno.

INDICIOS ENCONTRADOS:

M1: Morrena este

M2: Morrena oeste

Material caótico de las morrenas

m1 y m2: pequeñas morrenas interiores

A: Paredes del circo glaciar

B: Rocas redondeadas en el fondo de la cubeta

C: Cubeta glaciar

También podemos encontrar un muro artificial en la cubeta glaciar que no sabemos a qué edificación u obra corresponde

Según todo lo expuesto, hemos hecho una suposición de cómo sería este glaciar que se encuentra prácticamente en su totalidad en el término municipal de Cercedilla y roza el término mancomunado entre Navacerrada y Cercedilla.

DATOS DEL GLACIAR:

  • Tamaño: largo 300 m y ancho 330 m
  • Desnivel: 150 m, con cota superior a 2050 m e inferior a 1900 m
  • Superficie: 7,6 ha
  • Espesor: menor de 100 m
  • Orientación: sureste

Esperamos todas vuestras aportaciones a este pequeño estudio del glaciar de Siete Picos.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top

13 thoughts on “El glaciar de Siete Picos

  1. Interesantísimo. La orientación y altura (este se queda un pelín más bajo) es semejante a algunas cubetas d e Peñalara y del Nevero (idéntica orientación). Teniendo en cuenta la gran acumulación de nieve que se produce en Siete Picos por su ubicación (embudo de nubes) parece muy probable que lo que dice el repor sea así. Congratulations chavales.

  2. Muy interesante, habría que consultar la tesis de teresa Bullón sobre la geomorfología del sector occidental de la
    Sierra de Guadarrama, la tengo en casa, este finde lo ojeo a ver que dice.

  3. Es un nicho de nivacion, conocido ya de antiguo, desde los 70s y más, con sus bloques rocosos. No es un circo glaciar. Un saludo y muy buena investigación, se nota mucha afición y amor por nuestras montañas. SALUD

  4. Obermaier y Carandell en “los glaciares cuaternarios de la Sierra de Guadarrama” (1917), no vieron nada allí. En 1974, J. M. Ontañón e I. Asensio vieron “El circo nivo-glaciar (no micro-glacial) del collado de Siete Picos en la Sierra de Guadarrama”. pero Teresa Bullón subió allí cuando hacía su tesis y lo que vio fue un nicho de nivación: “El Guadarrama occidental: trama geomorfológica de un paisaje montañoso”. Teresa Bullón Mata, 1988.

  5. Copio lo que dice Teresa Bullón en su tesis: “…existen pequeños reductos, separados por afloramientos vigorosos, sometidos a una intensa acción periglaciar. Por ellos se canalizaron los bloques desprendidos y se empastaron con las arenas de desagregación. En la actualidad se refugia la nieve en el invierno y se conserva la humedad durante el verano dentro de una ladera. Todo esto es coherente con la existencia en Siete Picos de un nevero muy bien definido, situado en el contacto entre Siete Picos y el Cerro del Telégrafo, en exposición SE., en un vallejo del que surge un afluente del arroyo del regajo del Puerto, en un lugar muy propicio para que se acumulen las nieves que procedentes de las ventiscas que barren toda la ladera septeptrional y parte de la cumbre” asimismo viene acompañado de un mapa geomorfológico en donde figura el objeto de estudio como un nicho de nivación con su pequeña morrena como en el mapa geológico de SIGMA que habéis citado, este último dibujado por Pedraza más definido, mejor dibujado y con las morrenas más marcadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>