Alpe d`Huez: isla de Sol y nieve polvo

¿Quién no sueña con esquiar en nieve polvo y con un sol espléndido? La estación de Alpe d`Huez, con un desnivel esquiable de 2230 m y 300 días soleados al año, puede presumir de ser uno de los mejores lugares para que nuestros sueños se hagan realidad.

Ficha Técnica                              Mapa de Situación                                             Vídeo

    

Al encontrarse en un plató orientado al sur, justo por encima de las abruptas laderas que caen al valle, las nieblas no son habituales y aparece como una isla de sol en medio de las montañas. Pueden presumir de poder disfrutar de la nieve y bajo unas condiciones climatológicas envidiables: tienen una media de 300 días de sol al año. Desde las 7,30 h de media de insolación diaria en diciembre, hasta las 11 h en abril.

 

Sol y mucha nieve polvo.

El dominio esquiable de Alpe d`Huez reagrupa cinco estaciones: Vaujany, Oz en Oisans, Villard Reculas, Auris en Oisans, La Garde y la misma Alpe d`Huez. Sus 85 remontes mecánicos nos permiten recorrer los 240 km esquiables de sus 120 pistas (38 verdes, 32 azules, 34 rojas y 16 negras), incluyendo una de las pistas más largas del mundo (la Sarenne de 16 km). Su desnivel esquiable alcanza los 2230 m desde la cima del Pic Blanc a 3330 m hasta l’Enversin d’Oz a 1100 m.  Tiene dos snowparks, un half-pipe, un boardercross, circuitos de esquí nórdico y dos pistas homologadas FIS.

Instalaciones modernas y completas.

Los principales núcleos de la estación son:

•    Alpe d’Huez: Localizada en el centro del dominio esquiable tiene todos los servicios que podamos necesitar y una gran vida nocturna. La parte baja tiene el estadio de slalom, un snowpark y pistas fáciles con zonas protegidas para debutantes.

La Signal y el estadio de slalom.

•    Zona Intermedia: En la que incluimos el Dome des Petites Rouses, Lac Blanc, Clocher de Macle y Plat de Marmottes. El paisaje aquí es más amplio y las pistas son exigentes, entre las que destacamos la Combe Charbonniere y la Balme.

Alpe d’Huez desde la Combe Charbonniere.

•    El Pic Blanc y el valle de la Sarenne: Dos telecabinas nos llevan hasta la zona glaciar bajo la cima del Pic Blanc de 3330 m. Las pistas aquí también son exigentes y para regresar a la base de la estación sin coger el telecabina, podemos optar por descender la de la Sarenne (de 16 km de longitud) o atravesar el tunel y descender por las pistas negras de la Breche o Tunnel.

Valle de La Sarenne desde el glaciar.

•    Vaujany: La zona de Vaujany y Montfrais es la más bonita de la estación, variada y protegida en los días de mal tiempo por sus bosques. Aquí encontraremos poca gente y disfrutaremos de excursiones entre abetos hasta los pueblos del fondo del valle. No podemos dejar de bajar por las pistas de la Fare o Edelweiss.

Pista de La Fare hacia Vaujany. Foto: Paloma Dorda.

•    Oz en Oisans y Villard Reculas: Pueblos tranquilos alejados del bullicio de Alpe D’Huez con preciosas pistas de todos los niveles. Entre ellas destacamos Alpette, que nos lleva a Oz, o la Foret, que acaba en Villard.

Hacia el valle de Oz.

•    Auris en Oisans y la Garde: Este es otro de esos rincones tranquilos apropiado para familias por sus pistas sencillas. No obstante, la cara norte de Signal de l’Homme y la bajada al pueblo de La Garde nos ofrecen pistas rojas y alguna negra muy interesantes, como Maronne y Col de Cluy.

Auris es otro de los rincones más bonitos y apartados de la estación. Foto: Paloma Dorda.

Los sectores freeride e itinerarios fuera de pista:
Mención aparte merecen los itinerarios de fuera de pista. Una veintena de recorridos que podremos descubrir de la mano de los guías de alta montaña. De entre ellos destacaremos los siguientes:

Zona del Lac Blanc.

• Montfraise:
En las proximidades de esta última, encontramos una fabulosa zona para el freeride entre árboles y rocas que ha sido nuestra preferida en los días de nevada.  Esta zona se encuentra entre los remontes de Vallonnete y Montfraise.

Los días de mal tiempo nos resguardamos en los bosques de Montfrais.

La nieve polvo se acumula aquí en los días de mal tiempo.

Uno de los sectores que más nos gustó.

• Signal:
Desde la Signal tenemos una cara norte con amplias palas fuera de pista muy tentadoras, pero avalanchosas. Atención al riesgo de aludes si vamos a bajar por ellas.

Javi en el sector de Signal.

En uno de los tubos donde más nieve había.

• Rousses:
Entre las pistas de Bartavelles, Les Rousses y Chamois encontramos otra zona entretenida, con pequeñas barreras de rocas y canales empinadas.

Próximos a las pistas de esta zona encontramos entretenimiento.

En las barreras de rocas próximas al Plat de Marmottes.

Exprimiendo las últimas bajadas…

• Charbonniere:
A esta zona accedemos desde el Clocher de Macle y parte de la Combe Charbonniere. Es un sector con barreras rocosas, pasos empinados y canales estrechas, en el que debemos asegurarnos de que la línea elegida tenga salida y no acabe en un cortado.

La Combe Charbonniere está justo entre las franjas rocosas y bajo ellas el sector descrito.

En la zona superior de Charbonniere.

Alberto reculando en una cascada de hielo oculta bajo unos centímetros de nieve polvo.

• Auris:
En días en los que acaba de caer paquetón, aquí encontraremos buenaa palas amplias para abrir huella, pero hya que espabilar ya que enseguida quedará trillada.

Nieve polvo y sol : día perfecto.

Kike con las últimas luces.

• Sarenne:
A ambos lados de la larga pista de La Sarenne tenemos también buenas palas con nieve virgen y aunque es una zona muy alta, su orientación sur hace que las buenas condiciones no duren mucho.

Hacia el Valle de Sarenne.

En la zona intermedia.

• Les Cheminées de Mâcle:
Son dos itinerarios visibles desde la estación que se dirigen vertiginosamente hacia la máxima pendiente. Desde la estación superior del Marmottes III podemos acceder a estas canales difíciles, empinadas y estrechas, tanto que a veces no caben los esquís. Inspiran respeto y sólo están al alcance de los más expertos.

Exigentes líneas bajo el telecabina de Marmottes III.

En el comienzo de la canal que desciende bajo el Marmottes III.

 • Le Grand Sablat:
El glaciar del Grand Sablat se extiende desde la cima del Pic Blanc hasta el Pic Bayle. Esta ladera orientada al sureste de pendientes amplias tiene un desnivel total de 1900 m que nos llevarán hasta el pueblo de Clavans en el Vall Ferrand. Desde aquí debemos remontar 400 m hasta el final de la pista de La Sarenne o contratar un taxi.

Itinerarios de todos los niveles para gozar.

• La Combe du Cerisier:
Esta ladera orientada al nordeste de 1900 m de desnivel, accesible desde el Pic Blanc, nos lleva hasta el lago Cerisier y a Clavans. Tenemos la opción de descender por
la ladera desde el Col de Piedfroid o por el couloir que sale de la Cima Sur de Sarenne.

• La Combe du Loup:
Es uno de los más clásicos itinerarios de Alpe d’Huez aunque no de los más frecuentados. Salvaje y alejado de la masificación de las pistas, accedemos a él desde
el Pic Blanc y termina en el Col de Sarenne, cerca del refugio del mismo nombre. Aquí podemos tomarnos un descanso antes de enlazar con la parte final de la pista de La Sarenne.

Y más nieve polvo.

• La Chapelle d’Auris:
La Signal de l’Homme tiene dos vertientes: por una de ellas discurren las pistas de Fontfroid y Vernettes y por otra tenemos un interesante itinerario que acaba en la
capilla de St Giraud en la carretera camino de Auris, a 1,5 km. Canales, muros y resaltes que con nieve polvo merecen el paseo.

Esperamos poder volver pronto.

El dominio de Alpe d’Huez nos ofrece una gran variedad. Variedad de paisajes, con tranquilos bosques y zonas de alta montaña. Variedad de pistas, desde zonas fáciles y protegidas hasta couloires para los más exigentes riders. Y todo ello con sol y mucha nieve.

Oficina de turismo Alpe d’Huez: www.alpedhuez.com

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí en estación, Freeride

Mont Blanc de Tacul con esquís

Desde el pueblo de Chamonix a 1000 m de altitud, tienes que levantar mucho la mirada para contemplar la cima del Mont Blanc a 4810 m. Y entre ambos, esbeltas agujas  de roca, brillantes y amenazadores glaciares, bosques de coníferas inmensas, lagos cristalinos, que nos invitan a recorrerlos.

Ficha Técnica                                    Mapa de Situación                                         Vídeo

Así que hemos cogido los juguetes de escalada y esquí con la intención de pegarnos algún descenso. Decidimos desechar la ida inicial de descender el Mont Blanc, ya que un mayo muy cálido y seco había trasformado muchas de las laderas en placas de hielo.

Chamonix justo a los pies del Mont Blanc.

Monumento a los primeros conquistadores del Mont Blanc.

El Mont Blanc de Tacul con sus 4250 m es uno de los satélites del techo de los Alpes y su cara norte, fácilmente accesible desde el teleférico de la Aguja del Midi, nos ofrece 650 m de desnivel. En invierno y primavera podemos continuar el descenso hasta el mismo Chamonix por el Valle Blanco y La Mer de Glace. Esta cara norte totalmente glaciar es muy cambiante de un año para otro, y aunque la pendiente no es muy pronunciada (30º ó 40º con algún escalón de 45º ó 50º) los riesgos de aludes y caídas de seracs son importantes.

Glaciar de Bossons precipitándose hacia el valle.

Después de confirmar la previsión de buen tiempo en la Maison de la Montagne, preparamos los bártulos para el día siguiente. Cogemos el primer telecabina que nos deposita en la afilada arista del Midi y tras avanzar encordados el tramo más expuesto, nos calzamos los esquíes y descendemos hasta el Valle Blanco que cruzamos en un momento.

Saliendo a la arista de la Aguja del Midi.

Viento fuerte arrastrando la poca nieve polvo que había.

Primeros giros desde la arista.

Nieve en polvo-compacta en esta ladera hacia el Valle Blanco.

Encarando la cara norte del Tacul.

Llega el momento de encordarse.

En las primeras rampas nos echamos las tablas a la espalda ya que la nieve dura nos impiden progresar con ellas. Vamos ascendiendo a medida que el fuerte viento deja paso a un amenazante cielo que se va encapotando por el nordeste. Nos damos prisa en ascender las últimas pendientes y llegamos al hombro donde se dividen la ruta al Tacul y al Mont Maudit, que ya está entre las nubes.

Primeras y fáciles rampas.

Poco a poco la pendiente se acentúa.

Bajo los seracs de la zona alta de la pared.

Afrontando una de las partes más empinadas.

Llegando al hombro que conduce a la cima del Tacul.

Justo bajo las rocas cimeras nos desencordamos y preparamos con rapidez. El comienzo del descenso es la parte más complicada y expuesta: es una rampa helada de unos 45º que rodea un serac, bajo la cual el glaciar se precipita abruptamente. No te puedes caer, así que, piolet en mano por si acaso, descendemos con prudencia por las huellas de subida que son la única zona en donde los cantos pueden agarrar algo.

Encarando la parte alta de la cara norte.

Asegurando giro a giro en esta zona más expuesta.

En el escalón más empinado al principio del descenso.

Aquí no te puedes caer.

Parte intermedia en la que disfrutamos de una nieve mucho mejor.

Superada la parte más difícil, podemos enlazar unos cuantos virajes en una nieve polvo compacta, siempre con la vista puesta en las posibles grietas. Se suceden zonas menos inclinadas con nieve polvo y escalones empinados en donde asoman las placas de hielo. Otra zona para dejar correr a los esquíes nos lleva al último paso complicado, justo por encima de las últimas rampas antes del plató. En esta parte final saboreamos cada uno de los giros que por fin pueden ser un poco más amplios y rápidos.

En la zona intermedia pudimos correr pero siempre atentos a las grietas.

Al fondo la Aguja del Midi y la Verte.

También hay que tener ojo con los seracs.

Paramos, comemos y nos encordamos mientras miramos esa cara norte del Mont Blanc que dejamos pendiente para el próximo invierno.

Regreso al telecabina tras un día para recordar.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LOS ALPES

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
1

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Freeride

Meribel, el corazón de Los 3 Valles

Los 3 Valles son uno de los dominios esquiables más grandes del mundo y Meribel su núcleo central, su corazón. Atravesar la estación de punta a punta nos puede llevar todo el día y nos encontramos con paisajes y pistas para todos los gustos. Y sus rincones “fuera de pista”, impresionantes.

Ficha Técnica                                   Mapa de Situación                                        Vídeo

Los 3 Valles se encuentran en la región de la Tarentais (Francia) a 95 Km del aeropuerto de Chambery. Está formada por la unión de las siguientes estaciones: Courchevel, La Tania, Meribel, Mottaret, Les Menuires, Val thorens y Orelle. Su dominio esquiable supera los 600 km de pistas, uno de los más grandes de los Alpes. Tiene 283 pistas: 51 verdes, 88 azules, 105 rojas y 39 negras. Sus remontes son modernos y de gran capacidad, con un total de 205, de los cuales 42 son telecabinas, además de algún funitel. Sus remontes te elevan desde 1300 m,  hasta una altitud de 3230 m, alcanzando los glaciares de  Peclet, Thorens y Pointe Renod. Es una gran estación para todos.

Panorámia de la estación de Meribel.

 

En la cima del Mont Vallon.

En el sector del Mont de La Chambre.

 Además de ser uno de los dominios esquiables más grandes y famosos de Europa, posee rincones en donde sentirte alejado del jaleo. Podemos combinar excursiones que nos llevarán todo el día, con jornadas dedicadas a sacarle el máximo partido a una sola ladera. Las posibilidades son casi infinitas y aquí sólo vamos a indicaros algunas de las muchas zonas que nos han resultado interesantes para el freeride, en donde hemos encontrado rincones de singular belleza.

 

Paisajes inmensos en torno al Mont Vallon.

En las laderas de Cime de Caron.

 

En la vertiente oeste de Mont Vallon.

 Sin duda que el Mont Vallon ocupa un lugar destacado entre las zonas interesantes. Un sólo telecabina nos deja en la misma cima, desde la que accedemos a cualquiera de sus vertientes en las que podemos dibujar todas las líneas que nuestra imaginación sea capaz de trazar. Se trata de una Reserva Natural por lo que debemos extremar el cuidado y respetar sus zonas cerradas. Tenemos tanto descensos técnicos y empinados, como laderas amplias y abiertas donde “darle más cera”.

Al fondo el Mont Vallon.

En la empinada cara norte del Mont Vallon.

 

Uno de los itinerarios más interesantes en la cara oeste de Mont Vallon.

 

Los remolinos de viento arrastraban la poca nieve polvo que había.

El viento había barrido la nieve de las zonas altas, pero en la parte baja del Mont Vallon, cerca del telesilla Moures Rouges, el bosque de pino negro había acumulado nieve polvo seca. Las formaciones de pequeños “pillows” sobre rocas y árboles nos permitieron disfrutar de saltos y trucos en ellos. Es una zona divertida y protegida de las inclemencias por el relieve y el bosque.

Entretenidos entre los pillows

… que nos hicieron disfrutar del bosque…

Y la nieve polvo acumulada allí.

 El sector de Cote Brune y Plattieres tiene unos “fuera de pistas” muy interesantes en donde la nieve polvo se acumula y conserva bien. Con laderas amplias y algunos canales, conforman un sector entretenido y cercano a las pistas. Esto hace que enseguida sea trillado pero siempre queda sitio para otra traza nueva. En resumen, una estación inmensa en la que no deja de haber pequeños rincones para descubrir.

 

Laderas de Mont de La Chambre.

 

Enriscada cerca del telesilla de Bou des Lanches

Entre las rocas del bosque al pie de Mont Vallon.

 

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí en estación, Freeride

Ascensión al Tacul

La ascensión de la cara norte del Mont Blanc de Tacul supone una interesante y fácil ascensión glaciar con una trepadita final a las rocas cimeras. Es perfecta para aclimatarnos pero su accesibilidad no debe hacernos olvidar el terreno en el que nos movemos.

                      Ficha Técnica                                            Mapa de Situación

                   

Aunque hay quien renuncia a tomar el telecabina de la Aguja del Midi y llega al Valle Blanco tras remontar la Mer de Glace, la mayoría de las ascensiones a esta montaña se realizan gracias este remonte. Así, de un plumazo, nos plantamos a 3800 m de altitud a tiro de piedra de este imponente “cuatromil”. Una relativamente fácil ascensión glaciar que se puede hacer en el día y que resulta muy golosa para iniciarnos en este tipo de ascensiones.

La huella hacia el Tacul no siempre va por el itinerario más seguro.

Pero su accesibilidad está provocando estos últimos años un elevado número de accidentes, sobre todo por aludes. Dos meses antes de nuestra ascensión, siete montañeros quedaron sepultados tras desprenderse un enorme serac en la zona alta de la cara norte, y este mismo año otros dos han perdido la vida en circunstancias parecidas.  Otros fatales accidentes se han producido últimamente debido a aludes de placa tras copiosas nevadas. Y es que hay que valorar la peligrosidad de la ruta independientemente de que haya cordadas en ella (casi siempre hay alguna) y valorar también si la huella por la que se asciende es la más segura. La mayoría de las veces la ruta trazada es la más fácil, pero no la más segura.

Hay que valorar la peligrosidad de la ruta entre las numerosas grietas y seracs.

Al margen de ésto, la ascensión es preciosa, empezando por el descenso de la afilada arista que baja de la Aguja del Midi al plató del Valle Blanco. Un comienzo que nos pone en situación. A pesar de que hay quien atraviesa el plató sin cuerda, o conocéis perfectamente las zonas de grietas, o más vale no atravesarlo sin ella.  A nuestra derecha dejamos el refugio de Los Cósmicos, en donde podemos hacer noche para subir más tranquilamente. Aquí es donde pernoctamos si queremos realizar el Mont Blanc por la ruta de los “cuatromiles”.

Afilada arista de bajada al Valle Blanco.

Con un buen “patio” a ambos lados.

Atravesando el gran plató del valle Blanco.

A nuestra derecha dejamos el refugio de Los Cósmicos.

La ruta varía de año en año dependiendo del movimiento de los seracs y de donde se tapen o abran las grietas del glaciar. Normalmente tenemos una primera rampa empinada para sortear las primeras grandes grietas y que a veces se encuentra abarrotada de gente que sube y que baja. Pasada esta primera parte, la pendiente disminuye algo pero se mantiene constante en torno a los 30º y va zigzagueando para evitar las grandes grietas de esta zona intermedia.

Al fondo el triángulo rocoso del Tacul.

Llegando al collado justo antes de las primeras rampas.

En seguida ganamos altura y se abre el Valle de Chamonix a nuestros pies.

Primeras grietas y seracs para llegar a la zona intermedia.

Tras la zona media de la cara norte, la pendiente aumenta a medida que nos acercamos a las grietas de la parte alta. Por aquí debemos valorar las condiciones de los seracs y la nieve, y evaluar la seguridad de la ruta trazada. En ocasiones evita rampas de hielo duro y empinado pero atraviesa por debajo de seracs que no sabemos cuándo se derrumbarán. Es la zona más peligrosa y debemos informarnos bien y saber elegir el camino más seguro. Sea cual sea el camino que elijamos, debemos afrontarlo lo más rápidamente posible.

Al borde de una de esas grietas sin fondo.

Frecuentemente encontramos seracs en equilibrio precario.

Últimas rampas empinadas antes de llegar al hombro.

Paso entre seracs en la parte alta para llegar al hombro.

Llegados al hombro, se abre ante nosotros una gran meseta con una travesía descendente hacia el collado entre el Tacul y el Mont Maudit a nuestra derecha, y otra ascendente hacia nuestra izquierda que se dirige a la arista que separa la vertiente norte de la vertiginosa cara este, con una enorme ceja sobre el couloir Whimper. La huella de la derecha será la que sigamos si nos dirigimos al Maudit por la ruta de los “cuatromiles”, camino del Mont Blanc.

La peligrosa cara nordeste del Maudit con el famoso paso de la rimaya, y el Mont Blanc al fondo.

Viento fuerte llegando al plató por encima del hombro.

Cuidado con los nubarrones en esta zona apropiada para perderse si hay poca visibilidad.

Hacia nuestra izquierda encontramos la arista que lleva a la cumbre.

Siguiendo hacia la izquierda en dirección hacia el sur, nos topamos con las rocas cimeras que trepamos por su lado este, justo por encima del couloir. Una fácil pero expuesta trepadita entre rocas y hielo, nos lleva hasta la cima. Es aquí donde es difícil no encontrarnos con el clásico embotellamiento de los Alpes, con cordadas que suben y que bajan y que hacen que esperemos y desesperemos. Nosotros tuvimos suerte este día de mediados de septiembre y subimos solos!!!

Tramo final con la gran cornisa sobre el couloir Whimper.

Comienzo de la corta y fácil trepada rocosa.

Tramo expuesto al rodear por encima del Whimper.

Álvaro en los últimos metros.

Y Alberto cerrando la cordada.

Y por fin la cima con un tiempo que empeoraba por momentos.

Debemos prestar atención a los cambios bruscos de tiempo en este plató cimero, ya que la nieve y la niebla pueden hacernos perder el camino correcto entre todas las grietas y seracs. Por lo demás, el descenso no tiene truco y desandando nuestra huella volveremos a tener que pasar por esos tramos expuestos lo más rápidamente posible. En definitiva, una ascensión fácil, accesible, bonita pero congestionada y expuesta a los aludes.

Regreso por la arista del Midi, ya con los primeros copos cayendo.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo

Les 2 Alpes: esquí todo el año

No es la estación con más pistas, ni la más extensa en kilómetros, ni la más alta de los Alpes. Pero es una de las más atractivas por su variedad: esquí en glaciar, snowparks, circuitos de boardercross y, sobre todo, interesantes itinerarios Freeride. Y todo ello, rodeado por el Parque Natural de Les Ecrins. Os dejamos un repor de cuando estuvimos allí.

               Ficha Técnica                                             Mapa de Situación

                  

La estación de Les 2 Alpes se encuentra en el departamento de Isere, a 70 km al suroeste de Grenoble camino de Briançon. Fue una de las primeras estaciones de esquí abiertas en Francia, y su nombre se debe al hecho de estar constituida por dos núcleos de población, Venosc y Mont de Lans, uno a cada extremo del amplio collado en el que se encuentra. Situada al pie de dos montañas emblemáticas de esta cordillera, La Meije de 3982 m y Les Ecrins de 4102 m, podemos combinar las jornadas de esquí en la estación, con las ascensiones a estos picos dentro del parque natural.

Vista hacia Les Cretes.

Gracias a los remontes situados en la zona glaciar, tenemos la posibilidad de esquiar los 365 del año, haciendo que esta estación no descanse ni en verano. Este hecho, unido a la atracción que supone para los freestylers, el snowpark del glaciar en verano, proporciona un gran ambiente apreskí durante todo el año. Además, adquiriendo un forfait de seis días, tenemos incluida la posibilidad de conocer otras estaciones cercanas como Alpe d’Huez, Puy St. Vincent, Montgenevre y Serre Chevalier, sin coste adicional alguno. Podemos disfrutar de un desnivel de 2300 m y un dominio esquiable de 210 km que se reparten por las siguientes zonas, bien diferenciadas:

El sector de Le Diable.

Pied Moutet:
Amplias laderas protegidas de los vientos húmedos y fríos del noroeste, con pistas rojas y azules, amplias y fáciles. Cuando la nieve llega hasta el fondo del valle, podemos descender hasta el mismo pueblo de Mont de Lans o Bons, por unas bonitas pistas a través del bosque.


Panorámica de Les 2 Alpes hacia Pied  Moutet.

Hacia la pista del Grand Nord.

En la ladera de Sautet.

La Fée:
Este único remonte nos permite disfruta de la zona más interesante de la estación: el valle de La Fée y el de Thuit. Las largas pistas recorren un paisaje de auténtica montaña, en el que las posibilidades para el Freeride son enormes. En los itinerarios más largos, Clos de Chalance y las laderas a la derecha de Gours bis, debemos tener presente siempre el riesgo de aludes y su aislamiento. Otras zonas interesante son las del itinerario Selle, las laderas que bajan a Thuit desde la pista de Aymes, y la ladera de Sautet que baja desde el telesilla de La Fée hasta la pista de Grand Nord.

El interesante sector de Sautet.

Con buena nieve, estos tubos son muy recomendables.

En su parte alta tienen buena pendiente.

Es una de las zonas que más nos gustó.

Señalando los tubos bajados de Sautet.

Les Cretes y Le Diable:
Tiene una zona baja adecuada para el aprendizaje por sus pistas verdes y azules, todas amplias y sencillas y cerca de las edificaciones. Pero esta ladera pronto se empina y encontramos fuertes pendientes salpicadas de bosquecillos de abetos. Sólo existe una pista fácil para descender por aquí, siguiendo un monótono camino zigzagueante. Las otras posibilidades de bajar son haciéndolo por las pistas negras, o por los itinerarios fuera de pista. Recomendamos esta zona para la práctica del Freeride cuando las condiciones meteorológicas sean malas, ya que ofrecen la seguridad de estar siempre cerca de las instalaciones. Nos gustó particularmente, la zona a la izquierda de las pistas de Decente y Diable.

Ladera entre Les Cretes a la izquierda y Le Diable a la derecha.

Corta ascensión en la zona alta de Le Diable.

Aprovechando las últimas luces.

Toura:
Aquí podemos encontrar entretenimiento para todos. Tenemos pistas de todos los colores, dos circuitos de boardercross, uno de freecross, un gran snowpark y algún fuera de pista interesante como el del Grand Couloir o el del Couloir bajo el telecabina de Glacier.

Panorámica de Toura desde Sautet.

Desde la estación superior del telecabina del Glaciar.

En la zona del Gran Couloir.

Glaciar de Mantel y La Girose:
Los remontes de la zona de esquí en glaciar alcanzan una altitud de casi 3500 m, y nos permiten esquiar todo el año. Son pistas verdes y azules, con poca inclinación, y gracias a la pista roja de Dome, tenemos algo más de variedad. Salir fuera de estas pistas balizadas es un peligro, ya que los puentes de nieve que taponan las grietas en el glaciar, pueden venirse abajo con nuestro peso.

Vista de la parte alta de la estación coronada por los glaciares.

Desde esa parte alta accedemos a los “fuera de pistas que van a La Fee.

Al fondo los itinerarios de Gours y de Clos de Chalance.

St. Christophe y La Grave:
Desde la zona alta de La Toura o Le Jandri, podemos acceder a la vertiente de St. Christophe. Mítica para el Freeride, tiene fuerte inclinación y es muy expuesta por los cortados que la interrumpen. Por aquí es imprescindible tener un alto nivel de esquí fuera de pista, y en caso de no conocerlo, contratar los servicios de guías profesionales. Otro de los grandes atractivos de esta estación, es la posibilidad de esquiar con el mismo forfait en la estación de La Grave, siempre y cuando esté abierta la conexión por los remontes del glaciar. La Grave es lugar de culto para el Freeride, pero eso, ya es otra historia…

Impresionante vertiente de San Christophe.

Una estación con rincones  más que interesantes.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí en estación, Freeride