Siete Picos: canal de la Z

Marzo ha sido un mes espectacular para esquiar en Guadarrama. Nosotros hemos aprovechado para abrir dos bajadas que aun no habíamos hecho en Siete Picos: el Cholón y el Tubo de la Z. Ambos se encuentran en mitad de los contrafuertes rocosos del hombro del Séptimo Pico, una de las zonas más empinadas y expuestas de esta montaña, en su vertiente sur.

Ficha Técnica                          Mapa de Situación                              Vídeo

A finales del mes de febrero llegaron por fin las nevadas a la Sierra de Guadarrama, copiosas y frías, con vientos del norte que acumularon espesores importantes en las vertientes sur. Laderas que normalmente no acumulan nieve suficiente para ser esquiadas se convirtieron en el objetivo de nuestras excursiones: La Peñota, Peña del Águila, Siete Picos, etc. La muralla sur de la llamada Sierra del Dragón presentaba unas condiciones excelentes, así que después de bajar la canal de la X, la de la K, el tubo Megalítico y el del Cholón, probamos otra línea que habíamos recorrido en zapatillas este verano pasado y que por su recorrido zigzagueante habíamos llamado Canal de la Z.

Para esquiar la cara sur, desde el Puerto de Navacerrada hay que hacer dos bajadas y dos subidas. En esta ocasión remontamos los Siete Picos desde la colonia de Camorritos, en Cercedilla. De esa manera calculamos mucho mejor los horarios para que no se nos haga de noche, además de que nos ahorramos el atasco que las carreteras del Parque Nacional sufren día tras día durante el invierno. Habían pasado unos días desde las últimas nevadas, y cruzar los arroyos del Hueco de Siete Picos ya se estaba convirtiendo en una tarea cada vez más difícil.

Para ir dirigiéndonos a la base de esta canal, remontamos el pinar por la ladera SW del hombro del séptimo pico hasta encontrarnos con la Senda Herreros. El bosque va abriéndose poco a poco y las rampas empiezan a ser empinadas. En la base de la canal, justo en el límite del pinar, dejamos de foquear y subimos con los esquíes en la mochila. Desde aquí van asomando las peñas y agujas de granito, definiendo los distintos canalones por donde podemos ascender, algunos de ellos con difícil salida. Preferimos remontar por el mismo tubo que queremos esquiar para comprobar si estaba practicable con tablas o no. Superamos los escalones más empinados de la zona media del tubo, hasta salir a las rampas superiores, las que conducen a la cumbre rocosa del séptimo pico.

Llegamos a la parte alta con los rayos cálidos ya de la tarde, encontrando así las mejores luces de esta vertiente sur. Las últimas rampas son fáciles y están protegidas por pinos bajitos tallados por el viento.

Comenzamos el descenso entre los árboles del hombro este, buscando la entrada al primer escalón. En esta zona es necesario hacer un buen ejercicio de orientación, ya que el recorrido hasta el primer embudo serpentea entre pequeñas rocas, pinos y arbustos y es fácil desubicarse. Por suerte, podíamos seguir las huellas de subida. El primer escalón es un embudo formado por planchas de roca bastante inclinadas. En esta cara sur de la Sierra la nieve desaparece muy rápido sobre la roca, por esa razón nos encontramos el paso bastante estrecho. Tuvimos que bajar en escalera clavando las colas y apoyándonos en la roca, despacito y con tranquilidad. No es muy expuesto, ya que éste desemboca en una pala ancha, aunque manteniendo la inclinación.

La pala se vuelve a estrechar varios metros más abajo en el segundo paso de rocas. Un par de días antes habría bastado con un salto doble, pero esta vez ya no había nieve sobre los escalones de roca, dificultando un poco el descenso. A partir de aquí se vuelve más sencillo el itinerario, aunque debemos seguir zigzagueando entre resaltes de roca menos complicados, hasta el límite del bosque. Dejando que nos envolviese la oscuridad, pudimos llegar a Camorritos rápidamente, porque la bajada por el bosque es cómoda y había nieve suficiente.

La vertiente sur de Siete Picos nos ofrece muchas interesantes rutas de las que sólo hemos probado unas pocas. Lástima que los días esquiables en esta zona sean tan escasos, pero quizás es precisamente por esto por lo que esquiar aquí nos resulta tan gratificante.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>