Reportajes

Vídeo de La Mira

La Mira, canal SW. Continuando con nuestro Proyecto Gredos os enseñamos el vídeo del que seguramente sea primer descenso de la Canal SW de La Mira. Condiciones muy escasas de nieve, pero suficientes para realizar esta actividad …

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Iceland: Landmannalaugar

Camino de Landmannalaugar, comienzo de uno de los trekkings más impresionantes de la isla, nos vamos haciendo idea de la esencia de este lugar forjado por el fuego y el hielo. Volcanes y geiseres, glaciares y cascadas, torrentes y aguas termales, nos enseñan el carácter salvaje y bello de estas tierras.

Ficha Técnica                   Vídeo                   Mapa de Situación

El nombre de la isla ya nos define parte de su carácter: Islandia deriva del vocablo nórdico “iceland” o tierra de hielo. También se la llamó “Snaeland” o tierra de las nieves. Debido a su latitud rozando el Círculo Polar Ártico el clima es realmente frío, aunque ligeramente templado por la Corriente del Golfo. Pero otra característica geográfica le confiere su otra singularidad: se encuentra en medio de la Dorsal Atlántica que causa una gran actividad volcánica. Son el fuego y el hielo los elementos que han modelado este paisaje único, singular, duro y salvaje.

Islandia surgió por la intensa actividad volcánica de la dorsal mesoatlántica, esa fractura terrestre en donde van formándose las placas continentales que derivan en sentidos opuestos una media de 2,5 cm por año: la euroasiática hacia el este y la norteamericana hacia el oeste. Así encontramos que la isla es de formación reciente, con materiales más antiguos cuanto más nos alejamos de la fractura central. Esa fractura atraviesa la isla por medio y es claramente visible en la región de Thingvellir, en donde podemos caminar con un pie en Europa y otro en América. La zona baja de la fractura está ocupada por lagos de aguas extremadamente cristalinas y muy frías. En algunas de sus grietas, como la de Silfra, podemos bucear tocando los dos continentes con ambas manos.

Desde el Parque Nacional de Thingvellir, y continuando camino hacia el este, llegamos a uno de los fenómenos naturales más impresionantes que se pueden contemplar: los geyseres. De hecho, el nombre genérico de ellos se debe a uno de estos manantiales que rítmicamente expulsan el agua hacia el cielo: el Geysir, que actualmente se encuentra aletargado. Junto a él podemos observar el Strokkur, que ahora mismo es el más activo emitiendo su chorro de agua a más de 20 metros de altura cada 5 minutos aproximadamente.

Siguiendo hacia el nordeste llegamos a una de las cascadas más visitadas de Islandia, Gullfoss o cascada dorada. El río Hvitá se introduce en dos grandes caídas en una profunda fisura del relieve, estrellando el agua contra sus paredes que asciende en forma de aerosol por la pared opuesta empapando al visitante. Si ya impresiona verla en verano, en invierno congelada es un verdadero espectáculo con ambas paredes de la fisura convertidas en hielo. Si continuamos hacia el nordeste, enseguida termina el asfalto y la pista nos lleva hacia las inhóspitas tierras altas del interior. Sólo es apta para vehículos todoterreno y atraviesa entre los glaciares Langjokull y Hofsjokull hacia la ciudad de Akureyri, en la costa norte. Lástima no tener tiempo para hacer esa travesía por el corazón de la isla.

Cambiamos nuestro rumbo hacia el sur, hacia Fludir, en donde encontramos un perfecto lugar alejado de las poblaciones para acampar y, con suerte, observar las auroras boreales ya que la previsión meteorológica es de cielos despejados y la de auroras es favorable (http://www.gi.alaska.edu/AuroraForecast/Europe). Una pradera musgosa que parece un colchón, con un arroyo cercano, nos ofrece el lugar perfecto para disfrutar de la noche, que aunque sea septiembre es realmente fría. Con todo el abrigo y los plumíferos puestos, esperamos la oscuridad que va revelándonos las luces del norte, esos mágicos bailes de rayos de colores que nos hechizan e impiden dormir.

Al día siguiente seguimos rumbo al este primero, hasta el lago Hranueyjalon, y luego al sur por la pista de tierra que llega a Landmannalaugar. El paisaje cambia del verde luminoso del musgo y la yerba, al gris y marrón de las cenizas y la tierra desnuda. Un lugar casi yermo, apenas colonizado por líquenes y brezos rastreros, en donde los conos volcánicos abundan, muchos de ellos inundados por lagunas de aguas verdes turquesa.

Aprovechamos para estirar un poco las piernas y darnos una carrerita hasta la cima del cono volcánico que alberga el lago Blahylur. Desde la cumbre se abre un paisaje de volcanes grises y verdes lagos, de montañas nevadas y valles anegados por los torrentes del deshielo, de luces que se cuelan entre las nubes y cortinas de lluvia que velan los relieves… Al final tenemos que bajar corriendo por las cenizas para no empaparnos.

Un poco más allá, el lago Ljotipollur nos sorprende con el contraste de colores de sus aguas turquesas, sus líquenes amarillos y sus cenizas rojas. Y otro poco más allá, el lago Frostastadavatn nos impresiona con la reciente colada volcánica del Namshraun que invadió su cuenca.

El camino sigue por un increíble paisaje de contrastes: contraste de colores y contraste de meteoros. Igual el cielo se cubre y llueve apagando los colores, como sale el sol y se cuela entre las nubes iluminándolo todo y encendiendo el arco iris. Pasados unos pocos kilómetros llegamos a Landmannalaugar. Bueno, casi, porque nos separa un caudaloso río que debemos vadear. Dudamos si pasar, pero al otro lado vemos todoterrenos como el nuestro así que, después de valorar entre todos el paso menos arriesgado, pisamos el acelerador y al río. El agua salta por encima del capó, pero el motor sigue en marcha y conseguimos cruzar sin más problemas. Ufff!!! Los que no estamos acostumbrados al todoterreno, sudamos la gota gorda a pesar del frío.

Landmannalaugar está enclavado al borde de la colada volcánica del Laugahraun con húmedas praderas al borde de los torrentes que bajan de las montañas. Nos ofrece un refugio bien guardado con todas las comodidades, una pequeña oficina del camping, un autobús de comidas calientes y unas casetas de aseos y duchas. Pero lo mejor de todo son sus aguas termales: un arroyo ardiente y humeante que surge por debajo de la colada volcánica mezclándose con las aguas frías del río. Este lugar es perfecto para acampar y preparar las excursiones por los alrededores o comenzar el famoso trekking hasta Skogar.

Nos vamos a dormir con la esperanza de que al día siguiente el tiempo nos permita disfrutar de la excursión al Brennisteinsalda y las Montañas de Colores.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS RUTAS DEL MUNDO

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Excursiones, MONTAÑA, Trail

Vídeo Mutua Madrid Open 2016

Mutua Madrid Open 2016. Película oficial del Mutua Madrid Open, que realizamos el año pasado por estas fechas. Novak Djokovic y Simona Halep conquistaron el título en la Caja Mágica en una edición que congregó a casi 250.000 espectadores en Madrid. La película de este año será presentada en breve.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

top
0

Publicado:

Categorías: Eventos

La Galana: canal de La Muesca

El afilado perfil de La Galana guarda en su vertiente sureste una corta canal, que remata una larga excursión por el corazón del Circo de la Laguna Grande o del Gargantón de Gredos. La canal de La Muesca se eleva entre los contrafuertes rocosos de su cumbre hasta una brecha entre ellos que le proporciona ese nombre. Su estrechez y fuerte pendiente atraen las miradas de todos los que quieren esquiar esta montaña.

Ficha Técnica                                        Mapa de Situación

                     

Vista desde la lejanía de los valles, el pico de La Galana parece tan alto como el mismo Almanzor. Apenas 30 m de altura le faltan para desbancarlo del título de cima más alta del Sistema Central. Su afilado perfil destaca entre las grandes cornisas de nieve que muchas veces se forman en el collado del Venteadero y en el risco del Gutre. Desde su cima, la arista norte lleva por el canchal de La Galana hasta la portilla del Rey, separando los circos del Gargantón y de las Cinco Lagunas.

La canal Sureste o de La Muesca desciende desde la brecha que separa la antecima de la Portilla del Venteadero, de la cumbre principal de La Galana. Tiene unos 200 m de desnivel y una pendiente que en algún punto puede alcanzar los 50º, dependiendo de las condiciones de innivación del año: cuanta menos nieve haya, más empinada puede llegar a ser en las zonas de escalones rocosos. Es justo en esos estrechamiento en donde nos podemos encontrar las mayores dificultades y la mayor exposición por los afloramientos rocosos. Su orientación hace que la nieve se transforme en ella rápidamente, aunque su parte superior queda protegida del sol por los contrafuertes de roca.

Con ganas de continuar con nuestro “Proyecto Gredos” de apertura de nuevas líneas, volvimos al circo con la idea de explorar unas rutas, pero este año, la innivación no había acumulado nieve en ellas por lo que tuvimos que buscar otros objetivos. La norte de La Galana, conocido como el Canchal, tenía buena pinta, con mucha nieve y bien orientada con las condiciones que teníamos. Decidimos ir para allá intentando antes una nueva línea en el Morezón que tuvimos que descartar por la nieve helada que encontramos. Al final hicimos una rápida bajada por la Pala Amezúa.

Tras rellenar cantimploras, y ya con el calor apretando, nos dirigimos a la canal de Isabel II y a la portilla del Venteadero. Ya llegando al collado vimos que la nieve en esta vertiente Este empezaba a humedecerse demasiado, y cargando levemente las pequeñas cornisas formadas, éstas caían originando coladas de fusión que llegaban al plató del Ameal. En lo alto de la portilla cargamos los esquís en la mochila para trepar a la cima de La Galana.

Un corto destrepe lleva a la portilla de La Muesca y desde allí, con la incomodidad de escalar con las botas de esquí, ascendimos a la cumbre con la intención de seguir por la arista norte hasta el comienzo de la nieve en el Canchal. Desde la cima pudimos contemplar el murallón noroeste que forman El Ameal, Rsico Moreno y el Cerro de los Huertos, haciendo que nuestros cerebros imaginen futuros proyectos de líneas.

Empezamos a destrepar por la arista norte pero un delicado y expuesto paso, sin la cuerda ni el material necesario, hacen que nos demos la vuelta y dejemos esa bajada para otra ocasión. La canal Sureste que hemos podido ver al subir, nos ha gustado a los tres, así que regresamos a La Muesca y nos calzamos por fin los esquís. Aunque vimos que estaba interrumpida en la zona baja, pensamos que ya resolveríamos el paso cuando llegáramos allí.

El comienzo es estrecho, algo empinado y con la nieve cambiante por la sombra parcial que dan los espolones rocosos. Encontramos la nieve blanda al sol y dura a la sombra por lo que giramos con cuidado y de uno en uno. La pendiente mantiene unos 40º ó 45º, alcanzando quizás los 50º en algún corto tramo. Pasado este comienzo, la canal se abre algo y el sol le pega de lleno.

La zona intermedia mantiene esa pendiente moderada, con tramos cortos más inclinados como hemos dicho, pero es más amplia y franca. No obstante, una caída aquí puede llevare contra las rocas del paso cortado, por lo que hay que seguir atento a no engancharse o dejarse arrastrar por las coladas que uno mismo va desprendiendo al bajar.

El paso de roca pudimos hacerlo sin quitarnos los esquís con un poco de “cuidadín” para no estropear las tablas. Una vez en la nieve nuevamente, bajamos otro tramo inclinado con una rimaya pequeña que hay que saltar justo por encima de unas rocas. Pasada la grieta las dificultades se acaban al girar la canal a izquierdas y hacerse más amplia y menos empinada. Estas últimas palas fáciles conducen a los llanos del Ameal de Pablo.

Pero esto fue sólo el comienzo de la bajada: después quedaba el descenso hasta el refugio de la Laguna Grande por la canal de subida, o mejor si se hace por el Gargantón. El final con refrigerio en el refugio es obligatorio se baje por donde se baje.

A veces los planes no salen como uno tenía previsto y hay que renunciar a conseguir el objetivo, pero en otras ocasiones puede que ello te lleve a descubrir algo mejor, como nos ha ocurrido a nosotros con esta interesante canal. De todas formas, lo único importante es saber disfrutar del momento y de la compañía.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GREDOS

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
1

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Vídeo de Lyngen

Lyngen. Las mejores imágenes del viaje que en el 2015 hicimos a los Alpes de Lyngen para esquiar más allá del Círculo Polar Ártico. Descensos en los fiordos con nieve polvo hasta el mismo océano; bajadas por laderas inmensas o vertiginosos couloires; foqueos bajo las luces de las auroras boreales. ¡Un paraíso del esquí de montaña!

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Pico Murcia: cara Este directa

La cara Este del Pico Murcia nos ofrece una zona alta amplia y algo empinada, y una parte final con varias canales estrechas que nos llevan hasta el fondo del valle. Una preciosa excursión en el corazón de la montaña palentina, con vistas a los imponentes Espigüete, Peña Prieta y Curavacas.

Ficha Técnica                                           Mapa de Situación

                    

Aprovechando nuestra visita a la XVII Semana de Montaña de Guardo a la que nos invitó nuestro amigo Vidal, y aunque por allí el invierno no ha sido demasiado bueno de nieve (por no decir que ha sido malo), las vertientes más umbrías conservaban unas condiciones aceptables. El anticiclón instalado en la península nos dejaba días calurosos y noches frescas por lo que la nieve permanecía dura hasta mitad de la mañana, aunque en las umbrías no llegaba a transformarse del todo. Por esa razón descartamos intentar bajar cualquier cara norte empinada y buscamos objetivos más soleados. La cara Este del Pico Murcia era perfecta.

Desde Cardaño de Arriba salimos el grupo formado por Rubén Marcos, Vidal Rioja, Luna Redondo y los Pantoja (Álvaro, Alberto y Luis). Según Vidal nos esperaba un corto pateo de media hora porteando los esquís en la mochila por el arroyo de Valcabe rodeando el Cerro del Sillar, que al final sería algo más ya que no encontramos nieve hasta que llegamos a los pies del Pico Murcia. Un pico con forma de pirámide que se alzaba sobre nosotros mostrando su interesante cara este y que nos pedía que la esquiásemos.

Ya con las tablas en los pies la cómoda subida va ganando altitud a medida que rodea el pico por su vertiente sur, presentando un circo recogido y con un gran ambiente alpino. Es una zona en la que, en caso de inestabilidad del manto, puede resultar algo expuesta a los aludes ya que está coronado por una buena cornisa y las laderas son amplias y con la pendiente propicia al deslizamiento.

Según nos íbamos introduciendo en el circo, nos fuimos arrimando a la vertiente sur del Pico Murcia, bastante pelada de nieve, para remontar hasta el collado de su espolón sur. Esta cresta que separa la montaña palentina de la leonesa, tiene unas vistas excepcionales de la inmensa cara norte del Espigüete, que fotografiamos para estudiarla en casa. Después, seguimos foqueando por la cresta hasta que la nieve se acabó.

Con las tablas en la mochila trepamos la cómoda y corta arista que lleva hasta la cumbre, mientras se abren a nuestro alrededor nuevos paisajes que no conocíamos y que nos hacen maquinar futuros proyectos, siempre con los esquís a cuestas. En poco tiempo alcanzamos la cima del Pico Murcia de 2341 m de altitud, en el centro de este macizo montañoso que tanto nos gusta.

Unas pocas fotos en la cima, un trago de agua y nos calzamos los esquís para gozar el descenso. Desde arriba se ve una bajada franca, con pendiente mantenida pero no demasiado inclinada, entre 30º y 35º con algún resalte más pronunciado. El primero en lanzarse es Álvaro que le da con potencia y velocidad, del tirón hasta el falso llano que conduce a la zona baja. Ha hecho un auténtico bajadón: muy, muy rápido y sin parar.

Es el turno de Luna, que también lo hace con decisión y seguridad. Después vamos bajando los demás pero con algunas paraditas para las fotos y alguna toma de vídeo. La nieve crema está en unas condiciones perfectas para deslizar rápido: ni demasiado dura para que sea peligrosos correr, ni demasiado blanda como para que se enganchen las tablas.

La zona intermedia tiene escasa pendiente y nos lleva rápidamente a la entrada a los tubos de abajo. No debemos equivocarnos de entrada ya que alguno de ellos está cortado y no tiene salida.

El tubo final estaba a la sombra todavía por lo que encontramos la nieve más dura, así que lo bajamos de uno en uno tranquilamente. Embocamos la entrada al tubo y enseguida, una travesía hacia nuestra izquierda, nos llevaba a la zona estrecha. En esta zona, la más empinada de la bajada (unos 40º), encontramos la nieve algo dura y con rocas aflorando por lo que había que descender con un poco de cuidado.

Las rampas finales entre los arbustos nos llevaban hasta el arroyo donde por fin nos tomamos el bocata. Al final resultó ser una actividad en la que disfrutamos mucho, pero no ya en sí por el descenso, sino por lo bien que lo pasamos junto a nuestros amigos del norte. ¡¡¡Gracias a esgalla!!!

Texto: equipo RECmountain; imágenes: Rubén Marcos, Vidal Rioja y RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA CORDILLERA CANTÁBRICA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Canal de los Reyes Magos

Es una de las líneas más esbeltas del Circo de Gredos por ser rectilínea, estrecha y mantener una pendiente moderada pero continua. La canal de los Reyes Magos se eleva hacia la cumbre del Cerro de los Huertos, muy cerca del Refugio de la Laguna Grande, con una orientación al sureste bien protegida del frío del norte.

Ficha Técnica                                          Mapa de Situación

                  

El Cerro de los Huertos y el cordal del Risco Moreno y del Ameal de Pablo, conforman una cresta afilada y agreste que separa el Circo de la Laguna Grande y el del Gargantón. La vertiente noroeste es sombría, empinada y fría, mientras que la sureste resulta mucho más amable y soleada. La canal de los Reyes Magos se alza rectilínea hasta una pequeña portilla casi en la cima del Cerro de los Huertos, a donde llega otra empinada canal desde el Gargantón.

En marzo de 1986, acompañado de Paco Mora y Miki Dorda, pudimos bajar esta canal de los Reyes Magos con nieve polvo y mucha más cantidad. Este año, aunque las nevadas no han cargado demasiado esta ladera, en abril todavía tenía continuidad. Su orientación sureste, hace que enseguida la caliente el sol por lo que el rehielo nocturno deja de ser un problema a partir del mediodía. Teniendo en cuenta que las laderas umbrías estarían duras como el mármol hasta la tarde, esta canal iba a ser el objetivo del día.

A pesar de la escasez generalizada de nieve de esta temporada, en la Sierra de Gredos las condiciones han sido más que aceptables, con buenas acumulaciones en las vertientes norte y oeste. Las vertientes sur sin embargo, no han acumulado lo suficiente como para que continuáramos con nuestro “Proyecto Gredos”. Con los esquís puestos desde el viejo remonte del Prado de las Pozas, ascendimos hasta el Morezón para entrar al Circo por la Directa Oeste. La nieve aún dura como una piedra hizo que la bajada tuviéramos que hacerla con precaución y mucho “cuidadín”.

En la Laguna Grande nos ponemos las pieles y marchamos para arriba. Enseguida aparece nuestro objetivo del día y nos detenemos para estudiar sus condiciones. Aunque tiene dos estrechamientos en los que parece que no entrarán los esquís, la línea tiene continuidad. También nos preocupan las piedras que afloran y que hacen que una caída sea peligrosa, y más teniendo en cuenta que el calor empieza a apretar por lo que la nieve estará húmeda o incluso empapada, con el peligro de enganchones que ello supone. Y por último, debemos tener presente el peligro de que nos arrastre alguna colada de fusión, que aunque sea pequeña podría llevarnos contra las piedras.

En cuanto afrontamos estas laderas de solana ya con los esquís en la mochila, la nieve cambia de calidad y se vuelve blanda y húmeda. Si nos damos prisa todavía podríamos encontrarla en ese punto de fusión que se vuelve crema: nuestro querido “papapowder”. Avanzamos rápido, sudando como pollos, intentando llegar arriba cuanto antes para que la nieve no esté profunda y pegajosa. A veces resulta más rápido y seguro avanzar por la roca que por la nieve húmeda y hueca, que puede romperse con tu peso y hacer que te hundas hasta el fondo.

Por fin estamos arriba, en la portilla, con unas vistas espectaculares hacia el Gargantón y la muralla que va desde La Galana al Cervunal. Aparte de unas fotos, no perdemos más el tiempo y nos calzamos los esquís. Si la nieve se vuelve más blanda, más peligro habrá de hundir algún puente de nieve en los estrechamientos. La primera parte tiene muchas piedras asomando y tenemos que pisar alguna que otra. Aunque la pendiente al principio no es mucha, enseguida se empina a unos 45º que se mantendrán durante casi toda la canal.

Un poco más abajo comienzan los estrechamientos. El primero no supone mucha complicación: despacito para afinar en los giros y no chocar con las espátulas en las paredes. Después viene una zona algo más ancha y cómoda que acaba en el segundo estrechamiento. Éste es más angosto y los extremos de las tablas rozan las piedras, pero la mayor dificultad es pasar las profundas fisuras de reptación que existen justo aquí. Con un par de saltitos laterales pudimos superar las grietas y llegar a la zona baja en donde la canal se ensancha y empieza a perder inclinación.

Terminamos la canal con la nieve empezando a pegarse en las suelas, pero ya sólo queda llegar al refugio y tomarnos un refrigerio con nuestros amigos los guardas. ¡Qué rica sabe aquí la cervecita!

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GREDOS

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Cabezas de Hierro: palón NW

La cara noroeste de las Cabezas de Hierro ofrece un amplio “palón” de no mucha pendiente que nos lleva a uno de los bosques de pinos mejor conservados de la Sierra de Guadarrama. Una interesante excursión con un descenso largo y entretenido. En este año de escasez de nieve, ha sido, y es todavía, una de las pocas laderas que han mantenido espesor suficiente para esquiarse.

Ficha Técnica     Vídeo   Mapa de Situación

Las líneas en Cabezas de Hierro suponen una actividad siempre interesante, no sólo por el descenso, sino también por el paseo por la cabecera del pinar del Valle del Lozoya. Por eso, aunque se puede acceder a su cima desde el aparcamiento de Valdesquí, a nosotros nos gusta más partir de las praderas del refugio del Pingarrón, cerca de la carretera entre Cotos y Valdesquí. Nada más empezar nos introducimos en un frondoso bosque de pino silvestre con ancianos ejemplares y otras especies igual de venerables como robles, abedules y tejos. Ya en la ladera norte de las Cabezas, cuando el bosque se va aclarando, nos encontramos con algunos enormes pinos retorcidos por la crudeza del entorno.

Ya saliendo del bosque, la pendiente se acentúa y debemos elegir entre subir por el Circo de Cerradillas o por la misma cara noroeste de las Cabezas. Por Cerradillas la pendiente es algo menos empinada y se puede foquear hasta la misma cima. Por la cara noroeste podemos remontar por el palón que asciende a nuestra derecha con los esquís puestos, si la nieve está en buenas condiciones, o podemos dirigirnos hacia los espolones rocosos (los “pulmones”) en donde la pendiente nos obliga a echarnos los esquís a la espalda. Aquí nos encontramos con la cascada de hielo que nos hará más entretenida la subida.

Superada la cascada podemos llegar fácilmente por las palas de nieve hasta la cumbre, o podemos seguir buscando la corta cresta rocosa de la derecha para jugar un poco más. La pendiente disminuye y alcanzamos cualquiera de las dos Cabezas, la Mayor o la Menor, ya que desde ambas se encara bien el descenso del palón noroeste. La primera parte hasta el comienzo del palón no tiene mucha pendiente pero hay que tener cuidado ya que es fácil encontrarnos la nieve dura, o incluso helada, debido a la exposición a los fuertes y fríos vientos del norte.

Dejamos a nuestra izquierda el collado por encima del “triángulo” que separa la cara noroeste, del tubo que baja a Cerradillas. Aquí, en caso de malas condiciones, podemos escaparnos por ese tubo que suele ser más amable. El palón desciende ya hasta el bosque, con una pendiente continua y moderada que se acentúa a la mitad, aunque en ningún caso supera los 40º. Aunque la pendiente es propensa a los aludes, no hemos registrado ninguno aquí en los últimos años, pero no está de más afrontarla con precaución si las condiciones del manto son de cierta inestabilidad.

Con nevadas de sur la nieve se acumula en toda esta ladera umbría y se puede conservar en polvo mucho tiempo, haciendo este descenso muy apetitoso. Sobre todo si la nieve polvo se mantiene hasta el fondo del valle, por el pinar. En estos escasos días del invierno en el que nos encontramos la nieve profunda, es obligado el descenso de esta vertiente. Aunque el palón es algo menos empinado por la izquierda que por la zona de la derecha pegada a los pulmones, la calidad de la nieve hace que en ocasiones sea mejor bajar por este último lado.

El bosque no es muy denso y nos permite esquiar con comodidad hasta el río de las Cerradillas, en donde se termina la bajada y debemos volver a poner las pieles de foca. Si hemos venido de Valdesquí, remontaremos el Circo de Cerradillas hasta el Collado de Valdemartín para bajar directos al aparcamiento. Si no, para regresar al Pingarrón desde el río, remontaremos la ladera opuesta hacia el norte para retomar el camino por el que vinimos desde las praderas del refugio. De hecho hay un puente en el río que señala el inicio del camino de vuelta.

Sea como sea, esta excursión con esquís es una de las más interesantes de la Sierra de Guadarrama, no sólo por el largo descenso, sino también por el precioso bosque que atravesamos. Y esta temporada en la que sólo ha habido nieve en esta zona, hemos podido disfrutarla a tope de ella.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride