Nubes orográficas

Cuando las masas de aire cargadas de humedad chocan contra una cadena montañosa, el aire asciende y se enfría, produciendo formaciones nubosas muy diversas y que nos ayudan a interpretar qué está ocurriendo en la atmósfera.

Las cordilleras montañosas suponen un obstáculo a la circulación de las distintas masas de aire. Dependiendo del tipo de masa de aire que llega (temperatura, humedad, velocidad, etc.), y dependiendo también de la orientación de la cordillera y su orografía con respecto a la dirección del viento que las empuja, éstas se comportan de muy diferente manera y producen formaciones nubosas de muy diversas características.

Ya hemos visto anteriormente qué son las nubes y también cómo clasificarlas por el piso de altitud en el que se encuentran. Ahora vamos a ver las formaciones nubosas orográficas:

NUBES LENTICULARES:

Debido a la compresión de los vientos horizontales al encontrarse con una cadena montañosa, estos se aceleran por efecto venturi erosionando y peinando las nubes formadas, haciendo que parezcan lentes. Son un síntoma claro de vientos fuertes en altura que pueden venir asociados a perturbaciones y mal tiempo.

Efecto Venturi producido por la compresión del viento para salvar una cordillera.

Altocúmulo lenticular erosionado por las fuertes corrientes de viento horizontales.

Hongo lenticular característico de las montañas más altas.

NUBES DE ROTOR:

Cuando una masa de aire choca perpendicularmente con una cadena montañosa, se producen unas ondas a sotavento de la misma que se propagan cientos de kilómetros más allá de la cordillera, y cientos de metros por encima de ésta. En las cimas de cada onda se pueden formar unas nubes con forma de rodillos (calles de nubes) y que denotan viento fuerte en altura y perpendicular al eje de la cadena montañosa.

Ondas de montaña producida por los rotores a sotavento de los Sistemas Central e Ibérico.

Estratocúmulos formando calles de nubes en los rotores del sotavento de la cordillera.

“Morning glory”: rodillos producidos por el choque de las brisas marinas y el relieve.

NUBES DE ESTANCAMIENTO:

Cuando el viento choca contra una ladera, asciende por ella pudiendo llegar (por enfriamiento adiabático) al nivel de condensación por saturarse de humedad. Se forman así nubes que parecen estar estancadas a cierta altura, pero que realmente están en continuo proceso de formación al ascender el aire a barlovento hasta el nivel de condensación, y de disipación al descender la masa de aire a sotavento por debajo de ese nivel de condensación.

Esos estratocúmulos nos muestran nítidamente el nivel de condensación.

Las nubes de estancamiento parecen enganchadas al relieve.

Cúmulos y estratocúmulos ascendiendo para sobrepasar la cordillera.

NUBES BANDERA:

Cuando una masa de aire seca choca con una montaña, a sotavento de ella se produce un efecto de aspiradora de las brisas procedentes del valle. Si estas brisas con movimiento de remolino están cargadas con más humedad, forman nubes que ascienden por las laderas de sotavento hasta la misma cima, en donde se disipan al encontrase con los vientos secos. Suelen proporcionar buen tiempo a barlovento pero dentro de las nubes de sotavento el tiempo puede ser muy distinto.

Los vientos secos a barlovento aspiran las brisas húmedas del valle a sotavento cargadas de humedad y forman las banderolas nubosas.

Nubes bandera rotas por el fuerte viento de la cima.

El tiempo a ambos lados de la montaña puede ser muy diferente, más cuanto mayor sea la altitud de la montaña.

NUBES FANTASMA:

Se producen en montañas de gran altura cuando el viento empuja una masa de aire por encima de ellas y las nubes formadas son erosionadas al encontrarse con los vientos superiores laminares más violentos. Debido a la turbulencia producida al encontrase ambos vientos, se forman agujeros de cielo azul del aire superior más seco, y desgarros con formas caprichosas y muy cambiantes. Suelen ser síntoma de cambios de tiempo y empeoramiento.

Nubes fantasma desgarradas.

Nube fantasma erosionada y con agujeros azules.

NUBES DE CASCADA:

Estas formaciones nubosas se producen cuando llega una masa de aire frío que queda retenida en el lado de barlovento de la cordillera. Al seguir siendo empujada por el viento, esa masa de aire asciende y se cuela por las portillas más bajas cayendo a sotavento como una cascada. Esto es debido a que el aire frío que llega es más denso y pesado que el más cálido que hay a sotavento, por lo que cae ladera abajo resbalando bajo éste. Anuncia la llegada de aire frío y posible empeoramiento.

Nubes cascada fluyendo por los collados.

Nubes cascada cayendo ladera abajo.

NIEBLAS DE VALLE:

Cuando hay estabilidad atmosférica y cielos despejados, el enfriamiento nocturno del suelo puede provocar la formación de nieblas en los valles (mar de nubes) debido a que aquí suele haber mayor humedad. Están asociadas a situaciones de buen tiempo, poco viento e inversión térmica, y normalmente se disipan con el calor diurno proporcionado por el sol.

Niebla en el valle, montañero a la calle.

Mar de nubes, indicio de estabilidad atmosférica.

NIEBLAS DE LADERA:

Suelen producirse por llegadas de aire más húmedo y frío que asciende hacia arriba formando nubes y nieblas en las laderas. Normalmente, las nieblas en las laderas o cimas, nos indican un cambio de tiempo y la llegada de masas de aire más inestables.

Niebla en la montaña, montañero a la cabaña.

Estartos fractus ascendiendo a las cimas nos indican viento fuerte y mayor humedad.

NUBOSIDAD Y PRECIPITACIÓN:

Cuadro que asocia cada tipo de nube con su altitud, composición y la precipitación que suele proporcionar.

Texto: Luis Pantoja; Imágenes: equipo RECmountain

top

0

Publicado:

Categorías: Meteorología

Litometeoros y Electrometeoros

Los griegos denominaron “meteoros” a todas aquellas manifestaciones que ocurrían en el cielo y que podíamos percibir. Son todas aquellas señales que somos capaces de apreciar y que nos pueden ofrecer mucha información de lo que se nos avecina.

La meteorología es la ciencia que estudia los fenómenos perceptibles de la dinámica de la atmósfera y las leyes que los rigen. Podemos decir que un meteoro es todo aquel fenómeno perceptible (visible, audible, etc) ocurrido en la atmósfera o en la superficie del planeta. Su origen puede ser muy variado y atendiendo al mismo, los clasificamos en: Litometeoros (formados por partículas sólidas en el aire); Electrometeoros (manifestaciones de la electricidad atmosférica); Fotometeoros (producidos por la radiación luminosa); e Hidrometeoros (debidos a la condensación del vapor de agua).

LITOMETEOROS:
Son los fenómenos formados por partículas sólidas en el aire, levantadas por viento. Esas partículas pueden ser cenizas, sales, polvo, arena del desierto, etc.

- Calima: Suspensión en el aire de pequeñas partículas sólidas, en general de origen mineral, que reducen la visibilidad a menos de 10 km. En ocasiones, a estas partículas se adhieren contaminantes atmosféricos como fósforo, hierro y demás, perjudiciales para nuestra salud.

Cielo rojizo sobre la ciudad de Osh, debido al polvo del desierto.

- Humo: Suspensión en el aire de cenizas y otras partículas procedentes de incendios, combustión de combustibles sólidos o explosiones volcánicas. Sus nubes pueden elevarse miles de metros en la atmósfera y ser trasladados a lugares muy lejanos.

Nube de humo de incendio en la Peña del Águila.

Nube de humo de la erupción del volcán Arenal.

Humo de erupción y aurora boreal en Islandia. No dejeis de ver la web de este fotógrafo. Foto: Enrique Pacheco

- Tempestad de polvo o arena: Nubes de polvo o arena, levantadas por el viento en áreas desérticas y empujadas a miles de kilómetros de distancia y que impiden la visibilidad e incluso la respiración.

Tempestad de polvo en la Mancha. Foto: Antonio JGN

- Tolvaneras: Torbellinos de polvo o arena, que se elevan en forma de columnas de un diámetro de hasta 50 metros y que pueden elevarse a cientos de ellos. Normalmente están formados por la fuerte insolación y la turbulencia del viento.

- Turbonadas: Rachas violentas y repentinas de viento normalmente asociadas a fenómenos de tormentas intensas.

Nubes de arena levantadas por las tolvaneras del cumulonimbo del fondo del valle del Inilchek.

- Nubes de polen: Nubes de polen de los árboles arrastradas por el viento.

Nubes de polen en el Valle de La Fuenfría.



ELECTROMETEOROS:
Son fenómenos producidos por la manifestación visible o audible de la electricidad atmosférica normalmente de forma violenta como descargas.

- Rayos: Son descaras eléctricas de gran potencial, producidas en nubes de tormenta. Las fuertes corrientes ascendentes de estas nubes, hacen que las gotas se eleven y rocen entre sí cargándose eléctricamente. Esto acumula carga entre distintas partes de la nube y entre estas y el suelo. Cuando el potencial el elevado se produce la descarga.

- Trueno y relámpago: Trueno es el fenómeno sonoro provocado por la súbita dilatación del aire por donde discurre el rayo debido a su brusco calentamiento. Relámpago es el fenómeno luminoso que acompaña al rayo e iluminar el cielo.

Relámpagos y rayos iluminando el Valle de La Fuenfría.

- Fuego de San Telmo: Descarga luminosa de la electricidad estática acumulada en los extremos de los objetos que tienen cierta longitud. Son habituales en más tiles de barcos o alas de avión.

- Aurora polar: Fenómeno luminoso  en forma de cortinas de colores, producidas por emisiones solares  de partículas cargadas, y canalizadas por el campo magnético terrestre en la alta atmósfera que las conduce y acumula en las zonas polares. En el hemisferio norte son auroras boreales, y en el sur auroras septentrionales.

Más sobre Auroras: Auroras Polares

Texto: Luis Pantoja

top
0

Publicado:

Categorías: Meteorología

Hidrometeoros

Acaban de caer los primeros copos de nieve que han cuajado en la Sierra de Guadarrama. Pero este ligero manto blanco no es todo de nieve, también hay  escarcha, cencellada, etc. Hidrometeoros son aquellos fenómenos atmosféricos perceptibles y que son consecuencia del vapor de agua que contiene el aire. Veamos unos cuantos:

Hidrometeoros:

- Lluvia: Es precipitación de gotas de agua, mayores de 0,5 mm, que caen con cierta velocidad e intensidad. Estas gotas se forman a partir de gotitas más pequeñas en el seno de las nubes por procesos de coalescencia y aglutinamiento. Si el diámetro de las gotas es menor de 0.5 mm tenemos Llovizna.

- Chubascos: Es un tipo de precipitación caracterizada por su gran intensidad, pero no por su continuidad. Producen fuertes aguaceros que pasan rápidamente y suelen ser consecuencia de nubes de gran desarrollo vertical. 

Chubasco tormentoso en Villalba. Foto: Almudena Dorda.

 - Nieve: Precipitación de cristales de hielo formados por la sublimación del vapor de agua en el aire lo suficientemente frío. Estos cristales tienen muchas formas y crecen formando estrellas, plaquetas, agujas, etc. Cuando estos cristales se aglutinan forman los copos. La cinarra es la nieve granulada menor de 1 mm.

- Aguanieve: Precipitación simultánea de agua y de nieve.

- Granizo: Precipitación de bolas de hielo de diámetro entre 2 y 5 mm formadas por la congelación de gotas de agua que son elevadas a niveles altos muy fríos, debido a fuertes corrientes ascendentes de aire dentro de las nubes convectivas (tormentas).  Si el granizo es fino se denomina cellisca y si es grande, pedrisco.

- Lluvia engelante: Precipitación de agua que se congela al posarse sobre una superficie. Este fenómeno ocurre cuando una masa de aire húmedo pero no demasiado frío se extiende sobre otra masa de aire más frío con temperaturas bajo cero.

- Virga: Precipitación que se evapora antes de llegar al suelo por atravesar en su caída otras capas más cálidas o secas. Forma cortinas bajo la base de la nube que se disipan unos metros por debajo.

- Niebla: Nubosidad a ras de suelo, que reduce la visibilidad a menos de 1 km.  Estas nubes en forma de estratos pueden tener en ocasiones unos pocos metros de espesor, denominándose entonces bancos de niebla. 

- Whiteout: Es un meteoro asociado a la niebla en montaña en la que la visibilidad es casi nula y la falta de contraste de la nieve del suelo produce la sensación de estar flotando en la nada. En ocasiones, esta pérdida de referencias produce incapacidad para saber si estamos en movimiento o parados, y puede ir asociada a desequilibrios, mareos y caídas.

- Neblina o bruma: Nubosidad a ras de suelo, que reduce la visibilidad entre 1 y 10 km. En las zonas marinas se denominan brumas.

- Rocío: Son depósitos de gotas de agua en las superficies, al enfriarse el aire por irradiación nocturna. En las noches despejadas, el suelo irradia calor y se enfría, enfriando así el aire posado sobre él, que puede llegar a saturarse de humedad y condensarse en gotitas.

- Escarcha: Depósito de cristales de hielo, al enfriarse el aire por debajo de 0ºC, por irradiación nocturna. Es el mismo proceso que produce el rocío pero con temperaturas por debajo del punto de congelación que hacen que la humedad se sublime en cristales de hielo sobre el suelo. Sus cristales tienen forma foliácea, triangular y plana y pueden llegar a tener varios centímetros de tamaño. Si se quedan enterrados bajo otra capa de nieve, forman estratos frágiles que inestabilizan el manto.

- Helada: Es la congelación directa del agua del suelo, formando costras de hielo transparente y duro.

 - Cencellada: Depósito de cristales de hielo sobre las superficies, al paso de nieblas cuando la temperatura del aire es negativa. Estas formaciones acumulan cristales de hielo en forma de coliflor o agujas en la parte de barlovento de los objetos pudiendo llegar a formar banderolas de varios metros de longitud. Puede ser blanca o transparente, o tener forma de agujas si no hay viento. Sus cristales pueden formar capas frágiles si se quedan enterrados bajo la nieve.

- Ventisca: Nieve levantada del suelo por el viento, y que reduce la visibilidad. En ocasiones la ventisca es sólo superficial, pero en otras ocasiones puede envolver por completo a las personas y reducir enormemente la visibilidad.

- Rociones: Nubes de agua levantada por el viento de superficies marinas o lacustres.

- Torbellino de nieve: Rachas violentas y repentinas de viento que levantan la nieve del suelo.

- Tornado: Gran remolino producido por algunas nubes de tormenta de consecuencias devastadoras. El movimiento ciclónico del viento en la base de potentes cumulonimbos hace que se forme una manga de nubosidad que a medida que se acelera, va aproximándose al suelo hasta que sus efectos llegan a la superficie. Pueden llegar a tener más de 200 km/h y una presión interior muy inferior al exterior provocando el estallido de viviendas.

Foto: Eric Nguyen

- Tromba marina: Tornado producido sobre el mar y que levanta el agua en forma de columna hasta la base de la nube.

Texto: Luis Pantoja; Fotos: RECmountain

top
0

Publicado:

Categorías: Meteorología

Fotometeoros

Arcoiris, brillos de colores, aros luminosos, iridisencias, etc. Los fotometeoros son aquellas manifestaciones de la tmósfera que podemos percibir con la vista. Están producidos por la radiación luminosa solar o lunar. Algunos son realmente espectaculares.

- Arcoiris: Arco luminoso debido a la refracción de las distintas radiaciones que componen la luz solar, en las gotas de lluvia. En ocasiones, además del arco primario se pueden observar otros secundarios, arcoíris doble. Cuando el sol está próximo al ocaso puede verse un arcoiris rojo.

- Arco de niebla: Arco luminoso y blanquecino centrado en nuestra sombra cuando se proyecta contra la niebla. Suele observarse en zonas de montaña o costeras.

- Espectro de Broken: Anillos luminosos coloreados en torno a nuestra sombra al proyectarse contra una nube o contra la niebla. Suele observarse en zonas de montaña. También llamadas glorias.

- Halos: Conjunto de fenómenos en forma de anillos luminosos producidos por la refracción de la luz solar o lunar en los cristales de hielo de las nubes. Si son originados por la luz solar, podrán ser de colores. Si lo son por la luz lunar, son blancos. Pueden formarse con una amplitud de 22º ó 46º.

- Parhelios: Brillos luminosos blancos o de colores asociados a los halos. En ocasiones se forman arcos tangentes y arcos circuncenitales a partir del halo, y también columnas de luz que parten del sol.

 

Columnas de luz en Astún

- Coronas: Región circular luminosa y blanquecina en torno al sol o la luna rodeada de anillos coloreados. Se forman por la refracción de la luz en las gotitas de agua líquida de las nubes.

- Iridiscencias: Son zonas o franjas paralelas cercanas al sol o la luna con brillos de colores, debidas a la refracción de la luz en las gotitas de agua líquida.

- Rayos crepusculares: juego de luces y sombras producidos por las nubes, puestas de sol o a la sombras de proyección de nubes o montañas.

 

Sombra de proyección del Elbrus.

- Espejismos: Son imágenes vibrantes que reflejan el cielo y parecen superficies de agua, debidas a la reflexión de la luz en las capas de aire más calientes pegadas al suelo. A las imágenes distorsionadas de los objetos lejanos al salir o ponerse el sol se les llama trepidaciones o centelleos.

- Rayo verde: Destello verde emitido por la última parte del disco solar en ocultarse durante la puesta del sol, debido a la diferente refracción de la radiación que compone la luz solar.

- Airglow: Resplandor verdoso en forma de bandas verdes en el cielo que se deben a un fenómeno de luminiscencia nocturna producido por ciertas reacciones químicas que se dan en la alta atmósfera entre el día y la noche.

Texto: Luis Pantoja

top
0

Publicado:

Categorías: Meteorología

Tormentas: qué son y cómo se forman

Aunque pueden producirse durante cualquier época del año, es en verano cuando más se prodigan las tormentas. En menos de lo que imaginamos, podemos pasar de un radiante y caluroso día, a una jornada de lluvias intensas, con granizo, bajada brusca de temperaturas, y lo que es peor, con rayos que nos ponen los pelos de punta.

Vídeo de tormenta nocturna en desarrollo, Cercedilla

Las tormentas son manifestaciones meteorológicas en las que se libera gran cantidad de energía, a veces de forma muy violenta, debido a nubes de gran desarrollo vertical: los Cumulonimbos. Estas nubes suele tener un diámetro de 10 km (aunque algunas supercélulas son mucho mayores), y puede llegar a alcanzar la tropopausa a una altitud de 12 o 14 km, siendo generadoras de chubascos, granizo, rayos, etc.

Cumulonimbo completamente desarrollado en Madrid.

Para su formación es necesario que se den las siguientes condiciones:
• Un aporte de humedad en capas bajas que alimente la formación de los cumulonimbos y proporcione la energía suficiente.
• Inestabilidad atmosférica para que estas nubes se desarrollen verticalmente, ya sea por fuerte calentamiento del suelo o por llegada de aire frío a las capas altas de la troposfera.
• Un mecanismo de disparo que inicie el proceso, como es el que el aire junto al suelo alcance la temperatura de disparo, o el forzamiento del ascenso del aire al llegar a una cordillera o colisionar con otra masa de aire.

Los rayos constituyen uno de los mayores peligros en montaña.

Las células tormentosas pasan por las siguientes fases:

- Fase de crecimiento:

El cúmulo se empieza a desarrollar y está más caliente que el exterior, produciéndose fuertes corrientes ascendentes que impiden que la precipitación llegue al suelo. Se forma el cumulonimbo, a veces con un penacho de cirros, debido al viento en altura, y la base con mammas.

Célula convectiva en fase de crecimiento.

- Fase de madurez: Las gotas ya no se sostienen y caen en forma de chubascos, produciéndose también las descargas eléctricas. Fuertes vientos descendentes llegan a la superficie y hacen bajar la temperatura. A veces la precipitación es en forma de pedrisco.

Tormenta en su fase de madurez con fuertes chubascos. Foto: Almudena Dorda

- Fase de disipación: Ya no hay corrientes ascendentes que aporten humedad a las capas altas. Cesa la precipitación y las rachas violentas de viento. La temperatura interior de la nube se iguala a la del exterior y se disipa. A veces queda algo de nubosidad en las capas altas.

Fase de disipación en la que predominan las nubes altas.

Informarnos de si existen condiciones propicias para la formación de tormentas, nos resultará muy conveniente en nuestras salidas al monte.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Meteorología

Tormentas: meteoros asociados

Descargas eléctricas que pueden fulminarnos; granizos como huevos capaces de abrirnos la cabeza; descensos bruscos de temperatura que nos provoquen una hipotermia; vientos huracanados que nos arrastren por los suelos. No son exageraciones: las tormentas son uno de los fenómenos atmosféricos más violentos y en los que más energía se libera.

Vídeo de tormenta e incendio en la Peña del Águila, Cercedilla

En la fase de máximo desarrollo de un Cumulonimbo, este puede manifestar su tremenda energía de muy diversas formas:

• Chubascos de lluvia: Debido a las fuertes corrientes ascendentes, las gotas de lluvia se elevan y juntan entre sí, provocando que su tamaño sea muy grande hasta que ya no se sostienen. Entonces se precipitan al suelo de forma intensa y brusca (chubascos).

Chubasco de célula tormentosa. Foto: Almudena Dorda.

• Granizo: También debido a estas fuertes corrientes ascendentes, las gotas de lluvia alcanzan capas de la atmósfera muy frías, llegando a congelarse y formando el granizo. En sucesivos ciclos de ascenso y descenso, el granizo crece en capas concéntricas, superando en ocasiones el tamaño de un huevo (pedrisco).

Granizos que arrasan la vegetación.

• Mammatus: formaciones nubosas en forma de mamas o globos en la base de la nube y que indican la existencia de fuertes corrientes convectivas.

Mammatus bajo el cumulonimbo.

• Turbonadas: En ocasiones, el aire frío de la cima de la nube, cae repentinamente hasta el suelo, produciendo violentas corrientes de viento.

Turbonadas arrastrando la arena por encima de las montañas.

• Tornados: Cuando la energía acumulada en el Cumulonimbo es muy grande, se produce un torbellino de aspiración en la base de la misma. Este torbellino puede alcanzar velocidades de viento de más de 200 km/h, pero su máximo poder destructivo lo produce la depresión de su interior.

Tornado. Foto: escuelapedia.com

• Trombas de agua: Son torbellinos sobre el mar en los que una comuna de agua es succionada hasta la nube.

Tromba marina. Foto: chiledesarrollosustentable.cl

• Rayos: Descarga eléctrica.

Rayos y relámpagos.

Formación del rayo: El rozamiento entre las gotas o granizos al elevarse y encontrarse con los que descienden, producen una bipolarización de la nube desde su cima a la base, y desde ésta al suelo. Se induce entonces una carga positiva creciente en la superficie de la Tierra. La diferencia de potencial eléctrico entre la nube y la Tierra aumenta, hasta que un rayo “piloto” iniciador abre un canal conductor hacia la Tierra que es aprovechado para conducir la descarga eléctrica.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Meteorología

Precauciones frente a los rayos

Entre los peligros objetivos que podemos encontrarnos en la montaña, están  los meteorológicos. Y entre éstos, tenemos los derivados de una tormenta violenta y que nos ponen los pelos de punta: los rayos. ¿Cómo podemos protegernos de estas descargas?

La mejor forma de protegernos de un rayo es evitar que nos sorprenda una tormenta, pero si aún así nos vemos envueltos por una de ellas debemos adoptar las siguientes precauciones:

- Abandonar toda zona elevada o que sobresalga del relieve. Evitar las cumbres y las crestas.

- Descender a zonas al amparo de relieves más altos. Son relativamente seguras las zonas protegidas por relieves elevados, pero no pegados a ellos.

- No correr, ya que la turbulencia de aire creada puede atraer rayos. Se han dado casos de ciclistas en marcha, alcanzados por rayos.

- Si estamos en terreno abierto, colocarnos agachados, con brazos y piernas encogidas y sobre algún material aislante.

- En cuevas u oquedades, separarnos de la entrada y situarnos al menos a 2 metros del fondo y del techo.

- Alejarse de árboles solitarios o elementos prominentes. Un bosque, sin embargo, es relativamente seguro.

- Alejarse  a más de 25 metros de elementos metálicos o alargados como piolets, esquís o bastones, ya que su longitud producen diferencia de potencial entre sus extremos y pueden atraer rayos.

- Apagar aparatos eléctricos como teléfonos, radios, etc.

- Alejarse de instalaciones metálicas como vallas, tuberías, tendidos eléctricos, vías de tren, pasamanos y vías ferrata.

- Alejarse de corrientes de agua, canalizos o chorreras en la roca, charcos, ríos, piscinas o el mar.

- Alejarse de animales o rebaños ya que la distancia entre cabeza y cola, puede hacer que se carguen eléctricamente y atraigan rayos. 

- Si se eriza el cabello, notamos cosquilleo o los metales echan chispas, hay que tumbarse inmediatamente.

- En viviendas hay que cerrar ventanas y puertas para que no haya corrientes de aire, y separarse de ellas. Alejarse de chimeneas y apagar la electricidad.

Lugares seguros son los que se asemejan a una Jaula de Faraday: estructura metálica en forma de jaula, que trasmite la descarga por su exterior, manteniendo el interior a salvo siempre que esté aislado de dicha estructura. Algunos refugios de montaña están construidos de esta forma. Los vehículos también se comportan de esta manera, mientras tengamos las ventanillas subidas. Aún así, la onda expansiva y la temperatura que pueden llagar a alcanzar los objetos metálicos, pueden ser suficientes para ocasionarnos graves lesiones.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Meteorología, Seguridad