La Palma: ruta de los Volcanes

Este sendero recorre uno de los paisajes más bellos de Canarias en el que la fuerza de la naturaleza ha emergido desde las entrañas de la tierra dejando su huella en forma de paisaje atormentado y árido en el que los seres vivos luchan por conquistarlo. Los rojos, ocres y negros terrenos yermos contrastan con los luminosos verdes y amarillos de los pinos y de los líquenes que se aferran a la roca viva y caliente aún.

Ficha Técnica                         Mapa de Situación

                    

La convulsa historia geológica de La Palma comenzó hace 40 Millones de años debido a una fase de vulcanismo submarino que formó el complejo basal. Estos cimientos fueron elevándose hasta que hace 20 millones de años se produjo otra fase de vulcanismo, éste ya en superficie. Ya en épocas históricas se tiene constancia de las siguientes erupciones volcánicas en la isla de La Palma que transformaron el paisaje y el relieve:

1480, volcán Tacande

1585, volcán Tahuya

1646, volcán Martín de Tigalate

1677, volcán San Antonio

1712, volcán El Charco

1949, volcanes Duraznero, Hoyo Negro y Figura de San Juan

1971, volcán Teneguía

La ruta de los Volcanes es un recorrido por la reciente historia volcánica de La Palma. Un recorrido que nos lleva desde el Refugio del Pilar en el centro de la isla, hasta el faro de Fuencaliente en la punta sur. En total son 24 km de distancia partiendo desde 1450 m de altitud, ascendiendo al volcán de La Deseada de 1950 m y bajando hasta la costa misma en las salinas y el faro de Fuencaliente. El viento y el calor (excepto en invierno) serán nuestra compañía y debemos aprovisionarnos de comida y agua para todo el recorrido. Podemos acceder al refugio del Pilar en nuestro coche y al terminar la ruta volver en autobús y taxi. También podemos acceder en taxi al refugio y volver en autobús hasta nuestra localidad.

Refugio del Pilar.

Allá vamos…

El camino comienza entre pinos y a medida que va ganando altitud, las vistas van ampliándose hacia la mitad norte de la isla, con el Pico Bejenado recortado contra las paredes que conforman el circo de la Caldera de Taburiente. Más cerca podemos ver como se alternan los pinares con las coladas de escoria de una de las primeras erupciones de las que se tiene constancia histórica, la del volcán Tacande o Montaña Quemada en 1480. Alcanzamos rápidamente el Pico Birigoyo, un volcán de 1807 m desde donde el camino crestea hasta el Monte Barquita.

Pico Nambroque.

Volcán Hoyo Negro.

El camino comienza a descender hasta juntarse con el que viene directamente desde el área recreativa. Desde aquí vuelve la cuesta arriba y el pinar empieza a aclararse, dirigiéndose hacia el Pico Nambroque de 1922 m de altitud, con su singular perfil de meseta, dejando atrás y más abajo al volcán San Juan, que entró en erupción en 1949. Un poco más adelante aparece a nuestra derecha el formidable agujero del cráter del volcán Hoyo Negro que entró en erupción en esa misma fecha. También en 1949 entró en erupción el siguiente volcán que encontramos, el del Duraznero.

Cráter del Duraznero.

Esta parte más alta del parque natural de la Cumbre Vieja es impresionante. El cráter es un lago de lava solidificada que vierte ladera abajo hacia la costa este de la isla, como si el tiempo hubiera detenido el fluir del magma. Los pinos han colonizado las laderas del cráter proporcionando el color ocre de sus acículas secas al suelo, que contrasta con el negro intenso de las rocas. Y el verde brillante de sus ramas se recorta contra el océano azul y el perfil del Teide en la lejanía. Es un paisaje único. Más adelante encontramos los volcanes de la Deseada que con sus 1949 m de altitud son el punto más elevado de la ruta.

A partir de aquí el camino va descendiendo progresivamente, pasando por el volcán de El Charco que entró en erupción en 1712 y afectó a una gran extensión de la isla. Más abajo, a 1100 m de altitud en la vertiente oeste se encuentra el volcán Tahuya que entró en erupción en 1585. Poco a poco va apareciendo más vegetación y los pinares colonizan algunas laderas y cráteres, resaltando el contraste de colores entre los verdes y amarillos de la vegetación, con los rojos, marrones y negros de las rocas. En esta zona algo más baja, es frecuente que la nubosidad se cuele por las laderas este disipándose enseguida al descender por las vertientes opuestas. Aparece así, un paisaje más bello y enigmático en el que las luces y los colores se encienden y apagan al ritmo del paso de las nubes.

Llegamos así al volcán Martín de Tigalate que en 1646 entró en erupción, siendo ésta la que ha afectado a mayor superficie en la isla. Sus bocas se abren hacia el mar en coladas que aún no han podido colonizar las plantas. Es curioso observar la diferencia de verdes de los pinos según su edad: los más jóvenes lucen un verde intenso y luminoso frente al más oscuro de los ejemplares más viejos. En algunos de estos últimos más viejos, podemos observar sus cortezas quemadas de antiguos incendios y cómo son capaces de rebrotar para volver a la vida.

Volcán Martín de Tigalate

El camino sigue descendiendo ya por pinares hasta el pueblo de Los Canarios en donde nos encontramos con la escultura de homenaje al caminante. Aquí podemos descansar antes de la última etapa hasta el faro o coger el autobús o taxi de vuelta. Nosotros seguimos adelante hacia el volcán San Antonio y al Teneguía, camino del faro y las salinas de Fuencaliente y que os enseñaremos en el próximo y último reportaje de La Palma.

OTRAS RUTAS EN CANARIAS:

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
1

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail

La Palma: ruta de La Cumbrecita

Desde La Cumbrecita accedemos a Taburiente por una senda que recorre la Caldera justo por debajo de sus farallones rocosos de su vertiente este. Un camino aéreo, con tramos vertiginosos y vistas excepcionales del interior de la caldera que nos ofrece otra visión de este Parque Nacional, corazón de esta Reserva de la Biosfera.

Ficha Técnica                         Mapa de Situación

                 

Este paisaje es el resultado de varios procesos eruptivos que dieron como resultado este gigantesco circo (que no es realmente un cráter volcánico) de 8 kilómetros de diámetro y más de 2 km de desnivel. La punta más elevada es El Roque de Los Muchachos que se eleva a 2426 m de altitud y en donde se encuentran las instalaciones del famoso observatorio astronómico. Podemos recorrer toda la crestería del circo por el sendero de gran recorrido GR 131 que desde el Mirador del Tilme al oeste a 594 m de altitud, asciende al Roque Palmero y al de Los Muchachos, al Pico de La Cruz, al de Piedra Llana y al de Las Nieves, y acaba en la Punta de los Roques al sur. Todos ellos con más de 2000 m de altitud.

El Espigón del Roque sobresale desde lo alto de la cresta del Roque de los Muchachos hacia las paredes verticales que caen a pico cientos de metros hacia el fondo de la Caldera de Taburiente. Las vistas son impresionantes siempre y cuando no haya nubes. Nosotros no tuvimos suerte pero aun así pudimos observar los tajinaste rosados, ya casi marchitos por la época tardía del año, las cinco uñas y otras florecillas que arraigan entre los roquedos.

Tajinaste rosado (Echium wildpretii)

Cinco Uñas (Senecio palmensis)

El cresterio de la caldera continúa hacia el sur de la isla por la ruta de Los Volcanes, pero desde la Punta de Los Roques, otra cresta lleva hacia el oeste hasta el Pico Bejenado de 1845 m de altitud, pasando por el collado de La Cumbrecita a 1287 m, inicio de nuestra siguiente ruta. Desde el Centro de Visitantes de El Paso, en donde debemos pedir el permiso correspondiente, accedemos a la Ermita de la Virgen del Pino con su enorme ejemplar de pino canario, y en donde pudimos observar de cerca a las Chovas piquirrojas. Desde aquí parte un sendero que lleva hasta La Cumbrecita.

Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax)

Pico Bejenado, collado de la Cumbrecita y la Punta de los Roques.

En la Cumbrecita existe un pequeño aparcamiento desde el que parten varios senderos: uno es el que llega desde la Ermita de la Virgen del Pino; otro asciende hasta el Pico Bejenado; el de La Cancelita lleva hasta el Mirador de ese nombre cerca de Los Barros; y otro más, va agarrándose a las paredes verticales del circo de la Caldera para luego descender hasta las Casas de Taburiente. Este último es el que elegimos nosotros visitando primero el Mirador del Lomo de las Chozas en el camino hacia La Cancelita.

Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) en La Cumbrecita.

El camino se adentra en el pinar de la Caldera en dirección oeste en suave descenso hacia la base del Pico Bejenado por su vertiente norte. Durante todo el recorrido tenemos unas impresionantes vistas hacia el fondo del circo, hacia el cresterío del Roque de Los Muchachos y la Somada Alta. En aproximadamente media hora nos asomamos al Mirador del Lomo de Las Chozas, un balcón formidable hacia el interior de la Caldera, contra cuyas paredes se recortan las chovas y los cernícalos. Y entre la vegetación aparecen los reyezuelos, herrerillos, mosquiteros y los más descarados pinzones palmeros.

Pinzón palmero (Fringilla coelebs palmae).

El camino regresa unos metros por debajo de por donde hemos venido hasta el inicio de la senda hacia Taburiente. Esta ruta es peligrosa, larga y difícil, y sólo se recomienda para personas acostumbradas a terreno abrupto de montaña. Podemos ver en la lejanía el itinerario horizontal al que nos dirigimos, tallado en las paredes verticales de los distintos lomos que debemos atravesar. Cerca ya del pie de la Punta de los Roques nos visita un lagarto tizón con su característica garganta azul, en la subespecie que corresponde a esta isla.

Lagarto tizón palmero (Gallotia galloti palmae).

El sendero en principio es cómodo pero expuesto ya que atraviesa bajo las verticales paredes del cresterío de la Caldera, y sobre cortados rocosos de cientos de metros, y puede estar deteriorado en algún tramo debido a la lluvia o la caída de piedras. Es conveniente salir pronto y avisar a la guardería quienes nos indicarán su estado. Al principio tiene unos tramos anchos y fáciles para, poco a poco ir alcanzando las paredes rocosas por las que se ha tallado la senda, e ir aumentando en dificultad y exposición.

Empieza una parte de la ruta en la que las personas con vértigo no deben exponerse. En ocasiones el camino está enterrado por la tierra que se desliza ladera abajo y tenemos que pasar por esos taludes sobre los cortados, teniendo que poner mucho cuidado. La senda atraviesa diversos arroyos y obras hidraúlicas (canales, galerías y tubos) siguiendo la horizontalidad. Después, el camino asciende al Escuchadero y otros espolones hasta el Lomo Cumplido. A partir de ahí desciende de manera continua hasta el Valle de Aceró y las Casas de Taburiente.

A pesar de que el tiempo se nos echó encima y no pudimos completar la senda, quedamos encantados con el recorrido hasta el Escuchadero. Con unas vistas excepcionales y un ambiente de montaña agreste y solitario, resulta un camino no apto para todos los públicos por su longitud, dificultad y exposición. Nosotros dejamos pendiente el completarlo para la próxima visita.

OTRAS RUTAS EN CANARIAS:

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
0

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail

La Palma: Caldera de Taburiente

La Caldera de Taburiente domina la isla entera de La Palma con sus cimas a más de 2400 m de altitud y profundos barrancos por donde el agua se precipita en cascadas. Los bosques de pino canario tapizan las empinadas laderas coloreando de verde las ocres y rojizas paredes verticales, ofreciendo una pictórica imagen con su máximo exponente en la Cascada de Colores.

Ficha Técnica                         Mapa de Situación

                  

Comenzamos este recorrido por el corazón de La Palma desde el colorido pueblo costero de Tazacorte, en donde desemboca el Barranco de Las Angustias. Este barranco se adentra en dirección nordeste hacia los farallones rocosos que conforman el interior del circo que aunque asemeja un cráter o caldera volcánica, no es realmente tal. Nosotros hemos decidido coger el taxi que asciende hasta Los Brecitos a 1080 m de altitud para empezar nuestra excursión, en un recorrido que nos llevará por el interior de la Caldera de Taburiente y que acaba en el aparcamiento del barranco de Las Angustias.

Desde Los Brecitos comienza un sendero descendente hacia las Casas de Taburiente. Sendero cómodo y espectacular al ir arrimado a las paredes verticales de casi 1000 m de alto que cierran este circo por el oeste. Nos introducimos de lleno en el ecosistema del pino canario acompañado de amagante y corazoncillo, y en los diversos barrancos que atravesamos en donde corren los arroyos podemos ver bosquetes de sauce canario y restos de laurisilva. En todo momento el paisaje viene dominado por los pitones rocosos o roques, que se yerguen sobre nuestras cabezas. Más abajo podemos ver lavas almohadilladas, diques, coladas y mantos piroclásticos.

El sendero en su descenso va separándose de las paredes para introducirse en los barrancos del corazón de la caldera. Al poco llegamos al Mirador de Tagasaste con una impresionante vista de los roques que sobresalen por encima del pinar y las paredes que cierran el entorno, desde el Pico Bejenado hasta el Roque de Los Muchachos. En poco más de hora y media alcanzamos las Casas de Taburiente y la zona de acampada en donde existe un Centro de Visitantes con diversos servicios.

Justo al llegar las Casas de Taburiente encontramos un desvío hacia el noroeste que nos lleva hasta el Hoyo Verde a 1550 m de altitud. El camino con fuerte pendiente va ganando altura rápidamente, pasando al pie del Roque del Huso, un pitón rocoso afilado que sobresale del bosque y que está coronado por ejemplares de pino canario. Después el camino sigue ascendiendo hasta la impresionante cascada de La Desfondada a la que da vértigo asomarse.

Desde la Desfondada el camino se arrima a las paredes rocosas y va encumbrándose a alguna de ellas, pasando por encima de cortados que se hunden en el barranco cientos de metros más abajo. El camino es fácil pero expuesto por lo que no es recomendable para personas con vértigo. Las nubes se agarran a las paredes aliviando el calor en este tramo del camino que va escalando por la base de las paredes. A la vuelta de una cresta en la que la senda se introduce en uno de los barrancos laterales, y empotrado contra las paredes, el arroyo corre formando pequeñas pozas de color verde oscuro y que nos invitan al baño. Hemos llegado al Hoyo Verde.

Comenzamos el descenso sabiendo cuánto echaremos de menos este fresquito. De vuelta nos bañamos en la Playa de Taburiente, junto al Centro de Visitantes, una zona en la que el valle se ensancha y podemos refrescarnos en sus pozas. Después continuamos barranco abajo pasando junto al desafiante Roque Idafe, venerado por los benahoaríes. En diversos puntos de La Palma y especialmente en el interior de la Caldera de Taburiente, podemos encontrar vestigios de estos antiguos pobladores, y no es difícil observar grabados en las rocas o petroglifos con dibujos espirales o círculos concéntricos y signos similares al alfabeto bereber.

Seguimos bajando hacia el fondo del barranco del Almendro Amargo con el río formando cascadas y remansos en los que bañarse. Algo más abajo llegamos al pintoresco lugar en donde confluyen las aguas oscuras de este barranco con las amarillas procedentes de la Cascada de Colores. Los fondos ocres depositados por estas aguas provienen de los compuestos ferruginosos que arrastra desde más arriba y si remontamos este otro cauce, llegaremos hasta la Cascada de Colores, un muro artificial teñido de amarillos, rojos y verdes que represa el agua del barranco.

Desde aquí todavía nos queda una larga caminata barranco abajo por donde el camino va buscando el lado más cómodo de transitar, a veces por la derecha, por la izquierda o por el mismo cauce. El caudal va siendo mayor a medida que recoge el agua de los distintos barrancos, pero en la parte final de Las Angustias, las obras de represamiento y canalización dejan seco el cauce, salvo en época de lluvias abundantes. Esta zona más árida nos conduce al aparcamiento y pone punto final al itinerario.

Una larga excursión para conocer el corazón de la Caldera de Taburiente: sus pinares tapizando los agrestes roques, sus cascadas y pozas excavadas entre las verticales paredes, y sus aguas de colores tiñendo los profundos barrancos.

OTRAS RUTAS EN CANARIAS:

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
0

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail

La Palma: Tilos y Nacientes

La “isla bonita” hace honor a su nombre con unos paisajes de lo más variados: verdes y frondosos, ocres y agrestes, rojos y volcánicos, negros y atormentados, y rodeándolo todo el azul profundo del atlántico. La isla de La Palma, Reserva de la Biosfera, es uno de los mejores destinos para el trekking o las largas excursiones. Podemos recorrer la isla entera de norte a sur por su extensa y espectacular red de senderos. Una travesía que empezamos por el norte.

Ficha Técnica                    Mapa de Situación

                 

La red de senderos de La Palma recorre la isla visitando sus rincones más impresionantes, desde el frondoso y húmedo norte, pasando por el agreste y rocoso centro, hasta los áridos conos volcánicos de su zona sur. Entre ellos los hay de Gran Recorrido, Pequeño Recorrido y Recorridos Locales, de todos los niveles técnicos y gustos. En algunos su dificultad viene dada por sus grandes desniveles o por su relieve agreste, con pasos delicados sobre grandes cortados rocosos no aptos para personas que padezcan vértigo.

La isla de La Palma, así como el resto de las islas Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde, pertenece al conjunto bioclimático de la región Macaronésica. Los vientos Alisios del nordeste definen su clima y son los encargados de aportar la humedad a todas las laderas orientadas hacia ellos. A sotavento de los Alisios los vientos llegan ya secos y cálidos debidos al pronunciado efecto Föhn al atravesar los altos relieves de la isla. Los Alisios empujan masas de aire cargadas de humedad del Atlántico hacia los altos relieves, condensándose en nubes en su ascenso y produciendo la “lluvia horizontal”. Esta precipitación es llamada así porque procede de las pequeñas gotitas de esas nubes, llovizna que flota en el aire y se va depositando en las hojas de la frondosa vegetación hasta calar al suelo. El paisaje resultante es verde, nuboso y fresco, con la vegetación aferrada a las verticales paredes de roca volcánica.

Empezamos nuestro recorrido desde los pintorescos pueblitos de la costa norte como el del Tablado o más hacia el nordeste el de Los Sauces. Desde este último accedemos al Centro de Visitantes de Los Tilos, comienzo de uno de los más interesantes senderos que nos llevan por esta vertiente hasta los Nacientes de Marcos y Cordero, el llamado PR LP 6. Este recorrido de 12 km y una dificultad media nos llevará entre 5 ó 6 horas, y remonta desde Los Tilos a 500 m de altitud hasta la Casa del Monte a 1250 m. Desde aquí podemos descender por una pista forestal hasta el pueblo de Los Sauces o regresar por donde ascendimos.

Próximo al Centro de Visitantes podemos acercarnos por el fondo de la garganta a ver la cascada que se precipita desde los canales del agua. Canales que se construyeron en 1900 para recoger el agua de las paredes rocosas casi 1000 m más arriba, excavados en la roca viva. Para llegar a la cascada tenemos que atravesar un túnel que nos recuerda que la linterna va a ser imprescindible para travesar los 13 túneles de los Nacientes, en la parte alta del itinerario. También es muy recomendable llevar una capa de agua para no calarnos por el interior de esos túneles.

La senda comienza a 200 m del Centro y atraviesa un primer túnel que nos sumerge en la frondosidad de la laurisilva, el bosque subtropical característico de algunas islas atlánticas, en donde predominan los laureles, el viñátigo, el barbusano, el paloblanco y los tilos o tiles. En esta zona podemos ver esbeltos ejemplares de til que pueden alcanzar los 30 m de alto, con sus hojas brillantes y lustrosas que proporcionan sombra y humedad.

Tilos o tiles (Ocotea foetens)

Bajo los impresionantes árboles encontramos helechares enormes, lechugones y otras especies amantes de los lugares húmedos. La lluvia horizontal que va depositándose en los pisos más altos de la laurisilva va calando hasta el suelo empapándolo y refrescándolo.

Lechugón (Sonchus congestus)

El camino continua en cómodo ascenso hasta toparnos con el Espigón Atravesado. Una formación rocosa que se alza en medio del barranco y hasta el que podemos subir hasta su parte más elevada. Desde el mirador de su cima tenemos una impresionante vista del bosque de laurisilva en donde empieza a dar paso al Monteverde, esa formación boscosa dominada por los brezos y las fayas.

En las verticales paredes rocosas del barranco en donde la vegetación se aferra como puede, anida la pardela cenicienta. Más fácil de observar es el pinzón de La Palma, muy descarado y que se nos acercará para pedirnos comida.

Más adelante encontramos una bifurcación y tomamos el camino de la derecha que atraviesa el barranco por un puente de madera a partir del cual el camino remonta por la ladera derecha. La vegetación va cambiando a medida que ascendemos en donde la humedad es menor y van apareciendo las fayas y los brezos alternándose con el bosque de pino canario.

Pino canario (Pinus canariensis)

El camino prosigue ahora por el fondo del barranco, repleto de grandes bloques de piedra y que en época de lluvia puede impedirnos el paso hacia los Nacientes. Es una zona nuevamente húmeda y sombría en la que abundan los grandes helechos. Abandonamos esta zona ascendiendo una fuerte pendiente que nos llevará hacia las paredes rocosas que cierran la garganta. Llegamos por fin al Naciente de Cordero y al primer túnel que es el 13 ya que está numerado empezando desde la casa del Monte.

A partir de aquí se hace imprescindible el uso de frontal o linterna para seguir el canal que va recogiendo las aguas y que va atravesando los farallones rocosos gracias a los túneles excavados. Después de pasar un par de ellos más llegamos hasta el Naciente de Marcos que recoge el agua de tres cascadas que caen por la pared vertical que el camino va atravesando.

Seguimos atravesando túneles por medio de paredes verticales y empinadas laderas, en un ambiente húmedo y frondoso que nos trasladan a latitudes más frías. En algunos de ellos es imposible no mojarse ya que el agua se filtra por el techo y el cauce ocupa el ancho de la cueva. En todo este tramo imaginamos el esfuerzo que supuso a principios del siglo pasado excavar este camino en medio de esta verticalidad.

Entre túneles el camino paralelo al canal de agua es cómodo y ancho pero en ocasiones atraviesa justo por encima de grandes cortados en los que las personas con vértigo no lo pasan bien. Por esta zona sombría y húmeda predomina el fayal-brezal con laderas de pinar en las orientaciones más soleadas.

Dejando atrás el último túnel, numerado el 1º, el camino flanquea una ladera empinada de tierra sobre un gran cortado, y en la que por precaución han colocado un pasamanos de cable. Poco más allá llegamos hasta la Casa del Monte en donde termina la ruta o en donde empieza para los que ascienden hasta aquí en taxi. Nosotros desandamos el camino ya conocido sin entretenernos demasiado que, aunque sea de bajada, lleva un rato largo.

Este sendero nos muestra una de las mejor conservadas formaciones de laurisilva y monteverde de canarias, tapizando un relieve agreste y vertical por donde ascienden las nubes empujadas por los alisios. Vientos que provocan esa lluvia horizontal que el hombre desde hace siglos ha sabido aprovechar para saciar la sed de toda la isla gracias a esa laboriosa obra de ingeniería hidráulica de canales y túneles. Recorrer el sendero de Los Tilos y Nacientes del Aagua es imprescindible para entender esta “isla bonita”.
OTRAS RUTAS EN CANARIAS:

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
1

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail

Peña Prieta mountain-trail

A la sombra de los Picos de Europa, el macizo de Fuentes Carrionas es una de las zonas más alpinas de toda la Cordillera Cantábrica. El Peña Prieta, con 2540 m de altitud, destaca sólo unos metros por encima del Curavacas y del Espigüete, y conforman con los demás picos cercanos un territorio de verdadera alta montaña, perfecto para correr.

Ficha Técnica                                Mapa de Situación
                    

Estas montañas nos gustan especialmente, ya sea para andar, correr, escalar, volar y sobre todo esquiar. Cualquiera de los valles que rodean el Peña Prieta son una joya en sí mismos: amplios, solitarios, alpinos, diferentes unos de otros. Esta vez, la carrerita fue por el valle de Las Lomas desde Cardaño de Arriba, aunque al Peña Prieta también podemos ascender desde Llánaves de la Reina en León, desde Cucayo en Cantabria o desde Vidrieros en Palencia.

Podéis saber más de esta zona visitando el blog de nuestro amigo Vidal (A Esgalla), experto conocedor de los valores de esta comarca.

Desde Llánaves de la Reina:

Este pueblo leonés a 1400 m de altitud es el punto de partida de una pista que asciende por el valle del Naranco hasta el refugio Mariñas. Desde allí podemos ascender al Alto del Naranco y crestear hasta el Mojón de Tres Provincias y más allá hasta el Peña Prieta. En el 2009, Alberto y yo subimos desde el Puerto de San Glorio al portillo de las Yeguas y La Tiona, desde donde podemos crestear también al Tres Provincias. Aquella vez nos quedamos enamorados de la vertiginosa vertiente norte del Peña Prieta, sin poder adivinar por donde la había esquiado Oscar Agostí unos días antes.

Después de la carrerita de bajada, picados por ver quién llegaba antes al coche. Ganó la experiencia, jejeje.

Desde Cucayo:

A pesar de ser uno de los pueblos más altos de esa comarca de Cantabria, Cucayo está a sólo 950 m de altitud, en un rincón espectacular del valle de Río Frío. Para llegar al Peña Prieta tenemos que dirigirnos a las invernales de Ranés y seguir el río Frío arriba por un sombrío hayedo hasta los Puertos de Río Frío, un amplio collado al pie del pico, en donde confluyen también las pistas que vienen del valle de Pineda y de la Vallejona. A esta última pista se puede acceder desde los pueblos de Dobres, Barrio y Ledantes, o incluso desde el mismo Cucayo por otra senda que asciende por el Llanu Casanzu.

Las tres cimas del Curavacas, Pico Medio y cumbre Oeste.

La vertiginosa cara norte del Peña Prieta.

Desde Vidrieros:

Este pueblo de Palencia a 1350 m de altitud es la entrada al valle de Pineda, un largo valle glaciar que rodea desde el sur y hasta su cara norte, toda la inmensa mole del macizo del Curavacas por su vertiente este. Una cómoda pista arrimada al río Carrión rodea el Alto de las Lagunillas hasta que aparecen las verticales paredes de la cara nordeste del Curavacas cuyos espolones angostan el valle. Pasada esta zona, se amplia nuevamente el valle y podemos subir a los Puertos de Río Frío al pie de la norte del Peña Prieta o ascender a la Laguna de Fuentes Carrionas y trepar por su vertiente sur.

La vertical pared nordeste del Curavacas.

La Aguja del Pastel y la Cumbre Oeste.

La norte del Curavacas.

Desde Cardaño de Arriba:

En este pueblo palentino, a 1440 m de altitud, se encuentra el punto de partida de la carrera por el valle de Las Lomas hasta el Peña Prieta. Son 1500 m de desnivel hasta la cima y algo más si cresteamos desde el Alto La Panda y volvemos rodeando las Agujas de Cardaño por su vertiente norte.

Aquí las noches son oscuras y podemos ver la Vía Láctea en toda su plenitud.

El perfil del Espigüete antes de llegar a Cardaño.

Partimos por la senda del Pozo de Las Lomas desde el aparcamiento Cardaño de Arriba.

Restos de la gran avalancha de este invierno que por poco se lleva la iglesia del pueblo.

Y los cimientos del refugio afectado por ese alud. Restos de otras avalanchas podemos encontrar en todo el camino.

Rodeando el Mojón del Navarro, con la cara norte del Espigüete apareciendo al fondo.

Tras ascender por la Lomba hasta el desagüe del Pozo de Las Lomas, nos desviamos al este hacia el Alto La Panda.

El camino zigzaguea por el pedregal hasta la cima del Alto, dejando la laguna a la izquierda.

Cresteando hacia el Alto del Concejo.

Vista hacia el sur del camino recorrido.

Hacia el norte la cresta al Tres Provincias, muy cómoda de correr.

Vistas espectaculares hacia la laguna de Fuentes Carrionas y el Curavacas.

En la cima del Tres Provincias y el Peña Prieta al alcance de la mano.

Último tramo de cresta muy fácil y cómoda para correr.

Y la cumbre del Peña Prieta dos horas después de partir de Cardaño.

Uno de los Pozos de Peña Prieta al pie de la cara noroeste.

Vista de la caída hacia la cara norte con los puertos de Pineda y Río Frío abajo.

Vuelta hasta el Tres Provincias por el mismo camino, dejando atrás al Peña Prieta.

Desde este punto bajada hacia Bobias rodeando las Agujas de Cardaño por su vertiente norte.

Tras cruzar el collado de Bobias, a la izquierda en la foto, bajada al Pozo de Las Lomas.

Aquí paradita para reponer fuerzas y tomar el bocata…

… y refrescarnos antes de la carrerita de bajada.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
2

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail

Imágenes de Irati

De paso por Skimetraje nos dimos un paseito con la cámara por la Selva de Irati. Os dejamos unas imágenes sin más explicación de la que ellas llevan implícita. Preciosa época para haber estado por allí. Dejamos nformación de la exposición debajo de cada una de ellas.

Las fotos están tomadas con una Canon EOS 7D Mark II, objetivo Canon 100 2.8 Macro. 1/125 s   f/2.8   ISO 320

Llegamos con un día de lo más gris. 1/500 s   f/2.8   ISO 640

El cielo amenazante de lluvia no es capaz de apagar los vivos tonos del bosque. 1/320 s   f/2.8   ISO 320

Objetivo Canon 10-22 EF. 1/50 s   f/4.5   ISO 320

No es difícil sentirse observado en este lugar. 1/40 s   f/2.8   ISO 320

A cada paso nos perdemos con la cámara… 1/25 s   f/2.8   ISO 320

Buscndo encuadres y texturas. 1/20 s   f/2.8   ISO 100

Paraísos en cada rincón. 1/25 s   f/2.8   ISO 100

Aquí todo esta lleno de vida. 1/800 s   f/2.8   ISO 1250

1/125 s   f/2.8   ISO 160

Con el azul de los ríos de fondo. 1/20 s   f/2.8   ISO 320

1/50 s   f/2.8   ISO 320

En el reflejo de un charco. 1/40 s   f/2.8   ISO 320

El lugar merece detenerse a cada paso. Lo malo es que avanzamos muy despacio xD. 1/50 s   f/2.8   ISO 320

Objetivo Canon 10 – 22. 1/13 s   f/3.5   ISO 100

1/100 s   f/2.8   ISO 160

1/20 s   f/4.5   ISO 320

El ciclo de la vida. 1/50 s   f/2.8   ISO 320

Esporas cayendo de unos “pedos de lobo”. 1.250 s   f/2.8   ISO 640

Arbolico. 1/50 s   f/2.8   ISO 320

Haya y acebo. 1/200 s   f/2.8   ISO 100

Los movimientos del otoño nos recuerdan a la siguiente estación del año. La caída de las hojas, la llegada del viento y el frío y los cielos oscuros nos hacen sentir que la llegada del invierno está apunto de suceder. 1/50 s   f/2.8   ISO 320

En el interior de los bosques me gusta subexponer 2/3 para que los brillos de las hojas y el musgo no se quemen. Por una parte, los expongo mejor y no pierdo sus tonos; por otra los resalto, en contraste con los bajos tonos de las demás zonas de la imagen. 1/25 s   f/2.8   ISO 100

Árboles de película muy cerquita del coche. Nos vamos hacia el sur… 1/125 s   f/2.8   ISO 100

¿A alguien le suena este lugar? Estamos en las Bardenas Reales. Objetivo anon 300 f/4 L en las siguientes fotos. 1/1000 s   f/4   ISO 100

Líneas de ensueño que nos recuerdan a los spines de alaska. ¡Quién pudiera subir por ahí!. 1/2000 s   f/4   ISO 100

Me quedé paralizado al ver estos imperisonantes tonos en el suelo. En esta foto en particular vuelvo a utilizaar el 100 Macro. 1/800 s   f/2.8   ISO 100

Otra cosa que nos sorprendió mucho fue el sonido de explosiones que producen los cazas al superar la velocidad del sonido. En esta foto pude captar la nube de condensación que se produce durante muy pocos segundos  en torno al avión durante los instantes en los que rompe la barrera del sonido. En contraste con la fragilidad de este terreno nos encontramos con los proyectiles y la maquinaria de las fuerzas armadas, que realizan aquí algunas de sus maniobras. Espero que las fotos hayan sido de vuestro agrado. Al menos, yo me lo paso teta disparándolas. 1/1600 s   f/4   ISO 100

Texto y fotos: Álvaro Pantoja.

top
0

Publicado:

Categorías: Excursiones

Imágenes de Ordesa

No voy a escribir mucho texto. Este reportaje simplemente es una selección de imágenes tomadas la semana pasada en las proximidades del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Espero que sean de vuestro agrado, aunque los Pirineos siempre impresionan más “en persona”  ;-)

Río Ara, a un lado de la pista que sube al refugio de Bujaruelo. 0.8 s   f/22   ISO 100

Subiendo hacia el Tozal de la Caña, después de un día de fuertes tormentas, en busca del atardecer. 1/200 s   f/3.5   ISO 100

Fotograma de un timelapse que hice en el mismo lugar que la fotografía anterior. 1/200 s   f/11   ISO 100

Finalmente tuve suerte y encontré lo que quería. 1/2 s   f/22   ISO 100

Parecía que el valle de Tena estaba empezando a Arder. 1/2 s   f/22   ISO 100

Pero todos estos momentos son efímeros y antes de darme cuenta el cielo ya se estaba apagando sobre Tendeñera y Otal. 1.6 s   f/22   ISO 100

Qué decir de las caprichosas líneas rectas que rompen en rodajas el Otal. He vuelto enamorado de esta montaña, que ni siquiera conocía. 1/320 s   f/4   ISO 100

Me llamaron mucho la atención los depósitos de piedras que se han formado en las laderas que suben al Puerto de Bujaruelo. La morfología es exactamente igual a la de una avalancha de fusión. ¿Cómo se ha formado esto? Parece que es a causa del agua. Los profundos surcos que hay en la zona superior del canchal así lo indican. Geólogos o no, todos estáis invitados a comentar debajo del artículo si conocéis el proceso de formación. 1/400 s   f/4   ISO 100

Continuamos subiendo por el recorrido en el cual están hechas las dos fotos anteriores y llegamos a la Brecha de Rolando. ¡Qué gusto da pisar la nieve de nuevo! Por supuesto,  volvemos “esquiando” por todos los neveros que vemos. 1/320 s   f/4   ISO 100

Bajando hacia las nubes francesas. 1/640 s   f/4.5   ISO 100

Helena con la cascada de Gavarnie al fondo. No tenemos tiempo para asomarnos a ver la caída completa del mayor salto de agua de Europa, pero nos conformamos con disfrutar de la mitad visible. 1/640 s   f/5.6   ISO 100

Alucinamos al ver por primera vez (tiene delito, ¿eh?) las resquebrajadas laderas del Cañón de Añisclo. 1/400 s   f/4   ISO 100

Dan ganas de instalarse en una de estas para siempre… 1/400 s   f/4   ISO 100

Aquí las vacas viven pero que muy bien. 1/400 s   f/4   ISO 100

Un suricato. 1/160 s   f/4   ISO 100

Simetría natural. Me gusta encontrarme con estas cosas sin tener que buscarlas. De hecho, siempre me pasa que cuanto menos busco, más encuentro. 1/500 s   f/4   ISO 100

En cuanto los alimoches notan tu presencia despegan del lugar en el que están. Son mucho más prudentes que los demás compañeros carroñeros. 1/640 s   f/4   ISO 100

Vuelta a Sarvisé con las últimas luces del día. 1/20 s   f/22   ISO 100

De camino paro el coche para ver este lugar cercano a Fiscal. Tendríamos que haber venido con artilugios deslizantes… 1/40 s   f/4   ISO 100

En las zonas más transitadas del Parque Nacional de Ordesa los animales esperan a las últimas horas de sol para poder salir. En el valle de Otal hemos podido comprobarlo. No sabemos qué es lo que se preguntarán al vernos estos curiosos animales, pero está claro que no nos ven como posibles amigos. Aunque muchas veces oigamos a las marmotas silvar nos será difícil verlas. Ellas en cambio, no nos quitan ojo. 1/800 s   f/4   ISO 100

Este es el Pico Otal, one more time. Vertiente norte, desde el valle que lleva su nombre. ¡Es que es bonito lo mires por donde lo mires!. 1/400 s   f/4   ISO 100

Mejor os censuro mi vertiente norte. Es por no hacer sombra a la del Otal. 1/200 s   f/4   ISO 100

Recorriendo el valle nos encontramos con todos estos cadáveres procedentes de la Punta Escusana. 1/500 s   f/3.5   ISO 100

Al mirar hacia arriba observamos la huella del duro invierno, que no es una época fácil para nadie, ni siquiera para los recios pinos negros. 1/400 s   f/4   ISO 100

Y por último su vertiente suroeste. Este es el río que pasa por  Linás de Broto. El valle no sé como se llama. 1/320 s   f/4   ISO 100

Este lugar es archiconocido. ¿A que muchos de vosotros ya habéis estado aquí? Estamos ahora en el valle de Ordesa. 1/320 s   f/4   ISO 100

Muchos esperaremos al otoño para que este océano verde se tiña de mil colores. 1/50 s   f/4   ISO 100

¿A que no adivináis cuál es la montaña que cubren las nubes? ¡Taaararararánnnn! En efecto. 1/320 s   f/4   ISO 100

No es demasiado frecuente ver edelweiss en los Pirineos, pero de vez en cuando si uno camina atento puede toparse con esta preciosidad. 1/320 s   f/4   ISO 100

Un rebeco que se distrajo comiendo sin percatarse de nuestra presencia hasta que conseguimos estar lo suficientemente cerca. Los momentos más auténticos llegan cuando no se nota  que estás ahí. 1/320 s   f/4   ISO 100

Para terminar hago una mención a Helena, que me acompaña y me aguanta mientras me pierdo en mi mundo de cámaras, montañas, nubes y timelapses. 1/500 s   f/4   ISO 100

Texto: Álvaro Pantoja; Imágenes: equipo RECmountain

top
1

Publicado:

Categorías: Excursiones

Corriendo por Claveles al atardecer

Ayer nos dimos una carrerita por Claveles y Peñalara y el cielo nos regaló unas luces preciosas. Sólo disponíamos de una cámara pequeña, pero aún así, merece la pena que os enseñemos estas imágenes, tan sólo por la belleza de este lugar tras pasar una semana con tiempo revuelto.

Salimos a eso de las 6:30 de Cotos sin ninguna prisa. Estos días ha nevado un poco y las montañas se han vuelto a cubrir parcialmente de blanco.

Elegimos el camino que atraviesa hasta la Laguna de los Pájaros para acceder más tarde a la cresta, ya que de la manera contraria tendríamos sombra en el camino de vuelta.

Como siempre, nos entretenemos con cualquier cosa que vemos. Se nos ocurrió saltar sobre el ventisquero que se ha formado debajo del nevero que rodea esta laguna. Al fondo el tubo Ruau, todavía con continuidad suficiente para poderlo esquiar.

Recepción blanda pero heladora si llevas pantalón corto y zapatillas. En algunos puntos nos hundimos hasta la cintura.

Continuamos hacia Los Pájaros. Correr por esta nieve es divertido porque vas rompiendo la costra, pero en ocasiones clavas el pié más de la cuenta y los tobillos chocan contra la dura capa superficial. Al final del día terminamos con las piernas llenas de rallas rojas.

Aun así tenemos cuidado porque si se te cuela el pié en un agujero …bueno, mejor no pensarlo.

Todavía quedan grandes neveros en la Sierra. Con suerte este frío retrasará su desaparición.

A estas horas la nieve ya está lo suficientemente dura como para patinar ladera abajo con las zapatillas.

Se pone el sol en la Laguna de Los Pájaros. ¡Hay que darse prisa para que no se nos haga de noche!

¡Espera, que la foto anterior no ha salido bien!  Mucho mejor así.

Más bien parece que Álvaro tiene un caballo invisible. Al fondo se ve la Cresta de Claveles, que subiremos tras cruzar el desagüe de la laguna.

Al fondo el Valle de Lozoya.

¡Ey! ¡Que es “pal otro lao”!

Tened cuidado estos días. La nieve se endurece mucho cuando el sol se esconde y un resbalón con las zapatillas nos lleva hasta las rocas de abajo.

Este ondulado ventisquero está mucho más duro de lo que parece.

Intentamos evitar pisar la nieve a toda costa.

La luz del atardecer va encendiéndose por momentos, momentos de felicidad.

Comenzamos a crestear desde el RIsco de Los Pájaros hasta la cima de Peñalara.

A un lado, precipicios y oscuridad. Al otro, la meseta completamente iluminada.

Correr dando saltos por la Cresta de Claveles con una luz preciosa. No hay otra cosa que en este momento nos pueda aportar más felicidad. (Bueno, con unos esquís en la cima, a lo mejor…)

Parece que Alberto está corriendo sobre las rocas, pero si lo vemos desde otro ángulo…

…voilá!

Vamos deprisa pero con los pies de plomo.

Podemos observar muchas de las líneas que hemos hecho este invierno y que están ahora impracticables.

No sobra el Gore-Tex, y menos si de vez en cuando te paras a hacer fotos.

Esta es la zona más divertida de la cresta.El sol aparece cada vez de manera más intermitente.

Llegamos al último canchal que hay legando a la cima de Peñalara.

¡No vale pisar la nieve!

Indescriptibles momentos antes de bajarnos a Cotos…

…pitando y dando saltos.

Que disfrutéis mucho de estos últimos días de nieve en la montaña, ya sea esquiando, corriendo, volando, andando, haciendo fotos o lo que a cada uno se le ocurra. Ah y por cierto, no seáis cazurros como nosotros y acordaos de llevar el frontal en la mochila para no bajar a oscuras.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail