Placas cristalográficas

Placa Cristalográfica de aluminio NIVOLOGIC

Después de mucho tiempo tratanto de encontrar una manera de fabricarlas, hemos conseguido producir este instrumento para el estudio del manto nivoso. Una placa de aluminio anodizado con regla, clisímetro, cuadrículas de distinto tamaño y una chuleta práctica de los tipos de grano, metamorfosis y protocolos para realizar sondeos y test de estabilidad. De 1mm de grosor y del tamaño de un smartphone (15 x 9 cm), el diseño no está impreso sino grabado al ácido en el poro del aluminio para resistir su uso intenso en montaña.Diseñada para profesionales y aficionados a la nivología, especialmente pensada para guías de montaña y esquí.

171227 placanegra_P IMG-20171222-WA0005_PSi estáis interesados en ellas, podeis contactar a traves de nuestro correo: recmountain@gmail.com

0

Publicado:

Categorías: Material, Seguridad

Dos Hermanas: cara W

La vertiente oeste de Dos Hermanas desciende desde la cima de la Menor, por una amplia y despejada pala que va ganando en pendiente, hasta introducirse en el bosque. El pinar no muy denso nos permite esquiarlo cómodamente hasta el fondo del valle en donde nos encontramos con el arroyo del Puerto del Paular. Una bajada para esos días en los que la nieve se acumula en los bosques.

Ficha Técnica                                         Mapa de Situación

                       

Aunque el invierno ha llegado tarde y escaso de precipitaciones, el último temporal ha acumulado buenos espesores en este macizo de Peñalara, sobre todo en su vertiente norte. Al ser prácticamente la primera nevada, el espesor en el canchal de las cimas era parecido al de los bosques, con la diferencia de que en la parte alta te hundías en nieve polvo hasta tocar las rocas y en el bosque tocabas los piornos y no destrozabas los esquís. Aprovechando esas condiciones hemos bajado por la vertiente Oeste de la Hermana Menor.

Para subir hasta Dos Hermanas desde el Puerto de Cotos podemos ascender por la clásica subida hacia el Zabala y el hombro sureste de la Hermana Menor, o por el más solitario camino de Peña Citores hasta la Fuente de los Pájaros, y desde allí derechos a la cima de la Menor. La nieve polvo hasta la cintura hacía imprescindible el llevar esquís, e incluso así, la progresión enganchándote en los piornos enterrados era agotadora. La parte alta algo más venteada nos permitió avanzar mejor, aunque cuando la costra cedía, sacar los esquís era una pelea contra el elemento blanco.

Al llegar a la cima de Dos Hermanas la montaña nos recibió con un precioso “arco blanco” o “arco de niebla” espectacular. Tras quitar pieles comenzamos la bajada de la primera parte de la cara Oeste que, aunque poco pendiente, tenía la dificultad de estar costrosa por lo que había que deslizar muy suave e intentando que las espátulas no bucearan, algo que sólo a veces conseguíamos. Al llegar a los primeros y dispersos pinos, la nieve pasaba a estar más polvo, más esquiable. Aquí la pendiente aumenta ligeramente hasta unos 30º y ya se mantiene así hasta buena parte dentro ya del pinar. En esta primera zona alta del pinar en donde los ejemplares son ya altos y esbeltos podemos esquiar con bastante facilidad ya que no es demasiado denso.

El bosque va espesándose y nos dirigimos a las zonas más claras en donde nos encontramos con unas formaciones del relieve en forma de tubos muy divertidas de esquiar. Progresivamente la pendiente va disminuyendo al acercarnos al arroyo del Infierno que vamos dejando a nuestra derecha. Al final nos cruzamos con el Camino Viejo de El Paular en donde damos por finalizado el descenso.

Tranquilamente contemplamos el atardecer, con las iridiscencias brillando en los estratos del valle, e incluso con un ligero “rayo verde” al ocultarse el disco solar que no pudimos fotografiar. Para remontar podemos ascender cómodamente por el Camino Viejo de El Paular, que va paralelo al Arroyo del Puerto de El Paular, y que en poco tiempo alcanza el Puerto de Cotos. O como hicimos nosotros, volver a remontar hasta la Hermana Menor con las últimas luces y poder contemplar la oscuridad de la noche abrazando la excepcionalmente nevada Meseta Norte.

Resumiendo, la Cara W de Dos Hermanas resulta fácil pero interesante, con una parte alta amplia y despejada, y una parte baja por uno de los bosques de pino silvestre más bellos de la Sierra de Guadarrama. Y sobre todo, con poquita gente.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña