Cabeza Mayor: tubo NW

En la cara noroeste de Cabezas de Hierro Mayor se encuentran varios tubos interesantes y empinados que rodean los dos grandes espolones rocosos (los “pulmones”) de la cara noroeste. Es un terreno exigente, no ya por su inclinación, si no por su exposición ya que suele tener nieve dura y mucha roca aflorando. Este tubo es uno de los mejores de Cabezas.

Ficha Técnica                                              Vídeo                                              Mapa de Situación

La amplia cara noroeste de las Cabezas de Hierro presenta una serie de palones y tubos interesantes, variados y con algo de inclinación y un desnivel que puede llegar a los 700 m cuando la nieve llega hasta el fondo del valle, al arroyo de las Cerradillas. Si bien, la zona alta suele tener nieve dura por la exposición a los fríos vientos del norte, la parte intermedia, la más empinada, normalmente conserva buenas condiciones de nieve. Y la zona baja no deja de ser interesante ya que se adentra en uno de los más bonitos pinares de la Sierra de Guadarrama.


Al Tubo Noroeste de Cabezas de Hierro se accede desde la cumbre de la Mayor a 2383 m de altitud. Para ello podemos acceder desde el Refugio Pingarrón, cruzando el arroyo de Guarramillas y superando el cordal nordeste que baja de Valdemartín. Después cruzaremos el arroyo de Cerradillas para afrontar las primeras rampas por el pinar que, poco a poco se va aclarando hasta desaparecer. Desde ahí ascenderemos por las amplias palas que llevan al collado entre las Cabezas, o incluso por la cascada de hielo, para llegar a la cumbre de la Mayor. También podemos acceder desde Valdesquí ascendiendo a Valdemartín, Cabeza Menor y Mayor; itinerario mucho menos interesante.

Las primeras rampas son fáciles, con poca inclinación, aunque, como ya hemos comentado, en esta zona es fácil que la nieve esté dura o helada ya que está abierta a los fuertes vientos del norte. En esas condiciones debemos estar atentos a no tener un resbalón porque la pendiente no cede hasta el pinar. Debemos dirigirnos a la cumbre del espolón rocoso derecho (según bajamos) de los pulmones, y rodearlo por su derecha.

Desde ahí, la pendiente se acentúa hasta los 45º, punto en el que comienza el tubo propiamente dicho. Aunque a medida que descendemos, éste se va enmarcando entre rocas, tenemos algún escape hacia nuestra derecha, hacia la parte menos inclinada de la amplia cara norte. Después del primer estrechamiento, el tubo se abre y pierde inclinación durante unas decenas de metros.

Pasada esa zona más amplia, vuelve a encajonarse y estrecharse, aunque no demasiado, y vuelve a presentar una inclinación próxima a los 45º. En esta parte algo más recogida y protegida del viento, podemos encontrarnos acumulaciones de nieve menos transformada o incluso en polvo. Toda esta sección mantiene la pendiente y la estrechez hasta la parte baja del espolón rocoso que forma el pulmón izquierdo (según lo vemos desde abajo).

A partir de aquí, por debajo de los pulmones, la pendiente va cediendo y el paisaje se abre al valle. Podemos seguir por ambos lados del cauce de la gran vaguada de esta vertiente, aunque la ladera es más franca por la izquierda del mismo. Enseguida entramos en el pinar, de ejemplares grandes y que permite seguir esquiando hasta el mismo arroyo de Cerradillas. Una zona para disfrutar del esquí entre pinos centenarios.

Si las condiciones de la cascada de hielo son buenas, desde la base del espolón rocoso izquierdo podemos entrar entre los pulmones y ascender por ella. Es una cascada corta y que no llega a la vertical, de apenas un largo de 45 m y de la que además podemos escaparnos en cualquier momento por su izquierda.

Después de ascender la cascada, podemos continuar ascendiendo por el espolón de la derecha por un terreno mixto, fácil pero divertido. Con algún escalón helado, algún tramo empinado de nieve y una crestita de roca que sale hacia las rampas fáciles que llevan al collado entre las Cabezas.

En resumen, una de las actividades de esquí de montaña más completas que se puede hacer en esta Sierra de Guadarrama.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, ESQUÍ, Esquí de Montaña, MONTAÑA

Vídeo Tubos de Valdemartín

Alberto ascendiendo y descendiendo por los tubos de Valdemartín con nieve muy dura para bajar pero muy blanda para subir.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Alpinismo, ESQUÍ, Esquí de Montaña, MONTAÑA

Cabeza Menor, cara NW

La cara noroeste de Cabezas de Hierro Menor presenta unas canalonas relativamente fáciles y divertidas que van confluyendo valle abajo hacia el fondo del Circo de Cerradillas. Su pendiente moderada que ronda los 35º y la acumulación que suele presentar, hacen de este descenso uno de los habituales de los esquiadores madrileños.

Ficha Técnica                                    Vídeo                                    Mapa de Situación

En este comienzo de temporada tan escaso de precipitaciones y fríos, en los que la Sierra de Guadarrama aparece casi pelada de nieve, Cabezas de Hierro y Valdemartín se han convertido en el único espacio por donde poder foquear. Las nevadas del sureste han acumulado espesores de medio metro en las vertientes oeste y norte de esas montañas, y el persistente anticiclón ha conservado esta escasa capa de nieve, eso sí, en unas condiciones exigentes, muy típicas de esta sierra: nieve dura, placas de hielo y rocas aflorando por doquier.

El comienzo de la ruta puede hacerse aparcando en la carretera entre Cotos y Valdesquí, en las proximidades del refugio del Pingarrón, para adentrarnos en el bosque de la vertiente norte de Cabezas de Hierro por el sendero que sale cerca de este refugio, y que lleva al Circo de Cerradillas. La otra posibilidad es siguiendo la clásica ascensión desde el aparcamiento de Valdesquí hasta el Collado y la cima de Valdemartín, prestando atención a este último tramo que con nieve dura puede resultar algo peligroso al foquear. Desde esa cima, podemos descender hacia el sur al arroyo de Valdemartín, o bajar los tubos de Cerradillas, en esta ocasión duros como piedras. Después nos queda remontar la Cabeza de Hierro Menor, ya sea por su vertiente suroeste, o si estamos en Cerradillas, por el collado entre ésta y Valdemartín.

En esta zona del circo de Cerradillas debemos tener cuidado si las condiciones son avalanchosas ya que es una zona propicia a ellas. De hecho, en este comienzo de temporada tan escaso de nieve, ya se produjeron aquí las dos únicas avalanchas registradas este invierno.

El comienzo del descenso se efectúa por la cara norte de la Cabeza Menor, en donde es muy frecuente encontrarnos con placas de nieve dura o de hielo debido a su exposición a los fuertes vientos del norte. Descendemos en dirección al hombro que separa la vertiente noroeste del palón norte, con una pendiente suave de menos de 30º de inclinación.

Desde el hombro se nos abre la ladera noroeste, con un par de tubos bien marcados y en donde la pendiente se acentúa algo, hasta los 35º aproximadamente. Es por esos tubos por donde se suele acumular la nieve más suelta, y es allí en donde, sorprendentemente, nos encontramos nieve polvo a pesar del tiempo que había pasado desde la última nevada. Y es que ya hemos observado este efecto otras veces: nieva y se humedece el manto, pero en vez de helarse, el ambiente seco y frío propio de los anticiclones y sus noches despejadas, hace que la nieve pierda su humedad y se seque, volviendo a aparecer polvo.

Los tubos van confluyendo todos hacia el valle, hacia el fondo del Circo de Cerradillas, en donde la pendiente se suaviza y empiezan a aparecer los primeros pinos. Si la nieve es suficiente se puede seguir descendiendo por el bosque hasta el mismo río de Cerradillas, por donde nos podemos encontrar con ejemplares centenarios de pino silvestre.

El regreso puede hacerse buscando el cordal que baja del Collado de Valdemartín para atravesar por el sendero hacia el refugio Pingarrón, o remontar hasta el mismo collado y descender directos al aparcamiento de Valdesquí y darnos de bruces con la estación: con su bullicio y jaleo; con sus vallas y verjas; con su ruido y sus humos.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña, Freeride

Vídeo tubos Cabezas de Hierro

Costras, hielo, nieve venteada… Son condiciones que nos gustan porque nos exigen y nos ponen a tono para afrontar el invierno con MUCHAS GANAS!! Estos son los primeros giros de un invierno que no ha comenzado mal del todo en Guadarrama.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: ESQUÍ, Esquí de Montaña