La Palma: Caldera de Taburiente

La Caldera de Taburiente domina la isla entera de La Palma con sus cimas a más de 2400 m de altitud y profundos barrancos por donde el agua se precipita en cascadas. Los bosques de pino canario tapizan las empinadas laderas coloreando de verde las ocres y rojizas paredes verticales, ofreciendo una pictórica imagen con su máximo exponente en la Cascada de Colores.

Ficha Técnica                         Mapa de Situación

                  

Comenzamos este recorrido por el corazón de La Palma desde el colorido pueblo costero de Tazacorte, en donde desemboca el Barranco de Las Angustias. Este barranco se adentra en dirección nordeste hacia los farallones rocosos que conforman el interior del circo que aunque asemeja un cráter o caldera volcánica, no es realmente tal. Nosotros hemos decidido coger el taxi que asciende hasta Los Brecitos a 1080 m de altitud para empezar nuestra excursión, en un recorrido que nos llevará por el interior de la Caldera de Taburiente y que acaba en el aparcamiento del barranco de Las Angustias.

Desde Los Brecitos comienza un sendero descendente hacia las Casas de Taburiente. Sendero cómodo y espectacular al ir arrimado a las paredes verticales de casi 1000 m de alto que cierran este circo por el oeste. Nos introducimos de lleno en el ecosistema del pino canario acompañado de amagante y corazoncillo, y en los diversos barrancos que atravesamos en donde corren los arroyos podemos ver bosquetes de sauce canario y restos de laurisilva. En todo momento el paisaje viene dominado por los pitones rocosos o roques, que se yerguen sobre nuestras cabezas. Más abajo podemos ver lavas almohadilladas, diques, coladas y mantos piroclásticos.

El sendero en su descenso va separándose de las paredes para introducirse en los barrancos del corazón de la caldera. Al poco llegamos al Mirador de Tagasaste con una impresionante vista de los roques que sobresalen por encima del pinar y las paredes que cierran el entorno, desde el Pico Bejenado hasta el Roque de Los Muchachos. En poco más de hora y media alcanzamos las Casas de Taburiente y la zona de acampada en donde existe un Centro de Visitantes con diversos servicios.

Justo al llegar las Casas de Taburiente encontramos un desvío hacia el noroeste que nos lleva hasta el Hoyo Verde a 1550 m de altitud. El camino con fuerte pendiente va ganando altura rápidamente, pasando al pie del Roque del Huso, un pitón rocoso afilado que sobresale del bosque y que está coronado por ejemplares de pino canario. Después el camino sigue ascendiendo hasta la impresionante cascada de La Desfondada a la que da vértigo asomarse.

Desde la Desfondada el camino se arrima a las paredes rocosas y va encumbrándose a alguna de ellas, pasando por encima de cortados que se hunden en el barranco cientos de metros más abajo. El camino es fácil pero expuesto por lo que no es recomendable para personas con vértigo. Las nubes se agarran a las paredes aliviando el calor en este tramo del camino que va escalando por la base de las paredes. A la vuelta de una cresta en la que la senda se introduce en uno de los barrancos laterales, y empotrado contra las paredes, el arroyo corre formando pequeñas pozas de color verde oscuro y que nos invitan al baño. Hemos llegado al Hoyo Verde.

Comenzamos el descenso sabiendo cuánto echaremos de menos este fresquito. De vuelta nos bañamos en la Playa de Taburiente, junto al Centro de Visitantes, una zona en la que el valle se ensancha y podemos refrescarnos en sus pozas. Después continuamos barranco abajo pasando junto al desafiante Roque Idafe, venerado por los benahoaríes. En diversos puntos de La Palma y especialmente en el interior de la Caldera de Taburiente, podemos encontrar vestigios de estos antiguos pobladores, y no es difícil observar grabados en las rocas o petroglifos con dibujos espirales o círculos concéntricos y signos similares al alfabeto bereber.

Seguimos bajando hacia el fondo del barranco del Almendro Amargo con el río formando cascadas y remansos en los que bañarse. Algo más abajo llegamos al pintoresco lugar en donde confluyen las aguas oscuras de este barranco con las amarillas procedentes de la Cascada de Colores. Los fondos ocres depositados por estas aguas provienen de los compuestos ferruginosos que arrastra desde más arriba y si remontamos este otro cauce, llegaremos hasta la Cascada de Colores, un muro artificial teñido de amarillos, rojos y verdes que represa el agua del barranco.

Desde aquí todavía nos queda una larga caminata barranco abajo por donde el camino va buscando el lado más cómodo de transitar, a veces por la derecha, por la izquierda o por el mismo cauce. El caudal va siendo mayor a medida que recoge el agua de los distintos barrancos, pero en la parte final de Las Angustias, las obras de represamiento y canalización dejan seco el cauce, salvo en época de lluvias abundantes. Esta zona más árida nos conduce al aparcamiento y pone punto final al itinerario.

Una larga excursión para conocer el corazón de la Caldera de Taburiente: sus pinares tapizando los agrestes roques, sus cascadas y pozas excavadas entre las verticales paredes, y sus aguas de colores tiñendo los profundos barrancos.

OTRAS RUTAS EN CANARIAS:

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.


top
0

Publicado:

Categorías: Excursiones, Trail