Aneto mountain-trail

Gracias al buen tiempo de este septiembre, he aprovechado para una rápida subida al Aneto corriendo todo lo que las pedreras de Coronas me han permitido. Casi 6 horas para regresar al Plan de Senarta con unos 2000 m de desnivel positivo. Una buena carrerita en la que no puedes olvidar crampones y piolet.

Ficha Técnica                                                       Mapa de Situación

                      

Hace un tiempo, al principio de la fiebre de correr por montaña, se celebró durante unos pocos años la maratón del Aneto: ascensión desde Benasque al Aneto por Coronas y vuelta. Aquella carrera que me enganchó al trail running tiene mucho de montañismo, y esa atractiva combinación me ha empujado a repetirla pero esta vez a mi ritmo, saboreando el correr por montaña y en soledad, sin prisas ni aglomeraciones en Coronas, con el equipo mínimo pero suficiente, y la tranquilidad de llegar hasta donde llegase.

Estado del glaciar del Aneto este septiembre.

Esta vez he salido desde el Plan de Senarta y aprovechando el buen tiempo que se ha mantenido en septiembre, he podido ir muy ligero. Una vez comprobada la cantidad y estado de la nieve en el Aneto, aparte de mis zapatillas, un bidón, dos barritas, bocata, gafas, guantes y goretex, decidí llevar un piolet ligero que no me sobró (si no estáis seguros del estado de la nieve, los crampones pueden ser imprescindibles). La nieve de la temporada pasada todavía aguantaba sobre el hielo del glaciar por lo que era posible aprovechar la huella hecha y subir sin muchos problemas con el piolet sólo como seguro ante un posible resbalón. De hecho, el glaciar es más un helero residual que otra cosa (fijaos en las dimensiones de las grietas en el año 1981, primera vez que subí).

Glaciar del Aneto en 1981.

Todo el tramo de la pista de Vallibierna se puede hacer corriendo a buen ritmo. A partir de la Casa de Pescadores empezamos la auténtica subida, primero por bosque y después por pedreras en donde no es difícil despistarse (por lo menos a mí, me pasó un par de veces). Antes de llegar a los ibones de Coronas, la pedrera se convierte en un caos de bloques que debemos atravesar para llegar a ellos. Desde allí conviene aprovisionarse de agua antes de ascender la morrena que se eleva en dirección al Collado de Coronas, que alcanzamos en una corta y fácil trepadita (cuidado con los bloques sueltos).

Remontando la morrena hacia el Collado Coronas.

Una travesía ascendente por la huella hecha en el glaciar conduce a las últimas pedreras antes del famoso Paso de Mahoma, muy fácil de cruzar si está limpio de nieve. Y tras la foto de cima que me hizo uno de los seis montañeros con los que me crucé (sorprendentemente pocos), sólo queda bajar y bajar, eso sí, con más cuidado para no lesionarnos, que yendo solos puede ser un gran problema. En total 5h 55’ para estar de vuelta otra vez en Senarta después de esos 2000 m de desnivel “parriba” y otro tanto “pabajo”.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
3

Publicado:

Categorías: Trail