Cabezas de Hierro: tubo de la cascada

Hacía tiempo que la cara norte de Cabezas de Hierro no acumulaba tanta nieve, por lo que hemos aprovechado para descender por uno de sus itinerarios más interesantes: el tubo que baja paralelo a la cascada de hielo que se forma entre los dos contrafuertes rocosos de esta vertiente.

Ficha Técnica                                       Vídeo                                        Mapa de Situación

Estas montañas formadas por la Cabeza Menor de 2374 m, y la Mayor (la más oriental) de 2380 m, presentan una vertiente norte amplia y algo empinada, con  varios tubos estrechos y palas amplias con bastante inclinación. La zona menos empinada es la que conduce desde la Cabeza Menor hasta el circo de Cerradillas, entre esta primera y Valdemartín. Pero es entre las dos Cabezas por donde discurre la mayoría de los descensos interesantes.

Cara norte de Cabezas de Hierro.

Tubo y cascada de hielo prácticamente enterrada por la nieve.

La mejor forma de alcanzar las cimas de Cabezas de Hierro es desde el aparcamiento de la estación de Valdesquí, rodeando la esperpéntica valla que enjaula a los esquiadores. Remontando el Collado y después el Cerro de Valdemartín, llegaremos a la cresta que en suave ascenso nos lleva a la Cabeza Menor primero, y tras un corto descenso a la Mayor. Desde Valdesquí tardaremos entre 2 horas y 2,30 horas.

Remontando el Collado de Valdemartín.

Con nuestro amigo Daniel Xnili (La Senda Producciones) en Valdemartín.

Alberto en la cima de la Menor.

El descenso más frecuentado baja por el amplio palón justo bajo la Cabeza Menor hacia el embudo que forma el arroyo que baja por la cara norte al llegar al borde del pinar. Es un descenso relativamente sencillo, con poca inclinación (en torno a los 35º), pero toda la parte alta puede tener nieve dura o placas de hielo debido a que está expuesta a los vientos del norte, haciendo que éste sea uno de los lugares de la sierra con mayor número de accidentes por caída. La parte baja hasta el fondo del valle, está poblada de bosque de enormes pinos silvestres.

Descenso desde el mismo vértice geodésico.

En las palas superiores intentando orientarnos.

Entrada al tubo de la Cascada.

Justo bajo la Cabeza Mayor encontramos dos espolones rocosos entre los cuales se forma una corta cascada de hielo y paralelo a esa cascada y a su derecha según bajamos, discurre una estrecha canal que te conduce a la base de la cascada. Para enfilar dicha canal, tenemos que orientarnos bien en las escasamente empinadas palas superiores. En esta zona, y por su exposición al viento, suele encontrarse nieve muy dura y una caída aquí nos llevaría contra los roquedos de más abajo. 

Comenzando el tubo, en la zona más empinada.

Ojito con las caídas por esta vertiente con tantas piedras.

Turno de Daniel con su splitboard.

En la zona baja del tubo.

Una vez encontrado el acceso a la canal ya no hay pérdida, y con una pendiente en torno a los 45º, nos conducirá hasta la base de la cascada de hielo, que queda a nuestra izquierda según bajamos. En ocasiones, el resalte vertical inferior de la cascada está casi tapado por la nieve. Desde esta zona, la pendiente se suaviza y podemos encadenar giros más largos y rápidos hasta el borde del pinar. Desde ahí, culebreando entre los pinos, llegaremos hasta el río, final del descenso.

Alberto entrando en la cascada de hielo…

… para saltarla por uno de sus laterales…

Con la cascada de hielo detrás.

Para regresar podemos remontar hacia el circo de Cerradillas y el Collado de Valdemartín y desde allí descender hasta el aparcamiento, o darnos un precioso paseo por el bosque hacia el refugio Pingaron. Una vez alcanzado el río de Valdesquí, nos queda una corta subidita hasta el aparcamiento de la estación. En total unos 700 m de desnivel con tubos estrechos, amplias palas y curvitas por uno de los bosques más bonitos de la Sierra.

 Daniel en la salida del tubo de la Cascada.

Llegando a las amplias palas que conducen al bosque.

Y en el río, hora de volver a poner las pieles.

Rompiendo el puente de nieve y haciendo malabares para no caer al agua fresquita.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Esquí de Montaña, Freeride