Precauciones frente a los rayos

Entre los peligros objetivos que podemos encontrarnos en la montaña, están  los meteorológicos. Y entre éstos, tenemos los derivados de una tormenta violenta y que nos ponen los pelos de punta: los rayos. ¿Cómo podemos protegernos de estas descargas?

La mejor forma de protegernos de un rayo es evitar que nos sorprenda una tormenta, pero si aún así nos vemos envueltos por una de ellas debemos adoptar las siguientes precauciones:

- Abandonar toda zona elevada o que sobresalga del relieve. Evitar las cumbres y las crestas.

- Descender a zonas al amparo de relieves más altos. Son relativamente seguras las zonas protegidas por relieves elevados, pero no pegados a ellos.

- No correr, ya que la turbulencia de aire creada puede atraer rayos. Se han dado casos de ciclistas en marcha, alcanzados por rayos.

- Si estamos en terreno abierto, colocarnos agachados, con brazos y piernas encogidas y sobre algún material aislante.

- En cuevas u oquedades, separarnos de la entrada y situarnos al menos a 2 metros del fondo y del techo.

- Alejarse de árboles solitarios o elementos prominentes. Un bosque, sin embargo, es relativamente seguro.

- Alejarse  a más de 25 metros de elementos metálicos o alargados como piolets, esquís o bastones, ya que su longitud producen diferencia de potencial entre sus extremos y pueden atraer rayos.

- Apagar aparatos eléctricos como teléfonos, radios, etc.

- Alejarse de instalaciones metálicas como vallas, tuberías, tendidos eléctricos, vías de tren, pasamanos y vías ferrata.

- Alejarse de corrientes de agua, canalizos o chorreras en la roca, charcos, ríos, piscinas o el mar.

- Alejarse de animales o rebaños ya que la distancia entre cabeza y cola, puede hacer que se carguen eléctricamente y atraigan rayos. 

- Si se eriza el cabello, notamos cosquilleo o los metales echan chispas, hay que tumbarse inmediatamente.

- En viviendas hay que cerrar ventanas y puertas para que no haya corrientes de aire, y separarse de ellas. Alejarse de chimeneas y apagar la electricidad.

Lugares seguros son los que se asemejan a una Jaula de Faraday: estructura metálica en forma de jaula, que trasmite la descarga por su exterior, manteniendo el interior a salvo siempre que esté aislado de dicha estructura. Algunos refugios de montaña están construidos de esta forma. Los vehículos también se comportan de esta manera, mientras tengamos las ventanillas subidas. Aún así, la onda expansiva y la temperatura que pueden llagar a alcanzar los objetos metálicos, pueden ser suficientes para ocasionarnos graves lesiones.

Texto e imágenes: equipo RECmountain

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top
0

Publicado:

Categorías: Meteorología, Seguridad