Couloir Sur de Los Cósmicos

Sin ser una canal extrema, el Couloir Sur que desciende desde la arista de Los Cósmicos hasta el Valle Blanco, supone una actividad técnicamente difícil por su inclinación que en la parte superior en el collado llega hasta los 55º o algo más, y algo expuesta por las rocas de su zona media. Es la “guinda” al descenso hasta Chamonix.

Ficha Técnica                                        Mapa de Situación

                    

Ya llevábamos varios días en Chamonix esquiando en algunos de sus muchos sectores repartidos por todo el valle. Sin duda, bajar por los glaciares de Argentiere o por el de La Mer de Glace es una de las actividades más interesantes pero que dejan una sensación contradictoria: una actividad en un lugar impresionante, pero abarrotado de gente que sin el nivel técnico suficiente baja como puede entre las grietas gracias a los guías.

Necesitamos encontrarnos con la montaña, así que hemos puesto los ojos en una canal corta pero que llega hasta la misma arista de Los Cósmicos que desde el plató del Valle Blanco se eleva hasta la Aguja del Midi.

Entramos por abajo y remontamos la canal ya que queremos estudiar el paso entre rocas de su parte media y el estado de la nieve en la zona superior más empinada.

Según nos vamos acercando comprobamos que la nieve se encuentra bastante podrida y rehelada por lo que los crampones son imprescindibles. Una vez superado el estrechamiento, la pendiente gana grados progresivamente hasta la parte final.

Los últimos metros antes de llegar a la arista son verdaderamente empinados. Le calculamos algo más de 55º en la zona final.

En la arista encontramos una buena repisa en donde calzarnos los esquís tranquilamente y respirar profundo antes de afrontar esta canal que, aunque corta, tiene todos los ingredientes de la alta montaña: inclinación, nieve complicada y algo de exposición.

La primera travesía entre rocas para llegar a la pala inicial, resulta muy aérea y expuesta por lo que llevamos el piolet en la mano. Una vez en la pala, la nieve transformada en parte nos parece poco de fiar, por lo que cuesta tomar la decisión para dar el primer giro en esta pendiente tan empinada. Allá vamos…

Primer giro, y la nieve se desliza en coladas que pueden arrastrarnos. Tenemos que seguir giro a giro y de uno en uno. Poco a poco vamos perdiendo inclinación y ganando confianza.

La zona intermedia de unos 45º o 50º tiene nieve blanda y enganchosa pero ya hemos cogido tono y, aunque no perdemos concentración, descendemos sin más problemas hasta la zona del estrechamiento.

El estrechamiento sigue en sombra, con nieve podrida y rehelada y lo peor, con muchas rocas aflorando. Sin duda es la zona más expuesta por lo que volvemos a pasar de uno en uno y giro a giro.

Después llegamos a las amplias palas que van abriéndose y perdiendo inclinación hasta el Valle Blanco. Aquí ya se le puede dar cera y enlazamos giros despreocupadamente hasta donde se encuentran nuestros compañeros.

Bocata, trago de agua y a disfrutar del largo descenso por el glaciar hasta La Mer de Glace, entre imponentes seracs y profundas grietas. Aprovechamos algunas zonas seguras para jugar entre los bloques de hielo azul que poco a poco nos van llevando hasta la boca final del glaciar, en Montenvers.

Una corta subidita por la morrena lateral con los esquís a la espalda, nos deja en el camino de regreso a Chamonix. Un tranquilo camino de bajada por el bosque, muy entretenido y que conduce hasta el mismo pueblo. La guinda a esta espectacular jornada.

Chamonix es infinito.
Texto e imágenes: equipo RECmountain

:arrow: OTRAS LÍNEAS DE LOS ALPES

close

ADVERTENCIA: Las actividades aquí descritas entrañan riesgos y están realizadas por especialistas y técnicos expertos. Advertimos de la necesidad de practicarlas con la prudencia y experiencia necesarias, con la técnica y el material adecuados y acompañados de guías o monitores profesionales.

top